X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

buscarán más apoyos para afrontar el proyecto

PSPV y Compromís ceden ante la oposición en Elche: suspenden temporalmente la obra de la Corredora

1/05/2018 - 

ELCHE. Finalmente la oposición ilicitana se ha salido con la suya y ha logrado que PSPV y Compromís, quienes a día de hoy defendían el proyecto de peatonalización de la Corredora y Plaça de Baix como estaba planteado, suspendan el mismo hasta lograr un consenso que aúne los sentires de agentes sociales y políticos. En una reunión con la asociación de vecinos de la calle Ángel —una de las afectadas por el desvío del tráfico—, la Asociación de Comerciantes del Centro de Elche y la Asociación de Comerciantes de Elche Centro (NACE), sendas formaciones han trasladado a los colectivos la noticia, y se han dado una moratoria para llegar a acuerdos más amplios de cara a cómo abordar el proyecto de peatonalización. En un principio estaba previsto que las obras empezasen tras las fiestas de agosto para acabar antes de navidad. 

En búsqueda de un consenso más amplio

El alcalde Carlos González explicó que él y sus socios de gobierno no se sienten cómodos con la situación, ya que desde que anunciaran el proyecto de peatonalización, han sido constantes las quejas de la oposición y parte de los comerciantes afectados. “Queremos que el proyecto sea hijo del diálogo y el consenso y no de la confrontación”, señalaba el primer edil, que ve ahora junto a sus principales aliados, Compromís, cómo la principal actuación de la legislatura queda suspendida. Eso sí, temporalmente, matizó, ya que ahora vienen unos meses en los que habrá que llegar a acuerdos para ver cómo se desarrolla el proyecto, ya que la intención sigue siendo la de que se realice en esta legislatura, y que sea peatonalización y no fórmulas mixtas. De hecho, aseveró que no van a renunciar al mismo.

En ese sentido, siguen defendiendo que “sigue siendo el proyecto que la ciudad necesita”, señalaba Mireia Mollà por parte de Compromís, quien volvió a incidir en que con este se pretende que Elche “se equipare a otras capitales y es clave para la dinamización social y comercial del centro”. Con todo, la concejala expresó que “no cuesta nada” parar ahora para seguir explicando el proyecto y compartir ideas con otros agentes, por lo que irán “juntos, pero más lentos”. Al final, por el desarrollo de los acontecimientos, el proyecto de la Corredora ha quedado ligado con el Mercado Central.

Con la paralización temporal del proyecto, licitaciones inclusive —la de la adecuación de la calle Alfonso XII para el futuro desvío del tráfico estaba adjudicada a falta de algún trámite—, ahora se abre un periodo de diálogo con los agentes implicados. Previamente, la situación ya había empezado a enquistarse en marzo, cuando el edil del Partido de Elche, Jesús Pareja, se alió con Ciudadanos en una moción para plantear ese consenso con vecinos y comerciantes. Desde entonces, han sido PSPV y Compromís quienes tiraban del proyecto, aguantando los embates y mostrando su firme postura —de ahí la casi adjudicación del desvío de tráfico y algunos choques con la oposición— con esta importante obra, de la que González señalaba que sería “histórica” por la transformación que podía suponer en el casco histórico de la ciudad.

En manos de la Unesco y la Conselleria de Cultura

Sin embargo, sobre la teoría, y según explicó el alcalde, la incertidumbre del Mercado Central —al que varios sectores quieren incluir en un plan amplio para la dinamización, junto a la peatonalización— con el informe de Icomossobre la afección del nuevo Mercado Central al Misteri— que tiene que llegar y la situación con el refugio de la Guerra Civil, Bien de Relevancia Local (BRL), han sido decisivos para tomar esta decisión. Ahora tendrán que intentar acelerar los trámites para que estos expedientes se puedan resolver cuanto antes, ya que despejar la incógnita que a día de hoy supone el Mercado Central, será clave para el futuro de la Corredora, ya que parte de los opositores al proyecto inicial, querían que se solucionara el caso del viejo inmueble antes de avanzar hacia la peatonalización total.

Una situación, la de ahora, que resitúa posturas, ya que ahora pueden entrar prisas para que la Conselleria de Cultura —encabezada por Vicent Marzà, de Compromís— actúe cuanto antes sobre el refugio, del que ahora el alcalde recuerda que es de los más singulares de la Comunitat Valenciana, cuando había estado más de perfil en este asunto, aludiendo simplemente a que se había solicitado una reunión con la administración autonómica. Tendrán que presionar para que la misma se celebre cuanto antes, ya que de ella dependen no pocas cosas: el futuro del refugio y puede que con él el proyecto del Mercado Central, con este el desbloqueo de la obra de la Corredora —sea ya con nuevo mercado o no— y unas elecciones a la vuelta de la esquina

Sin embargo, aunque esa es la respuesta oficial, la realidad es que tras la posición contraria de parte de los comerciantes de la Corredora —NACE está a favor de la obra peatonal, al contrario que la otra asociación del comercio y la asociación vecinal—, la oposición empezó a cuestionar más intensamente el proyecto. Una situación que cristalizó en el mencionado pleno de marzo y más recientemente con el anuncio de que la oposición en bloque iba a presentar una moción in voce conjunta para paralizar la obra hasta llegar a dicho consenso. Por lo tanto, PSPV y Compromís estarían en minoría, una situación que se visibilizará igualmente, ya que no hay intención de retirarla a pesar de que los dos socios de gobierno han anunciado la paralización temporal del proyecto.

La moción del pleno seguirá adelante a pesar del anuncio

En ese sentido, Ciudadanos, uno de los impulsores de la misma, junto a Partido de Elche y el sector alonsista del PP, aseveraron que se trata de una “victoria de la democracia”, incidiendo en la necesidad del consenso para ejecutar el proyecto. Pero además, también pidieron que se retire la partida para el proyecto que figura en los presupuestos municipales —que ellos aprobaron— cercana al millón de euros. En cualquier caso, una exigencia que parece más difícil de conseguir, ya que el propio González y Mollà advirtieron que se paraliza temporalmente y la intención es que se realice durante lo que queda de legislatura.

Sobre el anuncio, desde el Partido Popular, la portavoz Mercedes Alonso avisó al tripartito de que “no intente desviar la atención con posibles prórrogas para ganar tiempo en un proyecto que no cuenta con el respaldo de nadie en esta ciudad”, por eso mantienen la moción in voce. Por su parte, Pablo Ruz, el presidente del partido, mostró su satisfacción por el anuncio, indicando que hace falta consenso para un proyecto de esa envergadura y que han realizado una encuesta a más de 500 personas para aportar “claridad y visión global al necesario proyecto integral para El Centro Histórico”.

Asimismo, respecto a una posible moción de censura sobre la que se ha estado especulando por la unión de la oposición para el pleno, es algo que la oposición no ha valorado ni se ha planteado en ninguna reunión de carácter oficial o extraoficial, conscientes de que sería una decisión que no se puede tomar a la ligera y sería una situación hasta ahora inédita. Además de que no se trata de un caso de corrupción o una situación similar a la de Alicante. También sentaría un precedente y un listón para presentar una moción que a ningún partido le interesa de cara al futuro.


Noticias relacionadas

next