Hoy es 20 de abril y se habla de alicante urbanismo coronavirus SANIDAD vacuna covid-19

podría estar finalizado a final de año o principios de 2021

Así se perfila el PMUS de Elche: corredores verdes, supermanzanas y reducción del tráfico en Carrús y El Pla

10/05/2020 - 

ELCHE. Mientras que estos días se habla de las posibilidades que ofrece o debería ofrecer el urbanismo para la desescalada o la tan comentada ‘nueva normalidad’, donde serán claves zonas de esparcimiento para el peatón o avenidas más amplias y peatonales que también amortigüen los efectos de una pandemia como esta, el bipartito intenta agarrarse al proyecto de Elx 2030 como timón. Uno de sus vectores pasa por el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que está elaborando la UTE Cercle Territorio Paisaje y Arquitectura y Mcrit. La idea es vertebrar la ciudad de forma que consiga una movilidad más sostenible. Para ello, el plan constará de dos anillos, la ronda interior y la red de corredores verdes del Pla. 

En medio de ambos anillos, se situarían los viales de acceso al Centro, viales del palmeral, sendas del palmeral y ya la peatonalización del centro. A su vez, la ronda interior o primer anillo interno cruza todo el casco urbano de Este a Oeste por la periferia, desde la zona del Hospital Vinalopó hasta Altabix, y de norte a sur desde la Avenida de la Libertad hasta el Pla, y pasando por calles como Sucre en Altabix. La red de corredores de este último cruza desde su ubicación en el sur de la ciudad hasta Carrús, siguiendo su lado del río y hacia el Oeste. 

Y además de los corredores, cuyo nombre indica por qué zonas pasarán, otra de las claves maestras es la creación de supermanzanas —zonas peatonales en complejos residenciales que suelen estar rodeados de zonas ajardinadas y con tráfico limitado y corredores verdes—. Por ejemplo, en la Plaza de Barcelona, los corredores a su alrededor dibujan una supermanzana. Con todo el entramado viario general, se pretende la 'pacificación de tráfico de barrios congestionados como El Pla y Carrús. En ese sentido, el plan se asienta sobre tres ejes: la circulación viaria y el estacionamiento, la movilidad peatonal-ciclista y el transporte público.

En líneas generales, la filosofía es ir hacia un modelo más verde, con la racionalización del coche particular y el fomento de los modelos de transporte sostenible, lo que ha de generar mejoras en la salud pública por la baja contaminación. Además, en principio este plan concatenaría otras líneas estratégicas del bipartito, como la capitalidad verde o el Plan Centro —del que se pretende ahora adelantar la peatonalización de la Corredora, y que según la edil de Movilidad y Medio Ambiente, Esther Díez, sería clave para Elx 2030—. 

Anillo en la periferia y viales verdes interiores

Así pues, el objetivo es proteger áreas residenciales, recuperar espacio público, fomentar el cambio modal en la movilidad interna, tanto dentro del casco urbano como del municipio. En total, de Este a Oeste habrá 8 corredores y de Norte a Sur, 6. Apunta la edil, que esto también pasa por gestionar la accesibilidad y desarrollar una movilidad “sensible con patrimonio y paisaje”. Por eso se han planteado los viales de acceso al Centro, al Palmeral y a sus diferentes sendas. A través de ellas se accedería a los anillos que pasan por el Pla o Carrús. 

En ese sentido, El Pla es el que tiene mayor saturación de tráfico y la parte Este que linda con el palmeral, por lo que se tratará de pacificar el tráfico. En general, la idea es dejar los viales del palmeral en un único sentido, introduciendo el carril bici y promocionar las sendas del Patrimonio de la Humanidad, además de unir las plazas principales de los barrios. Junto al barrio de Carrús, para ambos se quieren habilitar corredores verdes debido a la gran cantidad de viales ocupados por coches, estén aparcados o circulando. Aunque en el grueso de Carrús y Toscar, varios de estos corredores se plantean a largo plazo. 

Cómo serán esos viales

Con todo, los viales proyectados tanto en Carrús como en el Pla, de nuevo, se plantean 'pacificar' hacia el lado Este de la ciudad, por calles como la Avenida de la Comunitat Valenciana y su prolongación, construyendo calles más amplias, con mayor vegetación, que a la postre permitan una mayor ocupación peatonal del espacio. Como explica la edil, una de las tesis que derivan del plan es que a la ladera del río podría aprovecharse mucho más como eje verde, por eso se incide en la parte Este en la que hay bastante tráfico.

Asimismo, entre los puntos en los que se eliminará la circulación de vehículos está el camino del pantano (La Galia), quedando para uso ciclista y peatonal, como contó este medio. Eso sí, habría que buscar una alternativa para acceso a esta zona. Quedan pendientes otras cuestiones como la circulación en doble sentido por corredores de Altabix, qué calle hace el doble sentido y cierra el anillo, pues también hay que habilitar un carril bici de sentido único.

Según explica Díez, “son estos corredores verdes los que le dan sentido a las supermanzanas”, y la primera calle que se diseñe corredor verrde será en Olegario Domarco Seller, en el barrio de Carrús, porque era una actuación comprometida de los fondos Edusi, previa al PMUS. Será la que empiece a perfilar estos corredores en el barrio. A partir de ahí, se seguirá trabajando este entorno, pues el horizonte a corto plazo es jerarquizar calles de Carrús y El Pla, de forma que se distribuyan los corredores y se señalen las calles por las que va el tránsito, calmando el tráfico en vías internas. Además, se propone que el transporte público no coincida por estas vías verdes, contemplando este tipo de viales para calles como Josep Maria Buck, o Doctor Sapena, ampliando sus aceras y el mobiliario urbano, aunque esto no significará prohibir el tráfico rodado.

Acceso al Centro y al palmeral

En cuanto a las vías que pasan por el palmeral, también se pacificaría allí el tránsito, aunque solo utilizando vías de única dirección y bici en doble sentido. Con las sendas que pasan por dentro de los huertos, la idea es mejorar su conservación y hacer más cómodo el tráfico ciclista y peatonal. Esta actuación, en general, estaría dentro de las que actuaciones que pretenden fomentar actuaciones como reducir vías de circulación y ensanchar el mobiliario y espacio vegetal. En el caso del acceso al centro, también se trata de mejorar el espacio público y reducir tráfico. En ese sentido, como la Corredora estará peatonalizada, se estima que habrá también menos tráfico en Juan Carlos I al hacer esta peatonalización un efecto disuasorio para pasar por el Centro en coche. 

Así pues, la concejala explica que en la práctica, priorizar ciertos corredores clave son los que dibujarán las supermanzanas, “un ambicioso pero consecuente reto con el plan de movilidad”, indica. Se relegará el tráfico al anillo, para que en el resto de corredores verdes internos se pacifique el tráfico y se garantice el espacio peatonal, desembocando en el corredor verde del Vinalopó. Actuaciones por tanto que irían por toda la ciudad, actuando a corto y largo plazo. Son intervenciones para la legislatura, a cuatro o cinco años vista.

Ahora el plan entra en la fase de evaluación ambiental, dado que se está concluyendo, retocando cuestiones técnicas con la concejalía. A partir de ahí se elevará a la Conselleria para que dé el visto bueno a esta evaluación si así procede. Luego vendrá el periodo de consulta y quedaría listo para su aprobación a final de año o principios de 2021.

Noticias relacionadas

next
x