X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

informes jurídicos sobre el desarrollo de los plenos

Barcala se ahorra un mal trago: la reforma que daría derechos a Belmonte se votará por artículos

25/09/2018 - 

ALICANTE. Se planteó con polémica y se votará con polémica. Los grupos políticos con representación municipal en el Ayuntamiento de Alicante (PP, PSOE, Guanyar, Ciudadanos y Compromís) votarán artículo por artículo la propuesta de modificación normativa del Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) presentada por la exconcejal de Guanyar, Nerea Belmonte, con el propósito de que se reconozca a los ediles no adscritos los mismos derechos políticos y económicos que al resto de concejales de la corporación. El alcalde, el popular Luis Barcala, se remitió este lunes, en el transcurso de la Junta de Portavoces, al criterio manifestado por el secretario municipal sobre la cuestión para resolver las dudas de procedimiento que ya se plantearon el viernes, durante el debate de la iniciativa en comisión informativa de Presidencia y Régimen Interior (dudas que se volvieron a reproducir durante ese último encuentro preparatorio sobre el desarrollo del pleno de este jueves).

En la práctica, esa operativa de voto por artículos permite que cada formación política pueda votar a favor de algunos de los cambios que reivindica Belmonte y, al tiempo, rechazar otros, sin tener que pronunciarse sobre el conjunto de la propuesta. Esa vía permite que los populares se ahorren el trago de mojarse a favor o en contra del contenido global de una iniciativa defendida por la edil de la que podría depender la continuidad de su mandato (si Belmonte decidiese dimitir, su acta de concejal pasaría al número 9 o siguientes de la lista de Guanyar, lo que, matemáticamente, podría desencadenar una moción de censura). 

Así, el PP se garantiza la posibilidad de mantener la línea argumental que viene defendiendo desde que se confirmó que se iba a dar continuidad al expediente tramitado a instancias de Belmonte, iniciado por el PSOE durante su etapa de mandato en solitario (noviembre de 2017-abril de 2018), pero sin llegar a trasladarlo al pleno. La posición del PP será la que el propio primer edil ya expresó el viernes: sus 8 concejales apoyarán los cambios necesarios en el reglamento para que los concejales no adscritos puedan presentar mociones y declaraciones institucionales, en las mismas condiciones que el resto de concejales del gobierno o de la oposición, pero se rechazarán posibles modificaciones que puedan amparar la futura concesión de un sueldo. Como viene contando Alicante Plaza, en todo caso, ese sería un acuerdo independiente que debería votarse por separado: una cosa es permitir que un no adscrito tenga una retribución, y otra diferente que se le asigne.

Sea como fuere, las dos posibilidades se dan ya completamente por descartadas. Tanto el PP como los cuatro grupos de la oposición ya han manifestado que no van a respaldar esa reivindicación concreta de Belmonte. Y, en el caso de PSOE, Guanyar, Ciudadanos y Compromís, menos todavía si de lo que se trata es de promover una reforma ad hoc para atender la petición personal de Belmonte, pese a que -según apuntó el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón- la propia regidora les advirtiese, el viernes, de que podría ejercer acciones legales contra quien rechazase su propuesta por oponerse al reconocimiento de sus derechos constitucionales.

La polémica sobre las mociones

Lo cierto es que Compromís había planteado una propuesta alternativa para la reforma del ROP bajo el formato de moción. Su portavoz municipal, Natxo Bellido, insistió en que se trataba prácticamente de la misma propuesta de modificación global -no limitada a las condiciones de los concejales no adscritos- que se planteó en diciembre y que el gobierno del PSOE en solitario sí permitió que se debatiese (aunque quedó rechazada). Lo sorprendente, según Bellido y la portavoz del PSOE, Eva Montesinos, es que, en esta ocasión, la propuesta no ha sido admitida con ese formato: se debatirá en el pleno del jueves transformada en declaración institucional.

Según precisó el propio primer edil a través de un comunicado, se había considerado que no cumplía los requisitos necesarios para debatirse como moción. Con esa misma motivación también se reconvirtió en declaración institucional una propuesta de moción presentada por Guanyar para que se convocasen oposiciones con el propósito de cubrir plazas vacantes en la Concejalía de Acción Social. E igualmente con ese criterio, la propuesta presentada por el PSOE para que se recogiese la regulación de los patinetes en la ordenanza de circulación quedó reducida a un ruego.

Barcala expuso que ya había solicitado al secretario municipal la emisión de un informe jurídico para que se delimitasen los criterios que debe reunir cada tipo de propuesta. En esta línea, insistió que él lo había pedido sin éxito durante su etapa en la oposición y que no lo había conseguido. Ahora, insistió, se trata de zanjar esa cuestión.      

Noticias relacionadas

next