X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

sostiene que se demuestra la ruptura del 'veto impuesto' por el extinto tripartito

Barcala exprime el plan de tienda de Ikea: insta a la izquierda a no bloquear y confía en más pasos

22/05/2019 - 

ALICANTE. El alcalde de Alicante y aspirante a la reelección por el PP, Luis Barcala, no ha tardado en reaccionar al proyecto de apertura de una tienda de Ikea en el centro comercial Gran Vía, en la que se podrían tramitar y recoger pedidos, como ya es posible en las tiendas abiertas en Torrevieja y Ondara y en el punto de recogida de La Nucía. Sólo unas horas después de que se diese a conocer esa previsión, y a cuatro días de que se celebren las elecciones municipales del próximo domingo 26 de mayo, el primer edil se ha apresurado a valorar ese proyecto, al que se ha referido como una oportunidad. Es más, ha aprovechado esos planes de apertura para reprochar a los partidos que conformaron el extinto tripartito -PSOE, Guanyar y Compromís- el supuesto bloqueo que, a su juicio, impusieron a la instalación de la multinacional en los tres primeros años de este mandato.

"Una noticia como la implantación de una tienda de Ikea de Alicante siempre es una buena noticia para nuestra ciudad, entre otras cosas porque se demuestra que se rompe así con el veto que la izquierda, que el tripartito, puso a la llegada de multinacionales como Ikea y otras grandes empresas y que esa tendencia se ha roto en este último año", ha señalado, a través de un comunicado en formato audio.

Barcala ha deslizado, también, la existencia de supuestos contactos con la compañía sueca que se habrían emprendido desde su llegada a la Alcaldía y que, según parece insinuar, podrían haber tenido alguna influencia en el proyecto de tiende conocido ahora. "No obstante, permítame que no comente nada de los contactos mantenidos porque aquí lo importante es que Ikea apueste por nuestra ciudad, apueste por Alicante", ha añadido. 

El candidato del PP desliza la existencia de contactos con la multinacional aunque elude concretar en qué habrían consistido

Lo cierto es que, hasta ahora, ni Barcala ni nadie del equipo de Gobierno ha detallado la existencia de avances concretos en una supuesta negociación con Ikea. Cada vez que se le ha cuestionado al respecto, el primer edil se ha limitado a insistir en que se mantenían los contactos sin precisar más que todo dependía de las condiciones que se acordasen. 

En todo caso, ha confiado en que "la izquierda, que el tripartito, no haga lo imposible como siempre para que se frustre un proyecto de ciudad, un proyecto de inversión en nuestra ciudad". Así, incluso ha augurado que podría producirse más avances en futuro, aunque sin concretar nada más sobre cómo podrían materializarse. "Se trata de un primer paso de Ikea que espero que no sea el último", ha apostillado.

La posibilidad de que se instalase una tienda de gran formato de la multinacional del mueble en Alicante ha sido uno de los asuntos que ha centrado el debate político municipal al menos en los últimos once años, cuando una de las empresas propiedad del conocido promotor Enrique Ortiz, Alicante Avanza, inició la tramitación de una Actuación Territorial Estratégica (ATE) en el sector de Rabasa en la que se incluía la instalación de Ikea junto a un macrocentro comercial anexo. Ese proyecto, que sucedió a las 13.000 viviendas del Plan Rabasa, acabó extinguiéndose en 2016, por la renuncia de Alicante Avanza, ante la dificultad de cumplir los requisitos exigidos por la Generalitat para que se acordase su aprobación. Como ha contado este diario, un juez ha desestimado la reclamación patrimonial presentada por Alicante Avanza frente a la anulación del Plan Rabasa, dictada por el Tribunal Supremo (TS) en 2015.

A partir de entonces, el extinto tripartito intentó un acercamiento con la compañía sueca para modular su aterrizaje en Alicante, de modo que se contemplaba la posibilidad de su instalación en el mismo sector de Rabasa, en la franja de suelo próxima al eje de la Avenida de la Universidad, pero sin macrocentro comercial anexo. En esos contactos, se cerró un encuentro entre los representantes del equipo de Gobierno y de la multinacional, en Madrid, que acabó anulándose después de que el entonces alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, renunciase a acudir a la cita tras alegar que no era un encuentro al máximo nivel.

Desde ese momento, Ikea ha venido insistiendo en que seguía interesada en asentarse en Alicante aunque sin materializar ni concretar planes concretos. En paralelo, sí ha ido formalizando la apertura de tiendas de pequeño formato en las que se pueden realizar pedidos y recoger entregas, como viene informando Alicante Plaza.

Noticias relacionadas

next
x