X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la adecuación del tráfico será tras semana santa

La peatonalización de la Plaça de Baix y Corredora de Elche empezará tras las fiestas de agosto

20/02/2018 - 

ELCHE. Uno de los proyectos estrella de la legislatura, o quizá el proyecto más importante, está cada vez más cerca. Hoy se ha presentado el aspecto y la filosofía de la peatonalización de la Corredora, una actuación llamada a transformar el casco histórico de la ciudad, convirtiendo el corazón de la ciudad, la Plaça de Baix, y una de sus arterias, la Corredora, en un entorno peatonal y sostenible que tenga un impacto positivo en la movilidad, el medio ambiente, el comercio y la economía y las propias relaciones humanas. La intervención empezará tras las fiestas patronales de agosto y está previsto que finalice antes de la campaña de Navidad de este mismo año. El proyecto lo han ideado ténicos de Urbanismo del Ayuntamiento, donde han participado arquitectos municipales como Julio Sagasta para el diseño o Jesús Moreno para la parte de tráfico. Ha redactado el plan para peatonalizar la Corredora Fuster Arquitectos. El siguiente paso, licitar las obras.

Primero reordenar el tráfico, después peatonalizar

Esta obra tendrá un presupuesto de 700.000 euros aproximadamente. Pero antes de que se ejecute, habrá que realizar una intervención previa, la de la adecuación del entorno de la Plaça de Baix para desviar el tráfico y cambiar el sentido de algunas calles y la ruta de algunas líneas de autobús. Tendrá lugar después de la Semana Santa para no entorpecer las celebraciones, y se trata de una obra de aproximadamente 200.000 euros que afectará a otras vías céntricas como la calle Ángel o Alfonso XII, e incluso en otras arterias de la ciudad como la Avenida de la Libertad, donde también se intervendrá. En lo que respecta a estas calles céntricas, se instalarán paradas de bus, lo que supone a su vez que en Alfonso XII se quite la zona de aparcamiento y se construya otro carril para el autobús, además de quitar la rotonda que une esta calle con el Puente de la Virgen y el Raval.

Se trata, por tanto, de dos intervenciones diferentes; dos adjudicaciones distintas, que rondan los 900.000 euros en total. Así que tras los cambios en la circulación se procederá a empezar a trabajar en la peatonalización de la Plaça de Baix el 16 de agosto. Se han elegido fechas para las dos obras que no entorpezcan la vida económica y social de la ciudad, al coincidir con periodos vacacionales y distintas celebraciones. La obra total entre Plaça de Baix y Corredora tendrá una superficie de 5.000 metros cuadrados, lo que implica unir por ambos lados las partes peatonales del casco histórico, tanto la parte que da hacia Mercado Central y Plaza de las Flores, como la que une al Raval. En total, serán 200.000 metros cuadrados de zona peatonal, una estrategia que ya se aplica en varias capitales españolas y que es tendencia en otras europeas. Asimismo, será otra obra primordial de cara al objetivo de Elx Capital Verda Europea 2030.

1200 metros cuadrados inspirados en el arte íbero para distintas actividades

De esta forma, quedarán en la principal plaza de la ciudad 1.200 metros en los que se vaciará gran parte del mobiliario actual, dejando un espacio limpio para realizar todo tipo de acontecimientos que tendrán lugar en este punto neurálgico. Se dejarán algunas farolas y bancos de cemento como los del MAHE, que se puedan disponer de diferente forma en el entorno. Será una obra que se realice con materiales de la zona. Para esta ubicación se utilizarán adoquines de mármol de Novelda con colocación estilo portugués, con un color rojo Alicante y crema marfil.

La parte roja dibujará líneas curvas con hojas de hiedra que imitan la decoración de una vasija íbera encontrada en el yacimiento de La Alcudia y que se encuentra en el MAHE. Será por tanto, una actuación con conexiones con la raíz de los orígenes de la ciudad. Además, y de acuerdo al espíritu sostenible que caracteriza el proyecto, el granito que se extraiga de la Plaça de Baix se reutilizará para la Corredora, alineado con las aceras. A su vez, el principal aliciente de la Corredora será el de leds que se instalarán en el suelo, enfocadas hacia arriba, dispuestas a lo largo de toda la calle, con especial concentración en los puntos más emblemáticos, como las cuatro esquinas o la Glorieta.

Impacto en movilidad, medio ambiente y economía

Asimismo, los miembros del tripartito inciden en que actualmente pasan por la Corredora un millón y medio de vehículos, 5.000 al día, de los cuales sólo el 25% lo hacen para aparcar en el centro; el 75% restante pasan por allí de paso. Creen por tanto que este cambio no resultará algo “dramático”, expresa el alcalde Carlos González. Sin este volumen de tráfico habrá un impacto positivo en el medio ambiente, ya que se dejará de emitir dióxido de carbono y desaparecerá gran parte de la contaminación acústica, además de fomentar la sostenibilidad con una vía pensada para peatones y ciclistas. Asimismo a la propia Plaça de Baix sólo podrán acceder vehículos de limpieza, de urgencia como ambulancias y vecinos de la zona, por lo que habrá un sistema de control con cámaras e identificación de matrículas.

En este sentido, ahora uno de los retos también del tripartito es el de explicar a los comerciantes de la zona el proyecto, para convencerles de que este tendrá un impacto positivo en la economía y el dinamismo de la zona, ya que en numerosas ocasiones han denunciado que el cierre al tráfico de la Corredora los sábados les perjudica en las ventas. Desde el equipo de gobierno creen que esta gran obra servirá para revitalizar el centro de la ciudad y que el impacto socioeconómico será positivo a pesar de las resistencias, como que la misma situación se repitió hace años con las calles Obispo Tormo y Hospital, hoy peatonales y con buena implantación de comercio.

Críticas del Partido Popular

Por otra parte, las reacciones no se han hecho esperar y desde el PP critican que “el gobierno municipal se ha obsesionado con peatonalizar la Corredora sin un plan para el centro de la ciudad y por supuesto sin esperar a la construcción del nuevo Mercado Central. Esta obsesión sólo responde a la falta de diálogo del Ayuntamiento que no quieren escuchar a los comerciantes y vecinos. Desde el Partido Popular estamos a favor de la peatonalización de la Corredora siempre y cuando esté construido ya el Mercado Central y exista un plan integral para el centro de la ciudad que englobe cultura, patrimonio, ocio, turismo y movilidad". 

Además, también critican que siguen cerrando comercios en las vías peatonales ubicadas en el casco histórico, el cierre de la Corredora al tráfico los sábados, al contrario de lo que se aprobó en sesión plenaria. También argumentan que estas obras se solaparán previsiblemente con las del Mercado Central, lo que supondrá un caos en la circulación.

Noticias relacionadas

next