Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

los contagios caen un 40% en la última semana; los ingresos y muertes, un 30%

Las altas triplican a los nuevos casos en Alicante ante la semana clave para revisar las restricciones

20/02/2021 - 

ALICANTE. Las duras restricciones implementadas por la Generalitat a finales de enero para atajar la expansión de la tercera ola de la covid, que cumplen más de un mes vigentes y que se revisarán la próxima semana, han favorecido un descenso innegable en la aparición de nuevos casos, la presión hospitalaria y, por fin, las víctimas mortales de la pandemia en la provincia de Alicante. Tan es así, que a unos días de que se revisen las medidas y se decida si se relajan a partir del 1 de marzo, la provincia finaliza la tercera semana de febrero con el triple de altas que de nuevos contagios confirmados.

Con los datos actualizados este viernes por la Conselleria de Sanidad, la provincia suma 140.302 casos de coronavirus confirmados por prueba PCR o test de antígenos desde que comenzó la pandemia (cabe recordar que la estadística original se 'peló' al rechazar el Ministerio los casos no confirmados por PCR en la primera ola). Es decir, que en la última semana se han sumado 4.605 casos nuevos, o lo que es lo mismo, un 40% menos que la semana anterior (cuando ya se registró un descenso del 60% respecto a la primera semana de febrero). En números absolutos, del 23 al 29 de enero se detectaron 26.000 contagios; del 30 al 5 de febrero fueron 19.700, y la semana pasada algo menos de 8.000. En tres semanas, la caída de los contagios confirmados oficialmente es del 82%.

En esta última semana, además, se han dado en los hospitales de la provincia 12.432 altas a pacientes covid, hasta alcanzar los 134.992 curados. Es decir, que en estos siete días las altas han triplicado la aparición de nuevos casos, en una tendencia que se acentúa a medida que avanza el mes. En estos momentos, según los datos de la Conselleria, quedan 740 personas hospitalizadas en la provincia con síntomas de covid, lo que supone un descenso del 30% respecto al dato del viernes anterior (1.070 personas ingresadas). Desde el pico de finales de enero, cuando se rozaron los 1.800 ingresados y los hospitales buscaban espacios extra en capillas, cafeterías o vestíbulos, la presión asistencial se ha reducido un 60%.

En las UCI, uno de los datos más preocupantes junto al de defunciones, la situacion también sigue la línea de mejora iniciada hace unas semanas. Este viernes se contabilizaban 162 personas ingresadas en las unidades de críticos de la provincia por la covid, lo que supone 40 personas menos que hace una semana (202 críticos). El descenso, así, es del 20% respecto al viernes anterior. Los datos de la Conselleria no permiten discernir si los ingresados en UCI que abandonan la lista lo hacen por mejoría en su estado o porque pasan a engrosar la estadística de fallecidos. En cualquier caso, el dato ya se sitúa por debajo del récord de la primera ola, ampliamente superado en esta tercera.

Una muerte cada hora

La estadística que sigue sin mostrar un descenso claro es la de fallecidos, que pese a todo lleva dos semanas a la baja (aunque de forma mucho más tenue que el resto de indicadores). Transcurridas tres semanas desde que se atajó el incremento de los contagios, las defunciones alcanzan las 2.381 desde que comenzó la pandemia, lo que supone 182 víctimas mortales más que hace una semana. O lo que es lo mismo, el ritmo de decesos se ha reducido esta semana un 30% respecto a los siete días anteriores (256 fallecidos). Del 6 al 12 de febrero, las muertes se redujeron un 12% respecto a la semana anterior. En los últimos siete días, la provincia ha registrado una muerte cada hora, frente al ritmo de una muerte cada 45 minutos de la semana anterior.

Foto: EVA MÁÑEZ

En resumen, la incidencia acumulada a 14 días en la provincia de Alicante (según los datos oficiales de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, Renave) se reduce hasta los 249 casos por 100.000 habitantes, con datos del 18 de febrero. Vista a 7 días, la incidencia acumulada es de 57 casos por 100.000. En ambos casos, el dato de la provincia está ya por debajo de la media nacional. El número reproductivo (la famosa 'R') se queda este viernes en el 0,52 (el número de personas que contagia cada caso positivo), frente al 0,69 de España.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, avanzó esta semana que si los datos continúan mostrando una tendencia positiva, el Consell estudiará relajar algunas de las medidas adoptadas desde enero: cierre total de la hostelería, cierre del comercio a las 18 horas, avance del toque de queda a las 22 horas, prohibición de las reuniones sociales en interiores entre no convivientes, confinamiento de los municipios de más de 50.000 habitantes el fin de semana, y cierre perimetral de la Comunitat. Con todo, el presidente ya ha sugerido que se cierren las fronteras entre autonomías para Semana Santa, lo que parece apuntar que el relajamiento de las restricciones no será tan acusado como algunos (sobre todo, unos hosteleros al borde la ruina) desean.

Noticias relacionadas

next
x