X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

compromís había exigido su cese

La asesora Blanca González dimite tras la presión por su fichaje por una empresa ligada al Distrito Digital

15/01/2019 - 

ELCHE. Después de su fichaje por Vectoris en noviembre, y tras las exigencias de Compromís de que trabajar como asesora a media jornada y a la vez en una empresa privada ligada al Distrito Digital era incompatible, iniciativa de Proyectos Temáticos que dirige su excompañero en la bancada socialista ilicitana, Antonio Rodes, Blanca González ha renunciado a su cargo. A pesar de estar trabajando en la compañía desde noviembre, el 3 de diciembre el alcalde Carlos González firmó un edicto por el que se daba de alta como asesora a media jornada para llevarse más de 18.000 euros brutos anuales.

Con la exigencia de Compromís de su cese, la segunda vez tras la deuda generada con Ilidexsa, en la que el Ayuntamiento tuvo que devolver medio millón de euros a la compañía, el alcalde le ha comunicado a González la situación para que dimita, por lo que no ha habido cese: ha renunciado la asesora. En cualquier caso, y según el Ayuntamiento, la asesora había anunciado en diciembre que se iría después de Navidad, tras finalizar unos actos de las fiestas que ella había coordinado. El alcalde ha agradecido a Blanca González "el gran trabajo realizado en los últimos años y su contribución al engrandecimiento de las fiestas de Elche".

Así pues, Blanca González deja la función pública después de más de diez años en activo en distintas administraciones. De 2007 a 2011 fue concejal de Educación y Fiestas e integrante del Consejo Social de la UMH. De 2011 a 2015 fue concejal secretaria del Grupo Municipal Socialista y la trasladaron a la Diputación de Alicante, cobrando alrededor de 19.000 euros anuales, a modo de puerta giratoria para compensar la suspensión de su dedicación exclusiva como concejal. En 2015, con las nuevas elecciones, pasó de nuevo a cobrar del erario público municipal (36.000 euros), como asesora del gobierno. Hasta ahora, tras hacerse público su fichaje por la única empresa que participó en un concurso público impulsado por el proyecto socialista del Distrito Digital. Deja la política por la puerta de atrás, con polémica incluida, y con socios del equipo de gobierno dejando caer si tiene la formación para la que se exigía el puesto en la compañía murciana. 


Noticias relacionadas

next
x