Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

contactos sobre las cuentas de 2021

El bipartito de Alicante busca el pacto para el nuevo presupuesto sin crédito en la izquierda

3/11/2020 - 

ALICANTE. El bipartito en situación de minoría compuesto por PP y Cs al frente del Ayuntamiento de Alicante encara un nuevo proceso de negociación política sobre las cuentas de 2021. Sin haber completado su propuesta de cuarta modificación de crédito sobre el presupuesto de 2020 (que entró en vigor a finales de mayo), el propio alcalde, el popular Luis Barcala, comenzó a sondear este lunes a parte de los grupos de la oposición con el propósito de alcanzar un pacto sobre las cuentas del próximo ejercicio que permita aprobarlas con el mayor consenso posible. Esa fue, al menos, la propuesta que el primer edil trasladó a los representantes de Compromís en un encuentro informal en el que les invitó a plantear aportaciones y se comprometió a mantener tantas reuniones como fuese necesario: la misma promesa que ya planteó a la hora de abordar la planificación económica de este año

En principio, el diseño de ese nuevo presupuesto se encuentra condicionado por dos circunstancias. La primera, la posibilidad de disponer de los 29 millones del remanente de crédito municipal, a la espera de que el Ejecutivo central concrete sus condiciones de uso. Y la segunda, la consignación de fondos para las propuestas pactadas el pasado mes de julio en la comisión de la reconstrucción de la ciudad: un paquete de más de un centenar de medidas que debían contribuir a paliar el impacto económico y social ocasionado como consecuencia de la crisis sanitaria.

Además, en esta ocasión, la mano tendida del primer edil para pactar esas cuentas municipales llega en un contexto diferente al que se planteó en 2019. Primero, porque la posición de Vox es (o parece) diferente. Sus dos concejales persisten en sus intentos de distanciarse respecto a PP y Cs hasta el punto de que se han negado a participar en las conversaciones sobre ese cuarto ajuste contable. Y segundo, por que ninguna de las tres fuerzas del eje progresista (PSOE, Unides Podem y Compromís) da crédito a las promesas del primer edil.

En primer término, el portavoz socialista, Paco Sanguino, insistió este lunes en que la posición ya anticipada por su partido de tratar de favorecer la aprobación de los presupuestos en las instituciones en las que ejerza labores de oposición "no constituye un cheque en blanco". "El alcalde y el bipartito tendrán que plantear una propuesta y abrirse realmente a la negociación, pero no sabemos qué podemos esperar porque a esta hora seguimos sin saber nada de la cuarta modificación de crédito", apuntó. "Si la propuesta no responde a lo que Alicante necesita, expondremos al partido que no podemos facilitar su aprobación", añadió.

PP Y CS NO RENUNCIAN A APROBAR LA CUARTA MODIFICACIÓN DE CRÉDITO DE LAS CUENTAS DE 2020 A DOS MESES DE CIERRE DEL EJERCICIO TRAS APROBAR LAS AYUDAS A COMERCIO Y HOSTELERÍA A TRAVÉS DE UN DECRETO DE ALCALDÍA

Su homólogo de Unides Podem, Xavier López, sostuvo que, si lo que se trata es de consensuar, "no puede haber más disposición por nuestra parte de la que ha habido hasta ahora sin que se haya llegado a ningún entendimiento definitivo porque no lo han querido". En todo caso, recalcó que Unides Podem no secundará otra cosa que no sea "unos presupuestos sociales y enfocados en el cambio de modelo productivo de la ciudad".

Y una valoración similar planteó el líder de Compromís, Natxo Bellido, quien señaló que respondió al ofrecimiento de Barcala con una invitación a cumplir sus anuncios. "Nos parece estupendo que Barcala pretenda consensuar los presupuestos y reunirse con nosotros todas las veces que sea necesario; y nos parecerá más estupendo todavía si esta vez lo cumple de verdad y escucha alguna de nuestras propuestas, al contrario de lo que ha sucedido hasta ahora con el presupuesto de 2020 o con las modificaciones de crédito", ironizó.

La negociación de las cuentas se afrontaría, además, sin que el bipartito haya renunciado a acordar la citada cuarta modificación de crédito de las cuentas de este ejercicio. De hecho, PP y Cs todavía barajarían llevarla a pleno pese a que solo resten dos meses para poder ejecutar su contenido, incluso después de haber puesto en marcha la medida más urgente a través de un decreto de Alcaldía: la creación de una nueva línea de ayudas directas a la hostelería y el comercio por una suma global de un millón de euros. Descontada esa iniciativa, tan solo quedaría pendiente dos cuestiones esenciales: la dotación de crédito para la compra de material de prevención sanitario y la consignación de fondos para asumir pagos reconocidos. Dos medidas que se considera asumibles antes de que se cierre el ejercicio económico.

Noticias relacionadas

next
x