X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

aprecia descuadres en la documentación facilitada por la entidad

El PP de Alicante ya apunta anomalías en los gastos de Escola y avisa con acciones legales

12/12/2018 - 

ALICANTE. La controversia política planteada en torno a la organización de la feria de publicaciones en valenciano -la llamada Plaça del Llibre- parece evolucionar hacia un segundo estadio: el de las acciones legales. El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante anunció este martes que, a la vista de la documentación facilitada por Escola Valenciana en respuesta al requerimiento municipal, había decidido facilitar toda la información disponible sobre los gastos del certamen de 2017 "a los servicios jurídicos del grupo popular para que estudien si procede acudir a los tribunales", según precisó la portavoz del PP, Mari Carmen de España, tras su comparecencia para dar cuenta de los acuerdos adoptados en Junta de Gobierno. 

De España detalló que el nuevo requerimiento anunciado este lunes se había planteado tras haber recibido esa nueva documentación "precisamente porque la información que se ha aportado no responde a lo que se había solicitado". En concreto, precisó a que se había requerido copias de las facturas y documentos de pago correspondientes a cada uno de los conceptos incluidos en la factura que la entidad cívica presentó y cobró del Ayuntamiento por la organización de la feria de 2017. 

En esa factura, según desgranaron los populares en un comunicado posterior, se detallaban los siguientes conceptos: equipo de sonido, por 1.950,00 euros; vigilancia, 2.102,54 euros; carpas y cortinas, 1.311,30 euros; pancartas, 821,11 euros; montaje y desmontaje 314,71 euros; instalación eléctrica 2.177,18 euros; sillas y mesas, 891,68 euros; baños químicos y limpieza, 349,46 euros; grupo electrógeno 571,84 euros; limpieza (dos personas), 155,10; y, por último, gastos de personal, 1.530,63. La cifra global ascendía a 12.175,55 euros, lo que hacían un total de 14.732,42 con IVA incluido.

Esa factura fue supervisada por los técnicos municipales y por el departamento de Intervención y se pagó sin que se pusiese ningún reparo ni advertencia de irregularidad, como ya ha admitido el equipo de Gobierno con anterioridad. Sin embargo, este martes, los populares subrayaron que Escola Valenciana no habría facilitado ahora "las correspondientes facturas o documentos que acrediten que efectivamente dichos pagos se corresponden con los trabajos supuestamente realizados y que sí se detallan en la factura remitida y abonada por el Ayuntamiento, pero sin haberse aportado soporte documental".

En concreto, la información facilitada por la entidad cívica (dedicada a la promoción del valenciano) sería "un  documento que recoge un importe de 1.531,20 abonado por las horas     trabajadas a un total de 6 trabajadores, pero que no incluye ningún tipo de soporte documental que acredite dichos pagos;  una factura global de una empresa subcontratada por Escola Valenciana por valor de 10.520,85 euros (IVA incluido), que no detalla ningún concepto reflejado en la factura presentada al Ayuntamiento; y una factura de otra empresa por iluminación y sonido por valor de 2.359,50  euros (IVA incluido)".

A la vista de esa información, según el PP, se desprendería que "el documento de justificación de gasto de personal (1.531,20 euros) no coincide con lo que se facturó al Ayuntamiento (1.530,63), en lo que parece un intento de cuadrar las cifras". Y prosigue: "Llama la atención que en la documentación aportada por la organización de la Plaça del Llibre de un año antes (2016), se reconociese el pago de una nómina por un importe de 1.575,22 euros a Ismael Vicedo -número 3 de Compromís y pareja de la edil María José Espuch-, y que en 2017 una cantidad muy similar se divida entre 6 personas, que trabajaron desde 1 a 12 días y desde 2 a 8 horas, cobrando 15,95 euros por hora, con independencia de su función". Además, abundaron en que "la factura global de 10.520,85 euros no detalla ninguno de los conceptos que sí constan con cifras al céntimo, aunque sin justificar, en la factura presentada y pagada por el Ayuntamiento. El concepto global de dicha factura es 'trabajos por actividad de fomento del libro y lectura en valenciano en Alicante'".

Bellido insiste en que los gastos fueron fiscalizados y pagados con el visto bueno de la Intervención municipal

Además, el equipo de Gobierno subrayó que "la suma de los únicos tres conceptos presentados por Escola (personal, global, iluminación y sonido) no termina de cuadrar con la factura presentada y pagada por el Ayuntamiento". La factura cobrada por Escola Valenciana (IVA incluido) fue de 14.732,42 euros, mientras que la documentación aportada ahora supondría una cifra de 14.733,1052 euros. Así, De España insistió en que "la cercanía de las cifras, pero no su exactitud, es cuanto menos sospechosa y parece denotar un supuesto intento de cuadrar a posteriori unos gastos que en su día no se aportaron y que ahora sospechosamente intentan acercarse, pero no cuadran".

De ahí que insistiese en remarcar que "si el objetivo era organizar una feria del libro en valenciano y había una empresa externa a Escola Valenciana que asumió el mayor importe del contrato y el mayor trabajo, por qué el concejal Bellido", edil de Presidencia y Promoción Lingüística cuando se concertó la celebración de la feria "no pidió varios presupuestos para poder elegir entre la oferta más ventajosa en lugar de adjudicar la contratación directamente a Escola".

Y continuó: "Por qué no coinciden los importes aportados en gastos de personal con lo que se facturó al Ayuntamiento y por qué no se aporta ningún tipo de justificación de los pagos a los trabajadores citados en el escrito aportado por Escola y que se hizo con fecha del 29 de noviembre de 2018, un año después de organizarse el evento y solo después de los requerimientos del Ayuntamiento". A ello, el PP añadió todavía otras dos interrogantes más: "Por qué en la factura global que concentra el grueso del contrato (10.520,85 euros) no se detallan los mismos conceptos que Escola Valenciana sí incluyó en la factura que presentó al Ayuntamiento". Por último, el PP se cuestionó "por qué esta documentación que ha aportado ahora Escola no se incluyó en su día en el expediente del contrato y sólo se ha aportado ahora después del requerimiento del Ayuntamiento".

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, señaló, por su parte, tras conocer las manifestaciones de De España en la rueda de prensa sobre los asuntos tratados en Junta de Gobierno, que, a su juicio, "el PP vuelve a confundir el partido con la institución, máxime después de haber anunciado que iba a poner documentación del Ayuntamiento en manos de los servicios jurídicos del grupo popular; eso demostraría que todo este debate gira exclusivamente en torno a un interés político ligado a la llegada de la campaña electoral".

En este sentido, dijo desconocer la documentación que había presentado Escola Valenciana pero recordó que "los gastos de la edición de 2017 se pagaron con cargo a la partida de Promoción del valenciano del presupuesto municipal, en función de los criterios que nos habían facilitado los técnicos de la Concejalía de Hacienda y, además, fueron fiscalizados y pagados con el visto bueno del interventor". Antes de conocer el anuncio de De España, Bellido ya había conminado al PP a "dejar de estirar el chicle, algo que solo responde a la necesidad de tapar su falta de proyecto político". Así, les invitó a centrarse "en la gestión municipal".       

Noticias relacionadas

next