X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de septiembre y se habla de gtt torrevieja consejo social ua francisco mojica OHL benidorm

RENOVACIÓN DE LA ESCENA URBANA EN EL CENTRO DE ALICANTE

El Casco Antiguo, en venta: crece la oferta de edificios y solares al calor de los pisos turísticos

30/06/2019 - 

ALICANTE. La lenta pero progresiva transformación en la que se encuentra inmerso el Casco Antiguo de Alicante, desde el monocultivo del ocio nocturno hasta otro modelo diversificado y salpicado por gastrobares y restaurantes, está provocando otro efecto paralelo. Basta con callejear desde la Concatedral de San Nicolás, al Convento de las Monjas de la Sangre, seguir hasta la Plaza del Carmen y la calle Labradores -o incluso llegar a la frontera con el Raval Roig que representa la calle Villavieja-, para contabilizar más de una docena de solares y edificios enteros en los que pende el cartel de se vende.

El fenómeno no es nuevo. Algunos de esos inmuebles están en el mercado desde hace años, como sucede con el número 16 de la Plaza del Carmen: sede de los antiguos cines Astoria. El edificio busca comprador desde poco después de que se confirmase su cierre definitivo, hace ahora justo una década. Sin embargo, lo cierto es que es ahora cuando la fiebre por las ventas se ha viralizado, al calor de otro fenómeno que sí es novedoso: la proliferación de apartamentos turísticos tanto en el Casco Antiguo como en el Centro Tradicional.

El propietario de uno de esos edificios en venta, que prefiere permanecer en el anonimato, lo resume de manera clara: "Ahora que parece que estamos saliendo de la crisis económica general y que varios grupos de residentes extranjeros han decidido invertir en el Casco Antiguo para abrir apartamentos turísticos, hemos creído que era un buen momento para ofertar el edificio", explica.

Lo cierto es que la lista de esos apartamentos, en bloque o en pisos aislados, es larga: desde los del Grupo Tito, hasta los de Tomate Rooms, los de Luces de Catedral, Flat City Center, Melia Old Town Apartments, Apartamentos Boutique Luxury, Cienfuegos Apartments... Todo, sin contar con otro tipo de establecimientos, como el veterano Hotel de Les Monges o el Hotel Boutique Siglo XVII en el antiguo Palacio de Die, por ejemplo.

"La verdad es que todos los centros históricos de las grandes ciudades, como Madrid o València, ha sufrido un proceso similar: había una situación de degradación que dio paso a una regeneración, y parece que ahora ese el momento en el que se encuentra el casco histórico de Alicante", añade ese mismo vendedor. 

"El único problema son las trabas y el bloqueo que pone la administración, como cuando alguien acude al Ayuntamiento a pedir información sobre qué se puede hacer en determinado edificio o pide los permisos para hacer obras y no sabe nunca cuándo los va a conseguir", se lamenta.

Sea como fuere, la tendencia de la venta se ha ido extendiendo a varios puntos del barrio como el solar del número 2 de la calle Las Monjas, disponible para cualquier inversor interesado desde hace unos meses. A priori, da cabida a la construcción de 18 viviendas en un punto especialmente turístico, frente al Convento de Las Monjas de la Sangre. Su precio, 1,2 millones y ya se habrían registrado varios tanteos por parte de posibles compradores.

Otro inmueble en venta es el situado en la calle dels Sants Metges, que comercializa la inmobiliaria Carbonell. Y la situación se reproduce con el número 18 de la calle del Carmen, también en manos de otra agencia (en este caso, Huesca & Serradell). 

Además, este mismo enero se cerró una de las últimas operaciones de venta en la órbita de influencia del mismo Casco Antiguo: un edificio de la calle Villavieja con trasera en calle Balseta, comprado por inversores extranjeros con un desembolso de 800.000 euros. 

Y, además de la reciente compra del edificio situado junto al claustro de la Concatedral de San Nicolás, adquirido por inversoras italianas, también se acaba de concretar la venta del número 7 de la calle San Agustín: un inmueble de planta baja más cuatro alturas comercializado por Gestrumar que dará paso a la construcción de apartamentos turísticos.

Noticias relacionadas

next
x