Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

edificios y tradiciones a preservar

El patrimonio de Alicante: estos son los 43 BIC de la ciudad, a la espera del Principal y la Santa Faz

19/12/2020 - 

ALICANTE. El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante y los cuatro grupos que ejercen funciones de oposición (PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox) reanudarán este lunes los trabajos de la comisión municipal sobre la conservación, recuperación y puesta en valor de los elementos patrimoniales de la ciudad reconocidos como Bienes de Interés Cultural (BIC) constituida a petición del PSOE. A priori, en esa segunda sesión se comenzará a trabajar en el estudio de medidas que permitan afrontar su rehabilitación, después de que se produzca la comparecencia del edil de Cultura, Antonio Manresa (Cs), para concretar cuáles son los elementos distinguidos con esa figura de protección.

¿Cuáles son en concreto esos elementos? Por el momento, la lista se compone de 43 edificios o tradiciones de la ciudad. De ellos, 13 son de titularidad municipal, de modo que el resto son propiedad de otras administraciones, de particulares o de entidades como la Iglesia. Con todo, una vez descartada la concesión de ese reconocimiento para el edificio del antiguo cine Ideal, que sí tiene la condición de Bien de Relevancia Local (BRL) con el grado de protección integral, cuya conservación también se va a extender ahora a su composición interior, esa relación de BIC podría crecer con dos nuevas incorporaciones, en cuanto se concluyan los expedientes en fase de tramitación relacionadas con la Romería de Santa Faz (en la categoría de bien inmaterial) y con el edificio del Teatro Principal (como elemento histórico cultural). 

Sobre el coliseo, con 173 años de historia, el último avance es la reiteración de la solicitud registrada por la Conselleria de Cultura para que el Ayuntamiento de Alicante delimite una propuesta sobre su entorno de protección. Hasta el momento, no se tiene constancia de que se haya dado cumplimiento a esa petición.

¿Cuáles son, en cualquier caso, esos 43 BIC reconocidos hasta ahora? Según un informe elaborado por el jefe del departamento de Patrimonio -que se extracta, por su precisión, casi de forma literal a continuación-, se trata de los siguientes:

1. Edificio del Ayuntamiento de Alicante. Su declaración se produjo el 13 de octubre de 1961. El informe técnico detalla que "se trata de un edificio barroco del siglo XVIII construido al menos en tres fases a lo largo de dicha centuria". En la actualidad, sigue pendiente de que se elabore un "plan director de actuación integral" para intervenir sobre sus afecciones estructurales, de humedad, caída de elementos arquitectónicos o decoraciones "por descomposición de la piedra caliza con la que está construido".

2. Castillo de San Fernando. Su reconocimiento se produjo el 9 de mayo de 2001. Según el informe, se trata de una "fortificación construida a principios del siglo XIX relacionada con la Guerra de la Independencia". Actualmente está inmerso en un proyecto de restauración integral y rehabilitación para fines turísticos y culturales, bajo la supervisión del Departamento municipal de Edificación y el Departamento de Memoria Histórica y Democrática. "En base a ello, y aún pendiente alguna fase de actuación más, el inmueble y su espacio histórico está en optimas condiciones, tanto en cuanto a dependencias internas, como los espacios al aire libre", detalla el informe. 

3. Castillo de Santa Bárbara. Su reconocimiento se produjo el 13 de octubre de 1961. Se trata de una fortificación levantada en lo alto del monte Benacantil. Según el informe técnico, "originalmente se trataba de una alcazaba medieval islámica de finales del siglo IX, para evolucionar e ir ampliándose en siglos posteriores para configurar la fortaleza actual". La época bajomedieval cristiana, el siglo XVI y el siglo XVIII fueron momentos cúspides en la ampliación y fisonomía definitiva del castillo, aplicando en su construcción las diferentes técnicas de ingeniería militar que en cada momento históricore quería la defensa de la fortaleza y la plaza alicantina".

Respecto a su estado de conservación, el dictamen apunta que se requiere de un plan director "que incluya también un plan de usos y gestión del mismo, lo que debería contribuir a tener una visión clara integral de toda la problemática estructural que tiene en su conjunto, así como puntualmente algunas de sus dependencias internas". En esta línea, añade que "recientemente se han impulsado actuaciones de mantenimiento en diversos puntos del castillo, así como otras de importancia en cuanto a su conservación, rehabilitación y conocimiento: la renovación de la señalética didáctica externa, la restauración de la falsa braga o antemural del baluarte del Rey, o un gran proyecto que actualmente continúa realizándose como es la consolidación y restauración arquitectónica del Baluarte de la Mina, al sureste del albacar d’Enmig, bajo el Macho del Castillo". Como avanzó este diario, las competencias sobre el baluarte quedarán transferidas desde la Concejalía de Cultura a la de Turismo a partir de 2021 con el propósito de potenciar su atractivo turístico. 

4. Muralla medieval de la calle Mayor. Su reconocimiento se produjo el 3 de junio de 1996. Según el informe, se trata principalmente del lienzo de la muralla medieval que está situado en la fachada del solar que da a la calle Mayor enrasante con la acera de la calle, junto al edificio anejo al Palacio Consistorial hasta la acera de la calle Lonja de Caballeros, bajo la que desaparece". Y añade: "Su estado de conservación es bueno tras laslabores que se realizaron de consolidación tras la excavación arqueológica del solar".

5. Muralla del Paseíto de Ramiro. Su reconocimiento se produjo el 14 de abril de1997. El BIC consiste en el "lienzo murario descubierto esta situado en una plaza ajardinada, que queda en las inmediaciones de la iglesia de Santa María. Se trata de una muralla construida durante el siglo XVI, que permitía el crecimiento urbano hacia la línea de la costa, garantizando la conveniente protección interna a sus habitantes". Su estado de conservación es bueno "tras las labores de consolidación tras su excavación arqueológica realizada en 1996".

6. Puerta Ferrisa. Se trata de los restos de la antigua puerta de entrada a Vila Vella islámica del Alicante medieval. "Tras la excavación arqueológica practicada en el año 2001, se llevaron a cabo las labores de consolidación" y se integró "en el proyecto de edificio de servicios a construir en este solar, que lleva el mismo nombre", según el informe. Su estado de conservación es bueno.

7. Conjunto Histórico de Nueva Tabarca. Su declaración se produjo el 27 de agosto de 1964. El informe concreta que "nueva Tabarca es en realidad un diminuto archipiélago conformado por una serie de islotes y escollos" y que "en el más grande de ellos, conocido como Isla Plana se sitúa el conjunto histórico incluida la ciudadela fortificada en el siglo XVIII en la parte más occidental de la misma".

Como concreta el informe, "todo el archipiélago tiene el reconocimiento de Bien de Interés Cultural, destacando lógicamente la muralla que rodea la ciudadela habitada, las puertas de acceso a la misma, así como inmuebles históricos como la Iglesia o la Casa del Gobernador intramuros, o la Torre de San José y el Faro, en la zona conocida como el Campo a extramuros".

Igualmente, el informe concreta que resulta necesario también la elaboración de un plan especial para la protección del conjunto, cuyo expediente se acaba de iniciar ahora, al que debería seguir un completo "plan director de actuaciones". Según el dictamen, "el conjunto está necesitado de grandes inversiones en cuanto a la restauración, consolidación, rehabilitación y puesta en valor de muchos de sus inmuebles históricos, principalmente significativos paños de muralla, principalmente en la vertiente sur". Con todo, se reseña que "en los últimos años se ha actuado sobre diferentes elementos en cuanto a su restauración por parte del Estado y la Generalitat Valenciana: baluartes de la Princesa, del Príncipe y de la Concepción, Iglesia de San Pedro y San Pablo, aunque aún son necesarias muchas más actuaciones en cuanto a la conservación del patrimonio monumental". 

Al respecto, añade que "una última intervención ha sido la rehabilitación del antiguo Cuerpo de Guardia de la Puerta de San Miguel como estancia dispensario de atención médica. Según las últimas informaciones con las que contamos es posible que se pudiera actuar en un plazo breve sobre la ruinosa Casa Sacerdotal anexa a la Iglesia, así como en la Torre de San José, encaso de llegar a acuerdos con su propietario: el Ministerio del Interior".

8. Villas romanas del Castillo Ansaldo. Se trata de un caso singular, ya que, según el informe, su declaración se encontraría caducada. "Según información obtenida de la Conselleria de Cultura, el proceso de incoación del expediente de declaración como BIC iniciado en mayo de 1989 está caducado, aunque continúa apareciendo en la Sección 1ª de bienes de interés cultural dentro del Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano". Así, "el tratamiento a día de hoy es de zona arqueológica, Bien de Interés Cultural".

Según el informe, "todas las estructuras son principalmente de época alto y bajo imperial romana y están evidentemente relacionadas con el “territorium” de la propia urbe romana de Lucentum en el vecino Tossal de Manises".

Así, se reseña que "en la actualidad se está pendiente de una campaña de limpieza y desbroce del solar que contiene el yacimiento, tarea que se va a realizar con el pertinente seguimiento arqueológico".

9. Torre Ferrer. Su declaración data del 14 de abril de 1997. "Se trata de una de las torres situada en los extremos del sistema de riegos propiciado por el pantano de Tibi. Formó un conjunto edificado con casa aneja derribada años atrás", según el informe. Y se añade que "actualmente se encuentra totalmente rodeada de edificaciones residenciales de mayor altura. Se observa una degradación significativa en los sillares que conforman la base en talud, por lo que se está elaborando un proyecto arquitectónico para restauración de la misma, que se enviará a la Conselleria de Cultura para su aprobación".

10. Casa - Torre Sarrió. Su reconocimiento se produjo el 14 de abril de 1997. El informe técnico concreta que "esta torre está muy aislada actualmente del entorno en el que estuvo durante muchos años, ya que se encuentra en una isleta-rotonda de tráfico".

"Después de varias actuaciones parciales de conservación, en la actualidad se encuentra en marcha, muy avanzado, un proyecto integral de restauración y rehabilitación destinado en principio, a un futuro Centro municipal de Interpretación de la Torres de la Huerta, que debe ser un impulso definitivo hacia la necesaria conservación de este gran patrimonio de la huerta alicantina, conformado por más de una veintena de inmuebles históricos, la mayoría del siglo XVI, que realizaron funciones de vigilancia y defensa de la importante huerta que en su día tenía Alicante durante la Edad Moderna, y que era alimentada con las aguas que bajaban desde el Pantano de Alicante, en el término municipal actual de Tibi", especifica el informe. 

Así, se añade que "para todo ello será necesario la aprobación del Plan Especial de las Torres de la Huerta", ahora en una fase incipiente de su redacción por parte de la Concejalía de Urbanismo, "exigiendo el cumplimiento de su normativa en cuanto a la conservación de los inmuebles históricos de propiedad particular".

11. Torre Plácida. Como en el conjunto de las torres de la huerta, su declaración se produjo 14 de abril de 1997.  "Se sitúa junto a una antigua vereda que partía del camino de la Playa de San Juan, en su margen oeste, y formaba parte al igual que las dos anteriores de toda la red de torres construidas durante los siglos XVI y XVII", explica el informe. 

Como viene informando este diario, "actualmente se encuentra pendiente de traslado, según Real Decreto 510/2017, de 12 de mayo, por el que se autoriza el traslado del bien de interés cultural denominado Torre Placia, en Alicante. Tanto en su emplazamiento actual como en el futuro, se establece el entorno de protección en un ámbito de un círculo de radio 150 m. geométrico en planta de la torre".

12. Torreón de la Pólvora. El informe concreta que se encuentra en la Plaza del Puente, en la ladera sur del Benacantil, "dentro de la zona denominada como La Villa Vella, haciendo relación a la antigua ciudad medieval islámica alicantina". En esta línea, se concreta que "las excavaciones arqueológicas practicadas por el Ayuntamiento de Alicante en 2006 pusieron al descubierto una zona de hábitat y una segunda zona donde se documentó el torreón defensivo bajomedieval. En el año 2015 se procedió a un proyecto de restauración y consolidación del monumento".

13. Les Fogueres de Sant Joan. Las fiestas de junio están reconocidas como Bien de Interés Cultural Inmaterial según la resolución de 20 de junio de 2014. El informe concreta que, según el reconomiento de la Conselleria de Cultura, "Les Fogueres de Sant Joan son expresión viva y popular de un pueblo, conjunción de fuego, música, arte, historia, cultura, sátira, convivencia, pólvora, indumentaria, que se identifican como patrimonio común y propio del conjunto de la ciudad de Alicante. Estas fiestas de tradición popular reúnen un inequívoco valor patrimonial, al estar vertebrada por todos los mecanismos de conexión entre fiesta y patrimonio, que las convierten en un elemento singular".

Al margen de esos 13 BIC de titularidad municipal se encuentran los siguientes elementos, en manos de otros propietarios: Archivo Histórico Provincial, Concatedral de San Nicolás de Bari, Iglesia Parroquial de Santa María,  El Porquet (yacimiento paleontológico de icnofósiles),  Muralla ibérica del Cerro de las Balsas (Albufereta), Museo Arqueológico Provincial MARQ, Palacio del Conde Lumiares ( sede del Museo de Bellas Artes MUBAG) y el Tossal de Manises (ciudad ibero-romana de Lucentum).

También está reconocido como BIC la Torre de San José, dentro del conjunto histórico de Nueva Tabarca, cuyo titular es el Ministerio de Interior. El informe concreta al respecto que "el Ayuntamiento mantiene conversaciones para estudiar la posible cesión del inmueble para fines culturales". 

El listado continúa con la enumeración del resto de Torres de la Huerta de propiedad privada. Se trata de la Torre Agua Amarga, Torre Águilas, Torre Alameda, Torre Bosch, Torre Boter, Torre Bourguño, Torre Cacholí, Torre Castillo, Torre del Conde, Torre el Ciprés, Torre Juana, Torre Medialibra, Torre Reixes, Torre de Santa Faz, Torre Santiago, Torre Soto, Torre Tres Olivos y Torre Villa García.

Por último, el informe enumera la Torre Cabo de las Huertas o Alcodra para detallar que sus "posibles restos están embebidos por el faro de Cabo de las Huertas", propiedad de Puertos del Estado, a través del Puerto de Alicante. Según el dictamen se encuentra "pendiente de un informe destinado a conocer si efectivamente persisten restos de la torre histórica y en su caso documentar, para lo cual la autorización debe concederla la Autoridad Portuaria de Alicante, como titular del inmueble". 

Se da la circunstancia de que el Puerto acaba de aprobar su concesión para la rehabilitación de la torre y la conversión de sus edificios anexos en un restaurante. Esa decisión, que responde a un acto reglado, ha generado controversia y rechazo por parte de colectivos ecologistas, asociaciones vecinales y partidos políticos, hasta el punto de que ya se ha anunciado el inicio de acciones legales para revertir el acuerdo de concesión.

Noticias relacionadas

next
x