X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el consell aprueba el decreto que impone la precontratación

Uber suspende 'sine die' su llegada a Alicante 

30/03/2019 - 

ALICANTE. La plataforma de VTC por antonomasia, Uber, suspende 'sine die' su entrada en Alicante, donde estaba previsto que ya hubiera empezado a operar a estas alturas del año. Como publicó Alicante Plaza en exclusiva, la multinacional americana había marcado el 15 de febrero en el calendario como la fecha para desembarcar en la capital alicantina y en Elche, y en las semanas previas había estado desarrollando la selección de personal y la formación de los futuros conductores en la propia ciudad de Alicante. Tras el anuncio del Consell, a principios de febrero, de que se iba a inspirar en la regulación catalana para su propio decreto sobre las VTC, Uber decidió inicialmente mantener sus planes hasta que ésta se oficializase, pero horas antes de su entrada en funcionamiento en Alicante y Elche, la plataforma dio marcha atrás.

Según fuentes próximas, la intención de la empresa era esperar a que se aclarase la nueva normativa autonómica, en el convencimiento de que quizá los informes de Competencia, críticos con las limitaciones a las plataformas, harían al Consell rebajar las exigencias (15 minutos de precontratación que los ayuntamientos pueden ampliar y prohibición de usar la geolocalización, su principal ventaja competitiva). También estaba sobre la mesa la posibilidad de un cambio de gobierno en abril que propiciase un escenario más proclive a sus intereses. Así, hasta hace unas semanas la empresa mantenía sus intenciones de empezar a operar en Alicante y Elche, aunque sin fecha.

De hecho, Uber había intentado reservar unas instalaciones en la capital alicantina para establecer su futuro centro administrativo en la ciudad, así como plazas de aparcamiento para un centenar de vehículos, como ha contado este diario (de momento había aprobado a unos 50 perfiles como futuros conductores, que eran los que se estaban sometiendo a la formación). El objetivo era mantener esa reserva para, una vez que diese el paso de arrancar el servicio en la provincia, poder empezar a prestarlo de inmediato. Pero algo ha cambiado en las últimas semanas, y finalmente Uber ha decidido aplazar sine die su aterrizaje, si es que alguna vez se produce, en Alicante.

Este viernes, como ha contado Alicante Plaza, el Consell aprobaba el decreto ley que regulará la actividad de las VTC en la Comunitat, que tiene transferidas las competencias por el Ministerio de Fomento. Ahora el texto, que en esencia sigue los pasos de la regulación catalana, deberá ser sometido a su convalidación por parte de la Diputación Permanente de Les Corts, que también tendrá la posibilidad de decidir si quiere tramitarlo como un proyecto de ley. Una vez que se publique en el DOGV, entrará en vigor al día siguiente, a excepción del periodo mínimo de precontratación, que entrará en vigor en dos meses para facilitar el despliegue de las medidas técnicas adecuadas para su aplicación.

A la no llegada de Uber podría sumarse, tras este decreto, la salida de Alicante de Cabify, que había comenzado a operar en junio de 2018 con medio centenar de vehículos. Su director en España, Mario Silveyra, ya adelantó en una entrevista con Alicante Plaza durante el reciente congreso de directivos Fexdir que "una decisión así afectaría totalmente los planes de Cabify. Creemos que para ofrecer un servicio malo lo mejor sería no darlo". Sin embargo, la empresa amenazó con dejar de prestar servicio en Barcelona si se aprobaba el decreto, como efectivamente hizo, y luego regresó (a principios de marzo) tras adaptar su modelo de negocio a las restricciones.

Noticias relacionadas

next