X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

primera parte del debate del estado de la ciudad con las asociaciones

Otra oleada de críticas al gobierno de Elche desde las pedanías... y la falta de participación o la crisis climática

28/11/2019 - 

ELCHE. Como era previsible, apenas ha habido cambios desde el debate del estado de la ciudad de 2018 y el de este curso —como a su vez ocurrió el año anterior—, que ha tenido en la crítica desde las pedanías el mayor grueso de los comentarios negativos, algo a lo que el alcalde Carlos González ya advertía el principio que venían preparados para aceptar la crítica. Además de la ya perenne desafección de las pedanías, desde estas y también los consejos municipales se incidió en que la participación del bipartito es más de postín que real, tanto por el planteamiento del debate, "un monólogo de las partes", definió uno de los pedáneos, como de la falta de contenido de las juntas vecinales. También hubo momentos de críticas duras desde el consejo de Medio Ambiente, sobre todo en lo referido al nuevo pliego de limpieza. 

La ciudadanía de las pedanías sigue hastiada

Caminos sin mantenimiento, falta de limpieza, mobiliario y equipamientos públicos deteriorados, centros escolares aún con barracones, vertidos de residuos, plagas de mosquitos, falta de vigilancia... Algunos de los puntos comunes que quien más y quien menos, pusieron de relieve los nueve representantes que las juntas vecinales habían designado. Algunos como Manuel Campello —de La Hoya, Daimés y Derramador— incluso hablaron de sentimientos de "desánimo", otras como Inmaculada Blasco —El Altet , Balsares y Arenales del Sol— dijeron sentir "tristeza" por las palabras y adjetivos que sus vecinos habían dirigido hacia el equipo de gobierno durante la preparación previa al debate. 

Un cúmulo de falta de inversiones, de "ciudadanos de segunda" —otro de los términos que se escuchó varias veces—, de retrasos en actuaciones y de promesas que nunca llegan a nada, aunque sean con proyectos aprobados en los Presupuestos Participativos, como apuntó Blasco. Un compendio de situaciones comunes, sólo puntualizadas por las problemáticas de cada una de las pedanías. Entre ellas, la sensación de que "no hay futuro" en La Marina, señalaba su portavoz Juan Oliver por la afección del Pativel al sector MR-10, además de incidir en el pésimo transporte público entre la pedanía y la ciudad o que el exedil de Medio Ambiente —Antonio García— no hubiera ido en un año a exponer allí el plan a solicitud vecinal, lo cual acabó haciendo un técnico de la Generalitat. También propuso la creación de caminos internos y vías peatonales para poner en valor la zona verde. 

Por su parte, Blasco, la representante de El Altet, señaló como una grata sorpresa el plan de inversiones cuatrienal, aunque hizo públicas sus suspicacias por los precedentes que existen. Y preguntó de dónde saldrían inversiones tan potentes como las de los centros sociales de El Altet y Arenales, de más de un millón de euros cada una, ya que no serán ni de los Edusi, ni de las inversiones financieramente sostenibles: de la venta de solares patrimoniales, dejando entrever que no son inversiones seguras y que pueden quedar en el aire si no hay suficientes ventas por ese valor. En cualquier caso, además de la lista de tareas pendientes, mencionó a los vecinos y vecinas de Balsares, que no salen en ese plan inversor y que sienten que su situación es "casi paleolítica" por el deterioro del mobiliario y los espacios públicos. 

De las partidas del Norte, Adoración Martínez habló del mal alcantarillado y el olor de la planta de basura, Norberto Bonmatí de Torrellano de la situación de la fachada del instituto y de las instalaciones deportivas y sus goteras, o de la necesidad de mayor reversión de sus impuestos en Fiestas u otras partidas, y no en elementos que no hacen falta, como a su juicio, el hipotético auditorio —ahora palacio de congresos—. Desde Perleta, Maitino y Valverde Toñi Martínez señaló que su cobertura es mala y apenas pueden tener una conversación telefónica en condiciones, o desde Las Bayas, Asprillas y Alzavares, Vicent Soler en tono irónico destacó todo lo que queda por hacer con un IBI rústico alto, eliminación de barracones, señalización, más contenedores —una reivindicación muy común—, falta de participación ciudadana... 

Una participación 'de postureo' 

Una falta de participación de la que se quejaron no sólo el portavoz de Las Bayas, también incidió en ello el de Torrellano, señalando que las juntas vecinales no son operativas y los plazos no se cumplen —algo que denunció el PP—. Desde La Marina, se indicó que después de octubre de 2018, la última junta fue a principios de noviembre de este año y con un único punto: elegir al portavoz para el debate de la ciudad. Además de que el debate era más un monólogo de cada parte que no un debate real. No obstante, no sólo se destacó esa falta de participación desde las pedanías. Como representante del Consejo Social de la ciudad, Marga Guilló señaló que debería haber más de una reunión de este y con un diálogo más frecuente, no sólo para presentar los presupuestos, que a su juicio, tienen muy bajas las partidas referentes a Empleo y Bienestar Social. 

Polémica vigente con el pliego de limpieza

Otra parte destacable fue la del Consejo Municipal de Medio Ambiente. Su portavoz María Dolores Antón cargó de nuevo contra el pliego de limpieza, indicando que no existe un plan de residuos que será obligatorio a partir de 2021, que habrá que pagar multas europeas por no llegar a los estándares o que no se han ejecutado bien los carriles bici hechos, y que sigue siendo una cuestión pendiente, dado que la mayoría no tienen espacio suficiente de separación con los vehículos o están en rotondas de forma peligrosa. O que se paralice el proyecto de la segunda pista del aeropuerto por su impacto medioambiental en Aguamarga, aunque es competencia del Estado. También afirmó que falta más participación y periodicidad en su consejo. Incluso resaltó que más que centrarse en el proyecto de Elx 2030, el Consistorio debería centrarse en luchar por hechos y preparar a la ciudad ante la crisis climática y lo que ello conlleva. Fue la única —o de las pocas—, curiosamente, a la que el regidor no dio las gracias cuando acabó la intervención. 

Larga lista de propuestas y necesidades

En cuanto a la lista de propuestas, cuentas pendientes y balances, desde los consejos sectoriales, se hizo una larga lista de necesidades: falta de adaptación de la ciudad en su conjunto para las personas con diversidad funcional o movilidad reducida, de la necesidad de ampliar el pabellón Esperanza Lag, de luchar contra la homofobia y el racismo —como expresó Marcos Martínez desde el Consejo de Integración mientras miraba a la parte de bancada de Vox— y de las necesidades de la comunidad musulmana de tener un cementerio, de concienciar en la igualdad y dar una educación sexual en los centros educativos, de apoyar más los productos agrícolas del Camp d'Elx, o de solucionar la situación de barrios como 'La Punyalà'. 

Esto último lo comentó el representante de la Federación de Asociaciones Vecinales Dama de Elche, Bernardo Sánchez, que a su vez es miembro de la Ejecutiva del PSOE. En su alegato habló de la concienciación del plástico y el ámbito municipal, así como proyectos para remodelar la Avenida de la Libertad —en el programa socialista e incluido en el presupuesto como el año anterior— o el apoyo del auditorio en Carrús. Algo en lo que incidió con anterioridad Antonio Bernabeu —también de la asociación de comerciantes de la Avenida de Novelda— por parte del Consejo de Desarrollo Comercial de Elche, al considerar que Carrús no ha de quedar olvidado y también necesita inversiones y actuaciones importantes como esta.

Así pues, una larga lista de críticas y propuestas, algún agradecimiento, y pocos cambios respecto a 2018: pedanías cabreadas aunque expectantes por el plan cuatrienal, participación solo de consejos municipales, opiniones más favorables de simpatizantes o militantes del bipartito, y otra vez más ninguna representación ni mención a la cultura. A pesar de que existe el Consell de Cultura, aún a la espera de estrenarse durante esta legislatura. 

Noticias relacionadas

next
x