X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

programa reuniones por primera vez con psoe y compromís

El PP de Alicante busca apoyos de la oposición al presupuesto con otra ronda de contactos 'a ciegas' 

8/01/2019 - 

ALICANTE. El Gobierno del PP programa la que puede ser una de las últimas rondas de conversaciones con los grupos de la oposición para tratar de aprobar el presupuesto del Ayuntamiento de Alicante de este 2019: el primero desde el año 2012 que se pretende elevar a la consideración del pleno ya sin la supervisión previa del Ministerio de Hacienda tras la cancelación del llamado Plan de Ajuste.

Fuentes del PP y de los cuatro grupos opositores (PSOE, Guanyar, Ciudadanos y Compromís), confirmaron este lunes que las conversaciones iniciadas a principios del mes de diciembre se retomarán este mismo martes sin que, por el momento, el equipo de Gobierno haya facilitado copia sobre el borrador de su propuesta de planificación económica a ninguna de las formaciones políticas con representación municipal. Los cuatro partidos de la oposición insistieron en reclamar esa documentación este lunes, pero solo obtuvieron del equipo de Gobierno el compromiso de que se les facilitaría en cuanto se acabase de ajustar su contenido definitivo. Fuentes del PP replicaron, además, que en la negociación de los presupuestos de los años precedentes de este mandato "al grupo popular se le orilló casi de forma sistemática", sin que se le diese siquiera la posibilidad de negociar, por lo que resultaba llamativo que ahora se criticase la falta de información.     

Sea como fuere, esta nueva ronda de entrevistas arrancará este martes con un encuentro con los representantes del grupo socialista. Se trata de la primera cita concertada con el principal partido de la oposición, que se celebrará después de al menos dos contactos previos mantenidos entre el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, y los portavoces de Guanyar y de Cs, Miguel Ángel Pavón y Yaneth Giraldo.

En principio, el PSOE acudirá a la cita con la intención de escuchar y obtener la primera información oficial sobre la propuesta de presupuesto de los populares pese a considerar "una falta de respeto" que el proceso de diálogo se abriese hace un mes con otros grupos políticos sin tener en cuenta a la formación con más representantes en el pleno, al margen del propio PP. Por el momento, se desconoce cuál puede ser la posición del PSOE sobre las cuentas trazadas por el gabinete de Luis Barcala, después de que hayan descartado prácticamente todas las iniciativas de carácter económico impulsadas por el PP desde su acceso al poder, el pasado mes de abril. Fue lo que sucedió, por ejemplo, con el acuerdo sobre la cancelación anticipada de los créditos del plan de pago a proveedores que permitió poner fin al Plan de Ajuste, o con la tercera modificación de crédito del presupuesto de 2018, con la que se abrió la puerta a la contratación de un préstamo de 8 millones para ejecutar obras. 

Eso sí, la portavoz socialista, Eva Montesinos, avanzó que, en esa reunión, su grupo sí trasladará una relación de aportaciones propias con el fin de que puedan ser incorporadas por el equipo de Gobierno, "máxime si tenemos en cuenta que este presupuesto va a ser gestionado por otra corporación y que, por lo tanto, debería ser producto del consenso, no negociado únicamente entre dos partidos que seguramente no van a ser los encargados de ejecutarlo", señaló. Entre esas sugerencias, el PSOE volverá a plantear la inclusión de inversiones pendientes en los barrios o un aumento del gasto social, pese a que el PP las haya descartado hasta ahora en otros procesos de negociación política.

Este martes también debía ser el turno de una primera cita con Compromís. Sin embargo, su portavoz municipal, Natxo Bellido, supeditó el desarrollo de ese encuentro a la remisión del borrador del presupuesto para poder acudir a esa reunión después de haber estudiado su contenido. Con todo, Bellido agradeció el ofrecimiento del PP y avanzó que, este miércoles, su grupo sí daría traslado de un documento de sugerencias con inversiones e iniciativas por un valor de 15 millones de euros para que el PP las incorpore al presupuesto. Como en el caso del PSOE, los nacionalistas volverán a solicitar actuaciones en barrios, fondos enfocados a la generación de empleo y más gasto social.

La ronda de contactos proseguirá el miércoles con Cs, con quien el responsable de Hacienda ya ha mantenido dos entrevistas previas sin conseguir ninguna garantía de respaldo en el momento en el que el presupuesto se exponga ante al pleno. Los representantes del partido de Albert Rivera no han desvelado el sentido de su voto pese a la promesa del PP de incorporar sus principales peticiones: fondos para la redacción del PGOU o para la mejora de las áreas industriales de la ciudad, entre otras. Hasta ahora, en Cs insisten en conocer la letra pequeña de la propuesta y, además, reclaman que se les concrete el grado de ejecución real del presupuesto de 2018 y qué iniciativas se han quedado en el tintero, después de que el propio PP les haya anunciado que el ejercicio se cerrará con un remanente de 30 millones que podría destinarse a obras como inversiones financieramente sostenibles.


Por último, el jueves está convocado un nuevo encuentro con Guanyar, que tampoco ha avanzado cuál será su posición sobre las cuentas, aunque sí ha manifestado que, como mínimo, no las bloquearía siempre que se incluyesen sus peticiones: proyectos que ya han trasladado formalmente al PP con la intención de que pueda firmarse un compromiso de ejecución similar al que se acordó con el PSOE durante el debate de las cuentas de 2018.

Fuentes del PP apuntaron que también se prevé mantener reuniones informativas con los dos concejales no adscritos, Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte, entre el martes y el jueves. Los votos de ambos han sido determinantes para que se aprobasen las cuentas desde que el extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) perdiese la mayoría absoluta a partir del cese de Belmonte, expulsada de Guanyar y del equipo de Gobierno con el argumento de que había mantenido un comportamiento como mínimo alejado de la ética, después de que trascendiese que había concedido contratos menores de manera directa a personas afines, sin que se abriese ninguna investigación municipal ni judicial al respecto. Para la aprobación del presupuesto, el PP (con 8 concejales en una corporación de 29 ediles) necesita más votos a favor que en contra. 

Noticias relacionadas

next