X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

consell y ayuntamiento sientan las bases de un nuevo ciclo de entendimiento

Puig y Barcala pactan un 'teléfono rojo': hilo directo, mediación con Madrid y coordinación

24/07/2019 - 

ALICANTE. El segundo encuentro institucional celebrado en el transcurso de un año (el primero fue en julio de 2018) entre el presidente de la Generalitat, Ximo Puig (PSPV), y el alcalde de Alicante, Luis Barcala (PP), se cerró este martes con el estreno de un nuevo ciclo para el entendimiento, tras la consolidación de ambos en sus respectivas responsabilidades ejecutivas una vez celebradas las elecciones autonómicas y municipales. 

En el arranque del nuevo mandato, los dos dirigentes coincidieron en la necesidad de abandonar la política de trinchera y se conjuraron para instaurar una vía de comunicación directa con el fin de mejorar la coordinación entre administraciones: algo así como un teléfono rojo, a la manera del que se estableció durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética. En este caso, no se trataría solo de resolver posibles focos de conflicto, sino también de disponer de un canal en el que poder transmitir necesidades recíprocas.

El alcance de ese acuerdo se sustanció en el compromiso de celebrar reuniones periódicas: al menos una cada seis meses. De hecho, se concertó que la próxima se celebraría ya en este otoño en la ciudad de Alicante. Esas citas, se abordará el avance de los proyectos e iniciativas que incumben a las dos administraciones, como la construcción de los tres centros de salud comprometidos en el Garbinet, PAU II y Playa de San Juan, los cinco colegios incluidos en el Plan Edificant o la ejecución de infraestructuras como la finalización de la Vía Parque o la prolongación del servicio de tranvía desde la Estación de Luceros hasta Renfe, por ejemplo.

Fuentes consultadas por Alicante Plaza precisaron que Barcala planteó dos añadidos al respecto. Primero, que tanto en esas reuniones como en las relaciones diarias que se establezcan entre responsables de la Generalitat y el Ayuntamiento se afine en la coordinación técnica, de modo que no se produzcan peticiones de información o propuestas de modificación escalonadas y sucesivas respecto a determinados acuerdos como la cesión de parcelas para la construcción de infraestructuras, por ejemplo. Todo, con el objetivo de agilizar trámites y acelerar la consecución de resultados. 

Y segundo, la posibilidad de que el jefe del Consell pueda actuar de mediador con Madrid en su condición de presidente autonómico para que se produzcan mesas a tres, en las que también se sienten representantes del Gobierno Central, para poner en común el desarrollo de inversiones e infraestructuras en Alicante que afecten a las tres administraciones. Se trataría de mejorar la comunicación en la ejecución de proyectos como el de la ya citada Vía Parque, cuyas obras -impulsadas por la Generalitat- han quedado bloqueadas hasta que el Ministerio de Fomento -a través de Adif- retire la llamada vía de la vagoneta (empleada para ejecutar reparaciones, cuyo traslado se acaba de adjudicar), después de que el Ayuntamiento pusiese a disposición del Consell las parcelas pendientes para la conclusión de su trazado.

Según las fuentes consultadas, las dos propuestas tuvieron buena acogida por parte del jefe del Consell, quien se comprometió a facilitar toda la colaboración posible para la ejecución de infraestructuras pendientes en la ciudad y la llegada de nuevas inversiones que se encuentren bajo la competencia de la Generalitat y del Gobierno Central. 

Sea como fuere, lo cierto es que los entornos de Puig y de Barcala expresaron la satisfacción de ambos sobre las formas y el contenido del del encuentro. El propio primer edil señaló, a través de un comunicado posterior, que "es el momento de pasar de las palabras a los hechos y de que se consignen de manera fehaciente y estableciendo prioridades las obras que precisa la capital de la provincia para garantizar el desarrollo presente y futuro de la ciudad". Además, resaltó que "es necesario aparcar cualquier cuestión partidista y abordar los intereses generales de Alicante".  

Según ese mismo comunicado, Barcala requirió del jefe del Consell su respaldo para poner fin "a la marginación en inversiones que sufre" Alicante, tras señalar que la ciudad recibe 232 euros por habitante del Estado, mientras otras ciudades similares como Málaga y Zaragoza, obtienen una media de 407 euros y 392 respectivamente. Eso sí, según fuentes de la Generalitat, Puig no se pronunció sobre la reivindicación frente a Madrid de una mayor financiación municipal para las grandes ciudades del sur del Mediterráneo, en la línea del manifiesto firmado por Barcala y el alcalde de Murcia, José Ballesta, la semana pasada.

Se mantendrán reuniones periódicas cada seis meses para evaluar los avances en proyectos pendientes  

Barcala calificó el encuentro de "muy productivo y muy satisfactorio". "Hemos acordado fijar una hoja de ruta para las principales cuestiones pendientes en Alicante y su revisión al menos un par de veces al año para actualizar las necesidades", señaló. 

Para el alcalde, "es de justicia que se acabe de una vez por todas con esta marginación y para ello sólo existe una forma: que se consignen las obras que reclamamos tanto en los próximos Presupuestos Generales del Estado, como en los que elabora la propia Generalitat". 

A este respecto, el alcalde le trasladó al jefe del Consell una serie de actuaciones que considera perentorias para la ciudad de Alicante, como la conexión entre Luceros y la Estación de Renfe. Un proyecto que fue anunciado por el propio Puig en la pasada campaña electoral y que Barcala espera "ver convertido en realidad a la mayor brevedad posible". Como ya ha contado este diario, el objetivo de la Generalitat es licitar la redacción de ese proyecto antes de fin de año.  

El alcalde también planteó a Puig la necesidad de que se pase de las palabras a los hechos en  la ejecución de infraestructuras estratégicas como la conexión del Puerto y el Aeropuerto, la finalización de la Vía Parque con la eliminación de la vía de la vagoneta, y el tramo del PAU II para que se cierre ese primer cinturón urbano que conectará Playa San Juan con los Palmerales y la Vía Parque Alicante-Elche.  

A este respecto, el alcalde consideró esencial una reunión a tres bandas entre el Ayuntamiento de Alicante, la Generalitat y la Administración Central para "poner sobre la mesa todas estas actuaciones, se negocien y se establezca un acuerdo para consignarlas en los presupuestos y licitarlas. No queremos ser más que nadie, pero tampoco menos", recalcó. Con el apoyo del presidente de la Generalitat esta reunión sería "un punto de partida para poner fin a la marginación en inversiones de la ciudad de Alicante".

Además, Barcala también hizo hincapié ante el presidente de la Generalitat en la necesidad de avanzar en el desarrollo de los centros de salud pendientes en la ciudad de Alicante (Garbinet, Playa de San Juan y PAU 2), "que deben estar reflejados en los presupuestos no sólo a nivel de proyecto sino también contemplando el inicio de obras en 2020", así como en atender al déficit de plazas educativas que hay en la zona de Playas, y la eliminación de barracones en los colegios Almadraba, Jaume II y San Blas.  

El alcalde también puso sobre la mesa durante el encuentro con Puig proyectos educativos pendientes como la construcción del colegio de La Cañada o el centro de educación especial El Somni, y la reforma de otros como los CEIP Emilio Varela, Santo Ángel de la Guarda, La Florida y Juan Bautista Llorca, que se contemplan dentro del Programa Edificant. 

Otros temas sobre los que se sentaron las bases del diálogo son el nombramiento de un nuevo director del Teatro Principal, ahora que la Generalitat es copatrono, y la coordinación de estrategias para impulsar el desarrollo de una industria digital en la ciudad de Alicante, como generador de empleo.

Compromís reclama información

Por su parte, el portavoz municipal de Compromís, Natxo Bellido, instó también este martes al primer edil a convocar una Junta de Portavoces "para informarnos del contenido y conclusiones de la reunión mantenida con el president de la Generalitat". A su juicio, "habría sido deseable que en la Junta de Portavoces que tuvimos el lunes, el alcalde nos hubiera hecho partícipes al conjunto de grupos municipales de las demandas y reivindicaciones que iba a trasladar al president". 

"Compromís, como anunciamos en campaña, proponemos un 'Pacte per Alacant per les Inversions' donde consensuemos las prioridades de las reivindicaciones ante las administraciones estatal y autonómica en los próximos 4 años", añadió. En palabras de Bellido, "en este tema, como en tantos otros, el alcalde debería buscar el diálogo y consenso institucional para reivindicar con más fuerza las necesidades de nuestra ciudad, y conseguir hacer realidad reivindicaciones que llevan mucho tiempo pendientes en Alicante". 

"No sabemos si habrá informado a sus socios-comparsa de Ciudadanos, pero Compromís sí que exige poder conocer y participar de una posición unitaria reivindicativa de los intereses generales de la ciudad ante Madrid y València", concluyó.

Noticias relacionadas

next
x