X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

terrenos y patrimonio

Del Palacio Episcopal a la permuta de San Agustín en Orihuela: los acuerdos y fondos públicos que benefician a la Iglesia

13/04/2019 - 

ORIHUELA. La permuta de terrenos y viviendas por la iglesia de San Agustín entre el Ayuntamiento de Orihuela y el Obispado está en stand by. El hecho de que el Pleno de marzo retirara uno de los puntos más polémicos, que era el de la aprobación del pago en efectivo de 42.000 euros a la Iglesia como compensación por la cuestionada permuta de patrimonio y terrenos  evidencia que el Consistorio ha echado el freno, al menos de momento, para este intercambio ante el rechazo de la oposición y de los propios socios de gobierno del PP en Orihuela, Ciudadanos, cuya intención era de votar en contra y que dejó clara sus dudas ante este intercambio. 

Este acuerdo entre Ayuntamiento de Orihuela y el Obispado ha avivado el recuerdo de prácticas similares y acuerdos entre la Iglesia y la ciudad de Orihuela que en su momento también fueron polémicas y que, bien se han resuelto o bien siguen trayendo consecuencias, latentes pero presentes, hasta el momento actual. La remodelación del Palacio Episcopal cuyo plan comenzó en 1998 con fondos del Consell, es uno de ellos. La iglesia de Santiago también se pagó con fondos de Consellería. La propia permuta de San Agustín viene a "arreglar" los embrollos creados con la cesión del Ayuntamiento de terrenos al Colegio Santo Domingo, años atrás. Las obras del pabellón deportivo del colegio Oratorio Festivo y algunos supuestos "bocados" a la sierra también quedan por estudiar. 

Palacio Episcopal

El Palacio Episcopal de Orihuela es un edificio barroco del siglo XVII, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), que se planteó como Museo Diocesano a través de una restauración iniciada por el Consell en 1998. Unas obras que contaron con tres fases. La primera de ellas, un presupuesto de 640 millones de pesetas. Aquí se creó una comisión mixta de seguimiento, con representantes de la Generalitat, la Iglesia y el Ayuntamiento local. Ya en 2010, el entonces conseller del PP, Mario Flores, inauguró la tercera fase de los trabajos para abrir al público el centro como sede de Museo Diocesano y Arte Sacro. Las obras de rehabilitación de esta última fase costaron 776.118 euros. Una suma que cabía agregar a los arreglos previos, por un montante de 4.400.000 euros  de una fase finalizada en 2001 y de 3.200.000 euros para otra fase en 2003, con motivo de la exposición "La Luz de las Imágenes". Estas obras se encargaron con fondos públicos para dotar de nuevo uso museístico al enclave. No obstante, la Comisión Diocesana para los Bienes Culturales es quien gestiona de manera integral los bienes culturales propiedad de la Iglesia diocesana, y su finalidad primordial es la tutela y la conservación de los Bienes Culturales de la Iglesia.  

San Agustín

La permuta de patrimonio y terrenos por la iglesia de San Agustín, entre el Ayuntamiento de Orihuela y el Obispado, sobre el papel, lo que contempla es la cesión de la iglesia de San Agustín, valorada en 623.000 euros, a suelo público a cambio de cuatro viviendas ubicadas en la calle Subida a San Miguel, por valor de 31.000 euros, una compensación de 42.716 euros en efectivo y un terreno de la Avenida Doctor García Rogel -antigua Discoteca Momentos-, valorado en 549.500 euros. Esta parcela es la que usa como instalaciones deportivas del Colegio de Santo Domingo. En este espacio se había planificado en el año 1999 la ubicación para que la Universidad de Alicante implantara una delegación. 

En este caso, se apunta a que la valoración catastral de los terrenos sería mayor de la planteada por el equipo de Gobierno y que el valor real podría superar los 3 millones de euros. Cabe preguntarse si el Ayuntamiento seguiría adelante con ese intercambio de bienes, tal y como estaba planeado, después de que retiraran ese punto. Además, denunciaron que las cuatro viviendas de propiedad municipal que forman parte de los bienes municipales a permutar no existen porque sobre las parcelas en las que se ubicaban está construido el parque y pistas deportivas del colegio Oratorio Festivo, propiedad del Obispado.

La Iglesia demandó a Orihuela tras pedirle la devolución de una parcela municipal. Y es que el Ayuntamiento oriolano inició el expediente de desalojo de sus terrenos cedidos al Colegio Santo Domingo en 1999 mediante un convenio que no se cumplió. El centro construyó en el solar unas pistas deportivas. De este contencioso ha surgido el acuerdo de la permuta con la que pretenden zanjar el problema, pero que, según denuncian desde la oposición y asociaciones de la sociedad civil, se ha llevado sin consenso y con opacidad. De hecho, hay voces que aseguran que parte de las parcelas corresponden a la antigua entrada a Orihuela, parte de Cañada Real.

Para Cambiemos Orihuela, su portavoz, Karlos Bernabé, el acuerdo "es injusto, ineficaz y dañino para Orihuela", por lo que solicitaron en comisión, junto al Grupo Socialista y la edil Carmen Gutiérrez, que el asunto no siguiera tramitándose. Además, consideró que "premia a una institución privada y económicamente privilegiada que ha cometido una irregularidad y una grave negligencia". 

Todo comenzó en 1995, a las puertas de unas elecciones municipales, cuando el Ayuntamiento de Orihuela cedió los terrenos a Santo Domingo para que se construyeran aulas universitarias y otras dependencias. En lugar de aulas hicieron las famosas pistas deportivas. El acuerdo de pleno, en teoría, planteaba la cesión del derecho de superficie por 75 años a la Iglesia con el fin de disponer de espacios de extensión universitaria. Otra condición era que la urbanización debería efectuarse en el plazo máximo de cinco años.

Años después, varias voces reclamaron la revisión de la cesión de terrenos. Por ejemplo, en 2007 el Centro Liberal Renovador (CLr) de Orihuela reclamó al Ayuntamiento de Orihuela que revisara los acuerdos para recuperación Universidad Histórica en Santo Domingo».

No es el único anuncio de arreglo de la iglesia de San Agustín a puertas de unas elecciones. El PP oriolano, en 2011, llevó en su programa electoral la rehabilitación del templo. Justo ese año se llevó a cabo una campaña de recaudación de fondos que encargó el gobierno de Orihuela, en la que se pedía colaboración ciudadana y de empresas para la restauración de la iglesia de San Agustín. La edil Carmen Gutiérrez pidió, recientemente, explicaciones de esta campaña para saber cuánto dinero se recaudó, quién lo gestionó y dónde fue a parar. 

Oratorio Festivo

Las obras de ampliación del pabellón deportivo del Oratorio Festivo, en 2006 es otra de las polémicas entre terrenos públicos y de la Iglesia. El Pleno planteó una propuesta de la entonces concejal de Urbanismo, Eva Ortiz, para modificar el Plan Especial de Ordenación y Protección del Centro Histórico. El colegio diocesano pretendía materializar una fase de sus nuevas dependencias. La polémica estaba en que se cambiaría el Plan Especial del Casco Histórico con el fin de que el Obispado pudiera obrar hasta seis alturas, junto a la sierra oriolana, para el centro escolar, a pesar de que sólo se permitían dos. El arquitecto municipal presentaba dudas al respecto de la idoneidad de la obra.

Y es que, un informe técnico advertía que este acuerdo incluiría 2.000 metros cuadrados en la propia sierra de titularidad pública. A pesar de los reparos, el PP aprobó la tramitación de esta obra. El proyecto proponía como zona verde una parte en la pendiente de la sierra, que serían de titularidad pública. Tras las obras del Oratorio Festivo, el monte de San Miguel presenta una parte del terreno "mordida" a plenos pies del colegio. Una parte que, varias voces piden conocer si pertenecían al Obispado o eran parte de terreno público. El gobierno local, entonces, aseguró que se subsanarían los errores advertidos por los técnicos municipales en fase de alegaciones y que no se aprobaría nada fuera de la legalidad. 

No son las únicas polémicas relacionadas con el suelo o las propiedades de la Iglesia en la ciudad oriolana, pero sí algunos de los ejemplos recientes a los que han acompañado años de polémica, en varios casos, aún sin resolver. 

Noticias relacionadas

next
x