X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis ap 

Las razones de la UA para convencer a los suyos (y al Consell) para implantar el grado de Medicina  

21/07/2019 - 

ALICANTE. El debate sobre la implantación del grado de Medicina en la Universidad de Alicante ha llegado a su punto más candente: el campus de San Vicente del Raspeig tiene todo a su favor, pero no el visto bueno político. La Generalitat, a través de la Conselleria de Innovación y Universidades, le ha recomendado que llegue a un acuerdo con su rival, la UMH, para que oferten el grado de manera conjunta, como una especie de doble grado.

La Generalitat objeta que autorizar Medicina en Alicante, a siete kilómetros de Sant Joan, que es donde se halla la facultad de la Universidad Miguel Hernández de la UMH, supone un sobrecoste a las arcas públicas que ahora se pueden soportar. Este es el argumento que se utiliza en público. En privado, algunos responsables de la Generalitat consideran que este es un proyecto personal de su rector, Manuel Palomar, y que internamente no cuenta con tanto respaldo como él dice.

Hace un año, este debate ya surgió en el seno de la Comisión Académica del Consejo Social de la Universidad de Alicante, que es la que inició el trámite solicitar la implantación del grado. Las cuestiones que más polémica generaron para cuestionar la petición fueron: la ‘cantidad’ de los estudiantes, es decir, número de futuros médicos, y la ‘calidad’ de la formación a recibir. 

Y éstos fueron los argumentos utilizados para rebatir las críticas y defender la implantación del grado:

Empleabilidad

La primera razón que se esgrime en que los próximos años se van a jubilar muchos médicos en la provincia de Alicante y es necesaria su reposición. Así, se especifica que actualmente el número médicos ejercientes y colegiados en el Colegio de Alicante es el siguiente (datos de 2018): en el tramo de los 48 a 53 años, 887 profesionales; tramo 54 a 59 años, 1.136  profesionales; y tramo 60 a 65 años, 1.295 profesionales. Es decir, que en los próximos años harán falta más de 2.500 profesionales. Con el grado de la UMH, el número de plazas ofertadas es de 130. Con un índice de éxito del 90% (=117), en el tramo de 6 años, serían 702 estudiantes los que finalizarían sus estudios de grado de Medicina. 

Trasladando esta situación a una nueva facultad de Medicina en la Universidad de Alicante y las plazas que ofertaría, que es 90 -y con un índice de éxito del 90%- "tendríamos 81 egresados/año y en los tramos de 6 años, 486 graduados con los que se cubriría ese déficit", asegura el informe de la Comisión Académica del Consejo Social. Entre las dos facultades podrían aportar casi 1.200 médicos nuevos en los próximos años.
 

La calidad de las prácticas

Es un tema clave porque es la Conselleria de Sanidad quien debe validarlo. Y en estos momentos, es el informe de Sanidad -no vinculante- el que faltaría para dar el empujó definitivo a la Facultad de Medicina en la UA. Defiende la Comisión Académica que si hay facultad en la UA, se producirá "un aumento de alumnos en prácticas y éste no tiene porqué derivarse necesariamente en un detrimento de la calidad de la formación, siempre que se planifique y se dote convenientemente esta actividad. En la provincia de Alicante contamos con centros hospitalarios, con capacidad para acoger, en condiciones semejantes, e incluso mejores, a las que encontramos en otras provincias y comunidades". Hay que recordar que en su plan de estudios, la UA ya tiene acuerdos con hospitales privados para que sus futuros alumnos realicen las prácticas. Y eso es una de las cuestiones que tiene autorizar el departamento de Ana Barceló.

Defiende que la UA que "en la provincia de Alicante contamos con centros hospitalarios, con capacidad para acoger, en condiciones semejantes, e incluso mejores, a las que encontramos en otras provincias y comunidades". "Los datos son meramente indicativos, pues ni se contempla la dimensión de los hospitales ni sus posibilidades para la formación. Pero lo cierto es que los hay. Y lo que es muy importante -añade el argumentario de la UA- si la ‘calificación’ de hospital universitario exige un incremento de su calidad, en recursos humanos y materiales, bienvenida sea esa calificación, puesto que redundará en bien no solo de los ‘formando’ sino de sus usuarios", defiende el campus de San Vicente.

A ello se añade otro argumento: en Alicante "se daría la posibilidad de realizar prácticas con grupos más reducidos de alumnos, al atender a una población más numerosa (el doble y el triple), son mucho mejores en Alicante que en Castellón y Valencia". Y esa cantidad se reduciría más de contar con los hospitales privados y concertados para las prácticas. Es decir, con la actual oferta de la UMH, cada alumno en prácticas podría atender 13.998 pacientes; si se incorpora la UA, esa cifra baja a 8.271 paciente por alumno, defiende el campus de San Vicente.

A su juicio, esas cifras también se pueden estudiar con los sujetos pacientes (poseedores del SIP).  "En Alicante tenemos, tras Baleares, el mayor número de ‘sujetos pacientes’ que relacionamos con alumnos en prácticas. Y, con el incremento de las plazas de la UA, se pasaría al cuarto lugar, tras Baleares, Castilla la Mancha y Extremadura. Es decir se tienen más posibilidades de grupos pequeños que en la mayoría de universidades".

Las plazas MIR

Aquí la conclusión de la UA es clara: "Con una tasa de éxito 90%, son 117 alumnos los que finalizarán sus estudios. Las plazas que se ofertan para la formación MIR son 203, con tendencia a un ligero aumento. La provincia de Alicante es muy generosa con esas 86 plazas ‘restantes’, que, en el supuesto de añadirse los egresado de la Universidad de Alicante (81), sí que quedarían cubiertas.  No vemos esta correspondencia en otras provincias ni comunidades, pues en 11 de ellas (de 16), también la Comunitat Valenciana en su conjunto, son más los médicos egresados que las plazas que se ofertan. Son esas 5 comunidades, y nuestra provincia de Alicante, quienes, con menos egresados, han de compensar los números.  

Con estas cifras, la UA pretende demostrar que con la oferta actual de los MIR asignados a la provincia de Alicante habría suficiente capacidad para los que se graduasen en la UA.

Hospitales universitarios

Por último está el debate de si los hospitales en los que deben hacerse las prácticas deben tener la calificación de universitario, que otro de los argumentos que se le ha recriminado a la UA por incluir a muchos centros privados en su plan de estudios para las prácticas. En este punto, el Comisión de la Salud propone que se incremente el número de hospitales que cumplan esta condición. "Redundará no solo en la formación de los estudiantes y ‘mires’ sino también en los ‘sujetos pacientes’, sus usuarios", defiende la UA.

A ello, el campus de San Vicente añade otro argumento para ensalzar su plan de estudios, y que, a su juicio, lo ha hace diferente del resto. "El impulso que debe dar la UA al dominio de los idiomas por parte de los futuros médicos y la colaboración con los centros hospitalarios privados, ya implantados en nuestra provincia, que son ‘punteros’ y reconocidos a nivel mundial, la propuesta de ‘retomar’ el grado de Medicina en la UA está más que justificada", concluye el informe. "Más que competencia ‘sana’ entre las universidades de la provincia, debemos tender a la colaboración entre ellas con el objetivo de llegar a una gran Facultad de Ciencias de la Salud, referente mundial".

Y esta última conclusión casi coincide con la propuesta que le ha hecho el Consell a la UA y a la UMH: generar una gran Facultad de Ciencias de la Salud, pese a que la Universidad de Alicante sigue defendiendo que hay argumentos (numéricos) más que de sobra para que su grado de Medicina salga hacia adelante. Los próximos meses serán claves para ello.

Noticias relacionadas

next
x