X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el acto reúne a numerosos empresarios y representantes institucionales

El Distrito Digital se politiza: 'inauguración' en precampaña, vacío del PP y Puig saca pecho

3/10/2019 - 

ALICANTE. El Distrito Digital de la Comunitat Valenciana, el gran proyecto del Consell para favorecer la transición del modelo económico de la Comunitat hacia la economía digital, corre el riesgo de caer en lo que temen los empresarios que vieron con buenos ojos su puesta en marcha hace dos años: una excesiva politización que provoque que no todos lo sientan como suyo. Y a juzgar por el acto de presentación que acogió este miércoles el edificio 1 del Distrito, el que antes fuera el edificio de oficinas (nunca utilizado) de Ciudad de la Luz, se podría decir que ya ha sucedido.

El contexto, desde luego, no ayudaba. El director general de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV), Antonio Rodes, quería que el presidente Ximo Puig, a quien se atribuye la idea (inspirada por Andrés Pedreño) de convertir los fallidos estudios de cine en punta de lanza de la transformación digital del territorio, protagonizase una puesta de largo como mandan los cánones. El calendario, esbozado por el propio Rodes en una entrevista con Alicante Plaza, apuntaba a la pasada primavera. Pero llegó el adelanto electoral, y hubo que posponerlo. Y luego el verano. Y luego, la repetición de elecciones. O se celebraba ya, o había que dejarlo para principios de 2020. Consecuencia: el inevitable aroma a precampaña.

Y lo cierto es que el Distrito Digital es ya una realidad potente, por lo que había 'materia' para traer al presidente. Finalmente, el formato que se dio al acto fue el de presentación al sector de los proyectos en marcha y una charla sobre financiación a cargo del director del IVF, Manuel Illueca, que no casaba demasiado con el resto del contenido. Rodes se encargó de la presentación técnica, en la que adelantó el plan de acción del Distrito Digital, formado ya por 63 empresas (más 10 a punto de aterrizar), y dejó para Puig la parte política, en la que el presidente disertó más sobre la 'filosofía' del Consell que sobre el proyecto concreto en que se plasma. Consecuencia: más aroma a precampaña.

Por si faltaba algo, el PP se encargó de evidenciar que ve el Distrito Digital como algo ajeno, al hacer un vacío casi completo a la presentación. Frente a la avalancha de alcaldes y altos cargos socialistas (del Consell y de las Cortes Generales), los populares apenas estuvieron representados por la portavoz del equipo de gobierno de Alicante, Mari Carmen de España, en un discreto segundo plano, y el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana. En cambio, las primeras filas estaban copadas por consellers (Carolina Pascual), diputados (Alejandro Soler, Patricia Blanquer), senadores (Carlos Giménez, Josefina Bueno...), o alcaldes como los de Elda, Rubén Alfaro, Elche, Carlos González, o Sant Joan d'Alacant, Jaime Albero. La ausencia de representantes de Compromís (salvo Sonia Tirado, alto cargo en la Conselleria de Innovación) u otras formaciones llevó a algún asistente a comentar que "esto parece un acto del PSOE".

De esta forma, el Distrito Digital y la idea de 'Alicante Futura' del Ayuntamiento de Alicante siguen caminando de espaldas, a pesar de lo interrelacionados que deberían estar. Al margen de dirigentes socialistas, eso sí, el acto congregó a una nutrida representación del empresariado y el ecosistema emprendedor alicantino: Cedelco, Fempa, CEV, Cámara de Comercio, Mercadona, Fundeun, Fundesem, Estics, Ineca, Círculo de Economía, o Terciario Avanzado, entre otras muchas asociaciones empresariales, estaban representadas entre los asistentes.

El discurso de Puig, justo antes de un receso (durante el cual el presidente se tomó algunas fotos con varios asistentes antes de seguir con su agenda) para que luego retomase el acto Illueca, permitió al presidente sacar pecho no solo por el proyecto, sino por las líneas maestras de la política que ha cristalizado en el Distrito Digital. Y, de paso, mandar algún recado al anterior Consell del PP y ponerse alguna medalla. "Estábamos en una situación difícil, con Ciudad de la Luz abocada a la quiebra, de más de 300 millones solo íbamos a recuperar 19", recordó. Puig reivindicó el logro de rebajar la sanción europea y la posibilidad de volver a llenar de contenido el activo inmobiliario, y defendió la apuesta de su Gobierno por pasar de una "economía del ocio" a un modelo "basado en la formación y la tecnología".

El presidente, que ofreció el Distrito Digital como instrumento para contribuir a la recuperación de la Vega Baja tras la gota fría con un cambio de modelo productivo, vaticinó que el proyecto expandirá su campo de acción como "vector de la nueva economía" desde Alicante hacia el conjunto de la Comunitat Valenciana. Por ello, Puig aseguró a los empresarios presentes (también estaban representadas las tecnológicas con sede en el Distrito) que el Consell evita "el tutelaje y el dirigismo", e incidió en la necesidad de conformar una "alianza efectiva" entre el sector público y el sector privado, y abrir paso a la participación de los ayuntamientos.

Noticias relacionadas

next
x