X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

caen un 7,6% en los nueve primeros meses del año, según ineca

Monarch, el 'Brexit' y Túnez restan 360.000 pasajeros británicos a El Altet en 2018

30/10/2018 - 

ALICANTE. El 'culpable' de que el aeropuerto de Alicante-Elche haya encontrado su techo, como viene contando este diario desde la pasada primavera, tiene un nombre. O mejor dicho, una nacionalidad. Es el turismo británico, el principal usuario (con diferencia) de la terminal, el que ha provocado el freno al crecimiento de El Altet con su llamativo retroceso en lo que va de año. Según los datos recopilados por el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca) y difundidos este lunes, el número de usuarios de las islas británicas ha descendido un 7,6% en los nueve primeros meses de 2018, en comparación con el mismo periodo del pasado año.

Así, hasta septiembre han llegado o partido de El Altet un total de 4,4 millones de pasajeros británicos, según las estadísticas de Aena analizadas por Ineca. Una cifra que mantiene al Reino Unido como el principal mercado del aeropuerto a mucha distancia del siguiente (que es el español, con 1,15 millones de pasajeros), con una cuota superior al 40%. Sin embargo, las cifras evidencian que el contingente británico que ha pasado por la terminal alicantina al cierre del tercer trimestre ha descendido un 7,6%, tal como alerta Ineca. El año pasado por estas fechas, eran 4,77 millones de pasajeros. Es decir, han llegado 360.000 turistas británicos menos.

La caída del pasaje británico es aún más llamativa si se tiene en cuenta que, de las quince principales nacionalidades extranjeras que pasan por El Altet, crecen todas excepto cuatro (Reino Unido, Alemania, Holanda y Suecia), y que ninguna cae tanto como la británica. Así, la segunda caída más acusada se produce en los pasajeros procedentes de Suecia, con un 2,5% menos, según los datos de Ineca. En cambio, han aumentado los pasajeros procedentes de países como Noruega, Bélgica, Irlanda, Dinamarca, Italia... y sobre todo, Finlandia (+17%), Suiza (+17%) y Francia (+32%).

Todos los análisis coinciden en apuntar a la recuperación de destinos competidores, especialmente en el norte de África, como la principal causa del descenso de los visitantes británicos a la Costa Blanca, pero no hay que desdeñar el peso de la quiebra de Monarch y los primeros daños del 'efecto Brexit'. En este sentido, desde Ineca señalan que la salida del Reino Unido de la UE afectará más a la compraventa de segundas residencias en la provincia que al turismo clásico, pero la depreciación de la libra por el temor a un Hard Brexit habría llevado a los turistas británicos a buscar destinos más económicos.

En cuanto a la quiebra de Monarch, que dejó de operar en El Altet hace justo un año, en octubre de 2017, la aerolínea de bajo coste transportaba unos 600.000 pasajeros al año hasta Alicante, según los datos facilitados en su día por Hosbec. Si bien el aeropuerto y los empresarios del sector esperaban que la demanda se bastase para que otras compañías ocupasen el hueco de la desaparecida Monarch, lo cierto es que (tal como advertía ya este diario en abril) no ha sido del todo así, por lo que parte del descenso cabe imputarlo a la reducción de slots.


En cuanto al primer factor que apuntan todos los análisis, la recuperación de destinos competidores, el último informe de Hosbec señala a Egipto, Turquía y Túnez como los principales enemigos del sector en la Costa Blanca. Según los últimos datos de Hosbec BigData, se ha producido un incremento en la contratación de paquetes de Turquía (+69%), Egipto (+58%) y Túnez (+41%), que son competidores directos del modelo de 'sol y playa' español. En paralelo, Benidorm ha perdido en lo que va de año 390.000 pernoctaciones respecto al mismo periodo del pasado ejercicio.

La caída del contingente británico ha llevado al aeropuerto, que el año pasado crecía a dos dígitos, a estancarse cerca del 'crecimiento cero'. Si los datos del último trimestre del año no mejoran, todo apunta a que este podría ser el primer ejercicio desde la crisis en la que El Altet pierda pasaje, tras marcar en 2017 su récord histórico con 13,7 millones de usuarios. Al cierre del noveno mes del año, la terminal había logrado crecer un 0,2% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con 10.912.346 pasajeros. El tráfico internacional, sin embargo, ha caído un 1%, con los británicos como principales protagonistas. Los pasajeros del Reino Unido, aún así, siguen aportando el 40,3% del tráfico.

Noticias relacionadas

next