X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la empresa de inversión del presidente de tempe, vicente garcía

Grupo Azarbe compra el edificio del Santander en la plaza de los Luceros: ¿oficinas o pisos turísticos?

3/07/2019 - 

ALICANTE. La recuperación del sector inmobiliario ha motivado que la provincia de Alicante, y especialmente su capital, registren en los últimos tiempos un buen número de operaciones inmobiliarias de envergadura, no solo en el sector residencial, sino también en el logístico y de oficinas. Este mismo mes de junio se han producido dos, y en los dos casos se trata de inmuebles emblemáticos. Por un lado, un family office de València se ha hecho con el edificio Hispania, junto al puente rojo, como adelantó en exclusiva este diario el pasado lunes. Por otro, el Grupo Azarbe acaba de adquirir la propiedad del edificio de oficinas Anara, en plena plaza de los Luceros.

Se trata del edificio que hace esquina con la avenida de Alfonso el Sabio, construido como centro de negocios por la promotora Anara, que lo ha gestionado desde entonces. El brazo inversor del empresario ilicitano Vicente García, socio al 50% de Amancio Ortega en la zapatera Tempe, acaba de comprarlo en la que probablemente sea la mayor operación inmobiliaria de Alicante en lo que va de año. En este sentido, fuentes del mercado sitúan en una horquilla entre 10 y 15 millones de euros el precio de la transacción, muy por encima por ejemplo de la compra de la sede de Bankia en la Explanada por parte de Aligrupo (de los fundadores de Goldcar, Juan y Pedro Alcaraz), que se cerró por unos 6 millones a finales del pasado año.

El edificio que ha adquirido Azarbe se construyó como centro de negocios, cuenta con siete plantas de despachos, entrada peatonal por la avenida y garaje desde la plaza, y un bajo que está ocupado por su principal inquilino, el Banco Santander, que tiene en este inmueble su oficina principal de Alicante. De hecho, el tamaño de la oficina y el cartel del banco en la cubierta del edificio han llevado al inmueble a ser conocido como 'el edificio del Santander'. Entre los ocupantes de los despachos en las plantas superiores destaca el empresario alicantino Vicente Sala, ahora en solitario al frente del imperio plástico de Samar Internacional, tras el acuerdo para comprar la parte de sus hermanas

Una década en venta

La operación se cerró hace apenas una semana, según las fuentes del mercado consultadas por este diario, pero en realidad el edificio llevaba varios años en venta. Anara lleva escuchando ofertas al menos desde hace una década, según estas fuentes, y de hecho el Grupo Azarbe ya se interesó por él hace cuatro años. No obstante, entonces los contactos no llegaron a avanzar. Al parecer, en aquel momento Anara intentaba vender el edificio en un paquete junto con una finca rural en la provincia de Albacete, por un precio conjunto de unos 25 millones, lo que desanimó a muchos potenciales compradores. La urgencia de Anara por vender para hacer frente a su deuda con Hacienda habría podido influir ahora para flexibilizar las condiciones.

La torre Edificia, en plena Explanada, donde tiene su sede el Grupo Azarbe

Ahora, el destino de este emblemático inmueble en pleno corazón de Alicante podría ser el de convertirse en oficinas de una importante empresa, o bien reinventarse como apartamentos turísticos. En este sentido, Azarbe lleva tiempo en una estrategia de adquisición de inmuebles singulares para explotarlos en el mercado del alquiler turístico, y esta operación situaría el primer negocio de este tipo en plena plaza de los Luceros. No obstante, el edificio ya podría empezar a ofrecer rentabilidad como oficinas sin apenas reformas, y según las mismas fuentes el grupo del ilicitano Vicente García ya tendría algunos candidatos. Entre ellos, incluso, la consultora Garrigues, que en principio pensaba en mudarse a la antigua sede de Bankia este verano, pero que por el momento parece que no ha llegado a un acuerdo sobre las condiciones con sus nuevos propietarios. En cualquier caso, la continuidad del Banco Santander en el bajo está garantizada.

Este, con todo, no sería el primer edificio singular que Azarbe destina a oficinas en la capital, ya que su propia sede en Alicante está en la torre Edificia, en plena Explanada. En este inmueble, que Azarbe adquirió para reformar, tienen además su sede las consultoras Deloitte y Padima, ademas de contar con el restaurante Terre y el Abarrote en los bajos comerciales. La última gran operación protagonizada por el brazo inversor del presidente de Tempe en la ciudad que trascendió fue la compra del recinto de ocio Isla Marina, también adelantada en exclusiva por este diario, convertido ahora en un espacio para eventos del grupo Murri.

Noticias relacionadas

next
x