Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tiene empresas punteras, parques científicos y buenas infraestructuras

El potencial del clúster biotecnológico en la provincia: buenos cimientos pero falta de impulso público

18/05/2020 - 

ELCHE. En plena inmersión en los planes de desconfinamiento, han surgido en distintas ocasiones debates o reflexiones acerca del modelo productivo. Aprovechando precisamente la tesitura, visto que el mayor grado de desempleo ha venido por parte de sectores y trabajos precarios, ha entrado en escena de nuevo la Asociación de Empresas Biotecnológicas de Alicante (Aeba) para decir aquí estoy, ya que como explica su presidente Andrés Antón, de Bioarray, es un sector que ofrece un empleo de mucha calidad. Hace unos días, él y otros compañeros de la asociación se reunían con el alcalde de Elche, que contempló la posibilidad de impulsar un clúster del sector en la ciudad. Además, en un marco en el que Alicante está implantando el Distrito Digital y Elche empieza a desarrollar el Campus Tecnológico para dar un salto en la innovación.

Parques Científicos como redes impulsoras

Aunque es un tema muy muy incipiente, puesto que solo se trató de una idea al aire, lanzada como tantas otras a raíz de ese mantra de "cambiar el modelo productivo", Antón prefiere abrir el abanico y hablar de un "cluster provincial", del que indica los Parques Científicos tanto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) como de la Universidad de Alicante (UA) podrían hacer de puntas de lanza. En ambos hay firmas biotecnológicas que ya están asentadas. "El embrión ya lo tenemos", dice en referencia a ambos enclaves, y añade como ejemplo empresas de Elche asentadas en el parque como AntalGenics, o fuera de él, como pueden ser Monteloeder —en el Parque Empresarial— o la firma biotecnológica de moda, Genetic PCR Solutions —en el Polígono de Carrús, antes en el Parque Científico de la UMH—.

"Es un sector completamente desconocido", apunta Antón, lo cual se comprueba con las gratas sorpresas por laboratorios de la zona que estos días ofrecen sus capacidades o métodos para combatir la covid-19. Eso sí, indica que se podría crear ese cluster "si hay apoyo", y advierte que hay más iniciativas que podrían darse a conocer y que pueden generar empleo de calidad. "Y ayudar a que se cambio de modelo sea más suave", añade. Sobre este tipo de empresas, explica que son una garantía para el empleo estable, "con un salario medio, entre 4-5.000 euros por encima del salario tradicional, con un 95% del empleo a jornada completa, el 93% con contratos indefinidos y más del 55% empleo femenino". Lo cual defiende también como un antídoto contra la fuga de cerebros. 

Empleo estable de mayor calidad

"Nos permita generar empleo y que la gente se quede", apunta, ya que la mayor parte de los universitarios de estas materias formados en la provincia de Alicante se van fuera. "Se van a Madrid, a Barcelona… donde están las sedes multinacionales y nosotros tenemos una provincia con iniciativa y exportadora", y destaca los parques científicos o la carrera de Biotecnología en la UMH como argumentos de peso para apoyar el sector y que pueda ofrecer ese cambio de modelo. A ese respecto, hace un mes también estuvieron reunidos con la Agencia de Desarrollo de Alicante que dirige Mari Carmen de España.

"Ellos también están interesados en la parte del puerto —en referencia al Distrito Digital—, buscándole un destino", relata, y apunta que si por parte de los Ayuntamientos hay apoyos a las empresas, "el día de mañana igual nos interesa tener un clúster a nivel de área metropolitana", señala. "Lo que necesitamos es que tanto Elche como Alicante tiren", esgrime. En referencia a las potencialidades de un hipotético cluster, apunta a que es una zona que superaría a Valencia por población "y tenemos todas las infraestructuras y medios humanos, podemos generar un entorno". Y apunta que antes de la pandemia, tras reuniones con empresas de capital riesgo y bancos, "el problema es que no sabían dónde colocar dinero", añade, y vuelve a hablar de las condiciones locales, destacando que en Elche se puede aprovechar que hay "mucho potencial emprendedor para gestionar negocios, la exportación de la provincia no sería igual sin el calzado y sus componentes”.

Necesita mayor acceso a la I+D y mercado exterior

En un estudio realizado recientemente por Aeba sobre el sector en la provincia se extrae que las firmas del sector han experimentado un notable crecimiento en su facturación entre 2015 y 2017, hasta superar los 10 millones de euros de media, un dato relevante
que todavía está por debajo de la media nacional del sector, que ronda los 13,5 millones de euros por compañía. Las que provienen de la iniciativa privada tradicional son el 58%, y las nacidas como spin-off en los parques científicos de las universidades y de los centros de coworking de los institutos tecnológicos y centros de investigación, que representan un tercio.

Más del 60% de las empresas analizadas incorporan la biotecnología como herramienta necesaria para sus procesos productivos (33,33%) y para realizar actividades de I+D vinculadas al desarrollo de aplicaciones biotecnológicas (28,57%). En cuanto a las ramas en las que están centradas, el subsector de la Biotecnología Roja, la que se centra en el cuidado de la salud humana, es el más numeroso en la provincia de Alicante, con el 57,14%. Le sigue la Biotecnología Verde, con una tercera parte, una actividad vinculada al potente sector agrario de la provincia. En un segundo plano quedan la Biotecnología Blanca, también denominada industrial (3,57%) y la Biotecnología Azul (7,14%).

Otro dato a tener en cuenta que subyace en el informes que el número medio de empleados en 2017 era de 39,5 un dato muy elevado si se compara con otros sectores de la provincia, puesto que el 98% de las firmas provinciales tienen menos de 19 trabajadores. No obstante, las empresas biotecnológicas de la provincia de Alicante han reducido las plantillas medias entre 2015 y 2017 en un 17%, de forma paralela a la ralentización de la evolución del sector en los últimos años. Así pues, y como relataba Antón, si de verdad a nivel municipal o provincial se quiere crear un clúster del sector, hará falta apoyo público, dado que como refleja el informe, entre los principales problemas que encuentran las empresas son "baja sensibilidad de las administraciones públicas hacia el sector", "conseguir financiación", que el coste de la innovación es elevado y que el periodo de rentabilidad es largo. 

Asimismo, otras cuestiones que plantean en el estudio algunos asociados y directores de algunas de las empresas es que por ejemplo multinacionales o fondos inversores adquieren las pequeñas compañías innovadoras en biotecnología, por lo que no permite que se generen las condiciones para ese clúster. Con todo, en sus conclusiones advierte que el sector biotecnológico "es uno de los pilares de la diversificación industrial de la provincia de Alicante, pues ofrece la posibilidad de consolidar una actividad con un importante valor añadido, basado en la investigación y el talento". Pero para conslidar un clúster necesita necesita generar más masa crítica de compañías del sector y auxiliares, así como el apoyo institucional que no se vea absorbido por Valencia, "ya que discrimina a Alicante y Castellón". Junto a la ausencia de una financiación adecuada, que es el factor que más fracasos causa en el sector, no hay posibilidad de que salga adelante este ecosistema.

También se pide un mejor acceso a las ayudas I+D así como facilitarles la internacionalización, pues por su perfil la mayoría tienden a ello de forma natural. Así que en resumidas cuentas, será un camino largo si hay voluntad de clúster, pero el informe señala que para ello "es necesario aprovechar la existencia de casi 1.000 grupos de investigación de vanguardia y de unos equipamientos adecuados en sectores como el de la salud humana para situarnos entre los líderes mundiales en investigación". Las universidades de la provincia aportan recursos humanos bien formados y cualificados, "pero las empresas tienen dificultades para retener el talento porque no pueden asumir los sueldos". De momento, con los cimientos de las empresas de la provincia consolidadas en el sector "pueden ser el núcleo para dar fortaleza al clúster".

Noticias relacionadas

next
x