Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

una carta que jugará el ayuntamiento para rescindir

Pasos previstos para el refugio hallado en Elche: catalogarlo, protegerlo y hacerlo visitable... si hay voluntad

6/11/2019 - 

ELCHE. Por pura casualidad. O al menos relativamente. Así es como ha dado el equipo de gobierno con el ansiado acceso al refugio de la Guerra Civil, en pos de un bien patrimonial reconocido como Bien de Relevancia Local (BRL) según la Ley de Patrimonio Valenciano, y sobre todo, de un argumento de peso para poder rescindir el contrato de la mercantil Aparcisa para construir un nuevo Mercado Central, como ya ha reconocido que hará. Una obra que estaba prevista en julio-agosto para reparar un colector por parte de Aigües d'Elx y que ha sido la que ha dado con la obertura de acceso a este refugio —con la presencia también de un representante de Aparcisa— que fue registrado a mano por el arquitecto Santiago Pérez Aracil en 1967. A tres metros el acceso y doce más de profundidad hasta llegar al refugio.

Así pues, una actuación que estaba prevista para verano y que no se ha realizado ahora, ya que se estaba esperando que a la firma le llegara formalmente el aviso del Ayuntamiento sobre la intervención en este colector de la red de saneamiento, ya que había un tapón de residuos colmatado y que lleva tiempo generando quejas de vecinos por el olor y que incluso ha hecho que se filtren en algunos comercios de alrededor. En cualquier caso, un as —o esperanza, según se mire— en la manga que el Consistorio guardaba: aprovechar la intervención de Aigües d'Elx para ver si con la remoción de tierras se identificaba el acceso al refugio. 

Una cuestión no baladí porque ya se sabía que el refugio estaba allí. El georradar que se pasó en julio había detectado los muros y alguna oquedad que coincidían con los planos elaborados por Pérez Aracil hace 50 años, pero por no hacer una mayor inversión y miedo de afectar a los restos arqueológicos en la búsqueda, se dejó en punto muerto. Pero tenía que estar ahí. El no encontrarlo era cuestión de casualidad y de un margen de varios centímetros al no encontrar en qué punto estaba la bóveda e ir probando con alguna pequeña intervención. Estaba previsto introducir en el suelo alguna broca para meter una cámara por ejemplo, algo que finalmente no se hizo. Así que con las obras del lunes de Aigües d'Elx, el terreno suelto de la zona permitió localizar fácilmente la obertura. Estaba debajo de la tubería a reparar. Justo encima de la misma es donde Alebus —la empresa de las excavaciones— había estado haciendo acopio de escombros de las catas de alrededor. 

Y a priori, por eso no se había encontrado el refugio por parte de la compañía, porque en esa zona no se ha actuado ni estaba previsto hacerlo ya que no hay restos, era una zona de relleno que colindaba con el muro y cimentación de la antigua pescadería, que es lo que se ve enfrente de la tubería. No obstante, como dio cuenta este medio el año pasado, la empresa de catas en un documento elaborado para Aparcisa, señalaba que para encontrar el refugio hacía falta "una gran excavación", además de desviar agua potable, alcantarillado y media tensión. Una obra de desvíos que ya estaba prevista en cualquier caso. Además, también hay que tener presente que el acceso al aparcamiento era por la calle Ànimes, por lo que es posible que se hubiera acabado encontrando el refugio. 

En buen estado y con la mitad visitable

En lo que respecta al mismo, en total tiene una longitud de unos 80 metros, sin embargo, accesibles sólo la mitad. A su entrada, hay dos ramales, uno que va hasta la calle Ànimes, donde está tapiado —por el hundimiento de casi una manzana en el que hubo fallecidos— tanto en la parte visitable como en la cara que da al río; y el que va en dirección a la Glorieta y que finaliza aproximadamente en la cafetería Damasol de la Plaza de las Flores. Así que según se calcula, es accesible y visitable la mitad del refugio, que a priori es algo más grande de lo que se esperaba aunque concuerda prácticamente en ubicación y configuración con el plano de 1967, con un "magnífico estado", destaca el alcalde tras la inspección de un técnico municipal y la arqueóloga de Aigües d'Elx. Incluso al mismo nivel o mejor que el del Paseo de Germanías. Con la construcción de la pescadería se tapió la entrada que había allí y también la salida que daba a la Rambla para evitar posibles accidentes, así que la otra parte permanecerá inaccesible al menos por ahora. 

Sea como fuere, ahora el bipartito ve más clara la situación con respecto a la rescisión del contrato, sea de forma consensuada o unilateral. Si bien en las últimas semanas han mostrado una predisposición más clara que nunca para proceder, la aparición casi por casualidad del refugio allana la situación para sus intereses. Su intención es protegerlo, algo que como recordó la Conselleria, es cosa municipal: se ha de refrendar en el pleno para que el BRL sea efectivo. Para ello, antes se tendrá que elaborar una ficha para catalogarlo y enviárselo también a la Conselleria de Cultura para que lo incluya en su inventario. Con ello se cumpliría con lo que ya recomendó un informe municipal el año pasado: la protección de los refugios que estén en buen estado y lo merezcan, como es el caso

La intención del bipartito es también la de "ponerlo en valor", aunque según ha consultado Alicante Plaza con técnicos, el refugio que reúne las condiciones para ser musealizable por ser grande y diáfano y en el que se pueden instalar respiraderos, sigue siendo el del Paseo de Germanías, que aún está esperando a que se materialice el proyecto para poner en contexto los 13 refugios de la ciudad. En cualquier caso, el denominado como '3B' hallado el martes, es relevante y sí es visitable, por lo que se podría generar un acceso para visitas guitadas, que es lo que se hace por ejemplo en los refugios de Alicante. Así pues, en el núcleo del mercado, habría ahora dos refugios de la Guerra Civil, los Baños Árabes, y queda por ver qué pasa con el edificio singular y otros restos que Alebus pidió a la Conselleria seguir excavando

Por el momento, hay que esperar por tanto a que se redacte esa ficha para catalogarlo y luego proceder a hacer efectiva la protección. No obstante, desde el equipo de gobierno reconocen la importancia que tiene el hallazgo para rescindir el contrato del mercado y seguir avanzando en esta línea "y plantear un nuevo proyecto que reactive esta zona a nivel socioeconómico". 

Noticias relacionadas

next
x