X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de diciembre y se habla de IVACE polígonos industriales benidorm vectalia EMPRENDEDORES

ineca propone diseñar una estrategia global para la provincia ante el escenario

Ahora sí, Alicante nota el impacto del Brexit: 150 millones menos de negocio con Reino Unido

21/09/2018 - 

ALICANTE. Han pasado más de dos años desde el referéndum de junio de 2016 en el que una exigua mayoría de ciudadanos británicos votó a favor de abandonar la Unión Europea, el temido Brexit. Tras dos ejercicios de previsiones apocalípticas que nunca se cumplían (el negocio de la provincia con el Reino Unido, incluso, mejoró en 2017), el 'efecto Brexit' parece que por fin, ahora sí, empieza a afectar a la provincia de Alicante. Concretamente, en 150 millones de euros, que es el volumen de negocio que perderá la provincia en 2018 con respecto al mercado británico.

Así se desprende del último informe elaborado por el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca) presentado este jueves en el Business World Alicante (BWA) ante un nutrido auditorio con representantes de las instituciones y las principales empresas de la provincia. Según los datos y las previsiones desgranadas por el director de Estudios de Ineca, Francisco Llopis, la provincia facturará este año algo menos de 2.200 millones de euros al mercado británico, entre exportaciones, turismo y compraventa de viviendas. Una cantidad que reduce la exposición en 150 millones de euros, o lo que es lo mismo, el negocio cae un 6,5% respecto al año pasado.

La variable en la que más se nota la caída del negocio es en el turismo. No solo por el Brexit, sino por otros factores como la recuperación de mercados competidores o la depreciación de la libra, a juicio de Llopis. En 2017 llegaron a Alicante 2,4 millones de turistas del Reino Unido, y las previsiones para este ejercicio apuntan a los 2,2 millones: 200.000 visitantes menos. Un "pequeño descenso" después de que el dato de 2017 fuese el mejor del último lustro. En el caso del turismo, "hay 1.300 millones en juego", según Llopis, que es lo que se gastarán los turistas británicos en la provincia este año. "No tienen un gasto per cápita alto, pero son muchos", enfatizó. En 2017 el Brexit no se notó, pero todo apunta a que este ejercicio sí lo hará, con una reducción del gasto total del turismo británico en torno al 10,3%.

En cuanto a la compraventa de vivienda, el negocio en este caso se eleva a 590 millones de euros, que es lo que se calcula que invertirán este año en inmuebles los compradores británicos. Un dato algo inferior al del año pasado (591,7 millones) y lejos del mejor año, justo antes del Brexit: en 2015 fueron 631,15 millones de euros. En unidades, los británicos comprarán este año unas 4.384 viviendas, al mantenerse la línea descendente iniciada en 2015 (4.826 transacciones). En 2015, el mercado británico acaparaba el 27,6% de las operaciones inmobiliarias con extranjeros. Su peso se ha reducido ahora al 18,3%, pese a lo cual el sector se mantiene. "La crisis nos ha venido bien para buscar otros mercados", consideró Llopis, "porque desde el referéndum del Brexit las ventas a británicos no han parado de bajar".

En cuanto a las exportaciones, con datos que solo tienen en cuenta las directas (no se computan los productos de Alicante que salen hacia el Reino Unido desde otras provincias, o como componentes de otro producto), hay 700 empresas de la provincia que tienen negocios con las Islas Británicas. "El 5,8% de las firmas que trabajan en el Reino Unido están aquí". El mercado británico, eso sí, no es el principal para las exportaciones alicantinas, y solo supone el 5,1% de las ventas al extranjero de la provincia. "Las ventas se han mantenido estables en este periodo, veremos qué pasa en el futuro", señaló Llopis. Los productos que más se venden son el calzado y el hortofrutícola, a los que al ser de primera necesidad quizá les afecte menos el Brexit. El negocio en juego, en este caso, es de 275 millones de euros.

Un foro estratégico basado en datos

Para el presidente de Ineca, Rafael Ballester, "la incertidumbre hace que se tomen decisiones de una gran trascendencia sin la suficiente información sobre sus efectos. No estamos preparados para rupturas decididas sin datos objetivos, y por tanto muchas veces tomadas más con el corazón que con la cabeza. Es algo que quizás deberíamos revisar", consideró. A su juicio, "la negociación debe analizar y resolver los problemas que sufrirá la ciudadanía", como la movilidad, la sanidad, la educación y las pensiones, en ambas direcciones. "Esperamos que finalmente prospere el sentido común en estas cuestiones".

Para el presidente del instituto el escenario que se abre es "también una oportunidad", por lo que reclamó "foros donde agentes sociales y económicos, públicos y privados, sobre la base de datos rigurosos, simulemos estrategias y propongamos medidas globales y sectoriales, para mitigar daños, reducir riesgos y optimizar oportunidades". Un trabajo que ayude a afrontar los efectos del Brexit en la provincia, con el valor añadido de "institucionalizar una actitud de anticipación y proactividad ante los riesgos del mundo actual".

Tras la presentación del estudio, el acto continuó con una mesa redonda formada por expertos y moderada por la vicepresidenta de Ineca, Beatriz Martín. Juan Manuel Autero, experto en Mercados Financieros del Banco Sabadell; Ester Cucala, responsable de Fiscalidad Internacional de PwC Levante; Paul Clark, agregado de Asuntos Económicos en la Embajada Británica y Rory Byrne, CEO de Total Produce y cónsul general honorífico de Irlanda, analizaron el escenario y trataron de anticipar qué tipo de Brexit habrá que afrontar. Todos coincidieron en que, en mayor o menor medida, la ruptura entre el Reino Unido y la Unión Europea tendrá consecuencias para las empresas, que deben estar preparadas.

"La inacción en una situación como la actual no parece no ser una postura responsable", consideró Autero. "Sobreactuar tampoco parece que sea la forma adecuada de afrontar este momento. La creatividad, el análisis, la sensatez, el ingenio y la valentía sí parecen una buena lista a aplicar en nuestras decisiones profesionales y personales", defendió. Por su parte, Cucala cree que no puede descartarse un Brexit duro (sin acuerdo y sin periodo transitorio), por lo que "el sector inmobiliario y el del turismo pueden verse afectados por una salida brusca". Así, recomendó a las empresas elaborar un plan de contingencia para marzo de 2020.

El diplomático británico destacó que, aunque la libra se ha depreciado desde el referéndum, los salarios en el Reino Unido están aumentando a una tasa anual de 2,9% y la tasa de desempleo es de un mínimo histórico de 4%. Clark pidió "proteger los derechos de los británicos en España y los españoles en el Reino Unido y también comprometernos a una estrecha asociación económica con el comercio sin fricciones fronterizas". Por su parte, Byrne confió en que todos los actores den un último empuje a las negociaciones, aunque recomendó que las empresas "se preparen para lo peor" porque "podríamos tener que trabajar con Reino Unido como si fuera un país más de la Organización Mundial del Comercio (OMC)".

Homenaje a Perfecto Palacio

Finalizado el acto, el presidente de Ineca hizo subir al escenario a su predecesor en el cargo, Perfecto Palacio, para rendirle un sencillo homenaje. Palacio, recién elegido presidente del consejo provincial de CEV en Alicante, acudió junto a otros miembros del comité ejecutivo para asistir a la presentación y debate del estudio. El empresario alicantino recogió una caja impresa en 3D con todos los estudios en los que ha participado como presidente del instituto (abandonó el cargo en 2017, tras cuatro años), antes del cóctel con el que finalizó el acto.

Noticias relacionadas

next