desdoblar la carretera de santa pola excederá lo previsto

Deberes de Política Territorial para septiembre: ubicación de la AVPT y presentar el PMUS Alicante-Elche

5/08/2021 - 

ELCHE. Este miércoles el conseller de Política Territorial, Arcadi España, visitaba el municipio para visitar las obras del desdoble de la carretera Elche-Santa Pola, la CV-865. En la misma también abordaba otras cuestiones pendientes y de relevancia para la ciudad, como son la Agencia Valenciana de Protección del Territorio (AVPT) y el Plan de Movilidad Metropolitana Sostenible del área de Alicante-Elche (PMoMe). Según España, ambas cuestiones se tratarán en septiembre.

A este respecto, hace tan solo unos días el exalcalde de Llíria Manuel Civera era designado como gerente de la mencionada agencia, que además de contar con esta figura, contará con un Consejo de Dirección, e incluirá en su organigrama a representantes de las tres diputaciones provinciales, de acuerdo con sus estatutos. Una vez resuelta una de las incógnitas, el propio Civera tendrá que mantener una reunión en septiembre con el primer edil ilicitano, Carlos González, para abordar la ubicación de la sede. Como adelantó este diario, el enclave preferido por el Consistorio es la antigua sede de la ONCE, tasado en 1,5 millones de euros, aunque con el arreglo de los pilares que precisa, costaría en torno a un millón. 

Mientras tanto, dado que la incorporación del funcionariado —hasta 35 personas— será progresiva, hasta que esté a pleno rendimiento el Ayuntamiento ha puesto encima de la mesa diversos locales del centro en arrendamiento para su puesta en marcha. En cualquier caso, tanto por las declaraciones de España como del propio presidente Ximo Puig, la prioridad es máxima y está todo listo (estatutos, gerente, organigrama y municipios adheridos) para que este organismo empiece a funcionar antes de que finalice este año. Un gesto descentralizador de peso para la ciudad aunque su adhesión, como la de otras ciudades, supone ceder competencias en materia de disciplina urbanística y renunciar a posibles ingresos por sanciones en este ámbito, aunque eso sí, a priori supondría que la concejalía pueda ganar agilidad.

Plan de Movilidad Metropolitano

Por otra parte, la conselleria trabaja en tres grandes planes de movilidad metropolitanos. Uno es el de Castellón, que se presentó recientemente, y según el conseller el siguiente será el de Alicante-Elche, cuya puesta en largo anticipó que será en septiembre. Es uno de los pasos pendientes en materia de funcionalidad y relación en un área que sin ser considerada metropolitana, de facto actúa como tal. Dos grandes ciudades muy cercanas con sus propios núcleos de influencia. Entre otras cuestiones, propone un Ente Metropolitano de Coordinación entre ambas ciudades, calculando que el total de desplazamientos sostenibles potenciales, es decir, con transporte público, es del 93%. 

Una cuestión no menor precisamente a colación estos días de las nuevas inversiones que realizará FGV en Alicante expandiendo la red de tranvía, cosa que se ha vuelto a ver con recelo desde la ciudad ilicitana por falta de inversiones y grandes apuestas estratégicas de este tipo en la ciudad. El PMoMe hace un diagnóstico bastante completo de las potencialidades y problemas del desarrollo de ambos nodos, sin que la infraestructuras de transporte hayan ido a la misma velocidad. Aunque es cierto que al menos el último borrador público no planteaba que la línea de TRAM se extiendese hacia Elche, en el Plan de Acción Territorial (PAT) en desarrollo, sí se propone. Sin embargo, el mandatario valenciano no aclara en qué punto se encuentra este plan, que también tenía como objetivo el desarrollo de un área funcional entre ambas ciudades. Después de varios intentos desde hace años con planes e iniciativas similares, tras las constantes reivindicaciones y una apuesta descentralizadora que ahora parece real, este plan podría suponer un punto de inflexión para abordar de forma definitiva los problemas de infraestructuras en la ciudad y la provincia.

Desdoble de Santa Pola

En cuanto a la conexión con la villa marinera, aún quedan en total 7 kilómetros por desdoblar hasta llegar al municipio ilicitano (con 11,6 millones en total en la parte ilicitana), que se divide en tres tramos. Ya está en marcha el tramo que iba desde la Vereda de Sendres hasta Valverde, y el objetivo es dejar listos administrativamente los otros dos en un plazo de 12-14 meses, de forma que mientras uno se adjudica el siguiente se esté licitando. Así es como se ha hecho desde 2019 partiendo desde Santa Pola, de forma que la obra ha ido avanzando lentamente pero de forma escalonada. 

No obstante, aunque el objetivo al principio era tener el desdoble completo a final de legislatura, la conselleria ha cambiado el discurso a la vista del ritmo, y el objetivo es ahora dejar todo adjudicado en todo caso antes de que acabe la legislatura. El principal problema es que para estas actuaciones hay que expropiar terrenos para ampliar las vías, cosa que ya se ha venido haciendo. Sin embargo, hasta que no se ejecuta la misma, no se puede disponer del terreno y por tanto empezar con las obras. 

Así, con la puesta ya en servicio entre Valverde y la Vereda de Sendres, quedarán otras dos actuaciones de desdoblamiento en esta vía: entre el punto kilométrico 5+500 y el punto kilométrico 3+600, y entre este último y el punto kilométrico 2+400. El próximo tramo se calcula que esté adjudicado a finales de este año, de forma que empiecen ya las obras en 2022 y el propio 2022 sea el año en el que se adjudique la última parte para que puedan empezar las obras. Es por esto que España reconocía que el último tramo de carretera seguramente finalice a principios de la próxima legislatura. Hay que tener en cuenta que además de lo que retrasa la obra la expropiación, en la parte final hay que solucionar problemas importantes de inundabilidad.  

Noticias relacionadas

next
x