X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Fin a la etapa de Portillo como director deportivo

9/12/2019 - 

ALICANTE. El Hércules ha hecho oficial que Javier Portillo abandona la dirección deportiva.

En un comunicado, el propio técnico madrileño anuncia que pasa a un segundo plano (no olvidemos que es copropietario de un 26% de las acciones del club a través de Zassh Tecnológica) con estas palabras: "Debido a la situación deportiva que atraviesa el equipo y tras intentar revertir sin éxito la dinámica negativa de esta temporada, quiero comunicar que a partir de hoy no continuaré ejerciendo como Director Deportivo del club (...) Mi compromiso sigue intacto y, desde otras parcelas de la entidad, continuaré trabajando por el Hércules hasta lograr devolver a este gran club donde se merece su afición"

Después de casi temporada y media en el cargo, el golpe de timón dado por Juan Carlos Ramírez la tarde del domingo, ordenando la destitución de Jesús Muñoz tras la derrota del equipo con el Espanyol B, una decisión adoptada en contra de la voluntad de Portillo (y con la anuencia de Enrique Ortiz), ha llevado al madrileño a tirar la toalla. No era la primera vez que Portillo se veía desautorizado esta temporada y es que tanto el empresario vasco como su suegro, Enrique Ortiz, optaron en julio por renovar a Lluís Planagumà como técnico en contra de su opinión, pero lo ocurrido en el día de ayer, unido al clima de contestación social y especialmente a la situación del equipo, hundido en puestos de descenso a Tercera, ha forzado al madrileño a echarse a un lado solo 12 días después de haberse negado a ello públicamente con el argumento de que esa no era la solución.

Portillo deja el cargo después de que el equipo solo haya sido capaz de sumar 13 de los 48 puntos disputados y tras pasar por su banquillo la friolera de tres técnicos (Planagumà, José Vegar y Muñoz). En 16 jornadas, el Hércules ganado solo tres partidos, empatado cuatro y perdido nueve (la misma cifra de derrotas que en toda la Liga pasada). Además, solo Nàstic y Atlético Levante (con 24) y El Prat (con 25), han encajado más goles que el cuadro blanquiazul que, además, acumula seis jornadas sin conocer la victoria.

La destitución de Muñoz y la renuncia de Portillo se hacían oficiales por el club de manera casi simultánea. Vicente Mir, técnico que ya estuviera al frente del Hércules en la segunda mitad del curso 2015/16, se convertirá en breve en nuevo entrenador blanquiazul.

De adjunto a director deportivo

Tras colgar las botas en el mercado de invierno de la 2015/16, Portillo pasó el curso siguiente a ejercer la función de adjunto del entonces director deportivo, Dani Barroso

De cara a la campaña 2017/18, ya sin Barroso en el club, el técnico madrileño formó parte de una dirección deportiva colegiada con Ramírez, una fórmula que terminó en sonoro fracaso, lo que llevó entonces al empresario vasco a echarse a un lado y a que Portillo ejerciera sus funciones en solitario (no sin injerencias puntuales) desde el verano de 2018 y hasta este domingo: el balance del último año y medio es muy agridulce porque si bien en la temporada 2018/19 el Hércules finalizó la Liga regular como segundo clasificado, volviendo a disputar un 'play-off' de ascenso después de dos años en blanco, el no haber logrado regresar al fútbol profesional (siendo el equipo claramente superado por la Ponferradina en la eliminatoria final), unido a las desavenencias con Planagumà (elegido como técnico por Portillo en el verano de 2018 y al que Ortiz y Ramírez apostaron por renovar un año después, pese a no ascender y desoyendo al madrileño) que tardaron muy poco en calar en el vestuario y al pésimo inicio de curso 2019/20 del equipo, hace que todo quede emborronado hasta el punto de calificar los últimos cinco meses, con Portillo en el cargo de director deportivo, como de los más nefastos para la entidad. 

Además, a diferencia de Barroso en su día, el técnico madrileño sí ha contado con fondos casi ilimitados para confeccionar dos plantillas que se pueden calificar de caras aunque, también hay que decirlo, a las que no habido nadie dentro y fuera del club que pusiera un solo pero, ni hace dos veranos ni especialmente el pasado.

Cerca de cumplir los 38 años, Portillo pasa a la segunda línea, hasta que la próxima guerra civil en el Hércules le devuelva a la primera. Este club es así.

Noticias relacionadas

next
x