X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

tras la compra por el fondo acon y la firma de juan abelló

Así es el nuevo consejo de Germaine de Capuccini con Marcos Lladó (Moonfish) al frente

10/05/2019 - 

ALICANTE. Los nuevos dueños de la firma de alta cosmética alcoyana Germaine de Capuccini, el fondo de inversión norteamericano Acon Capital y la firma de inversión de la familia Abelló, Torreal, ya han llevado a cambio los primeros cambios organizativos en la empresa para poner en marcha su nueva estrategia de expansión internacional. El más evidente, la creación de un nuevo consejo de administración con representantes de los nuevos propietarios, que toma el relevo del que hasta ahora estaba formado por miembros de la familia fundadora, los Vidal.

De esta forma, Acon y Torreal han formado un consejo formado por seis miembros que contará, al menos en una primera fase, con la familia vendedora como asesora de la estrategia. Pero como contó Alicante Plaza, que adelantó en exclusiva los movimientos para preparar la venta a principos de enero, la decisión de la tercera generación de la familia de desprenderse de la emblemática firma obedecía más a razones personales que de negocio, lo que explicaría que Raúl Vidal, el último presidente de la saga, no llegue a ocupar ningún cargo formal en el nuevo consejo.

En cuanto a los nuevos consejeros, se trata de tres representantes de Acon Capital y de otros tantos de la familia Abelló. Así, el nuevo presidente de Germaine de Capuccini es Marcos Lladó Bertrand, un experto ejecutivo español especializado en inversiones industriales, socio director de Moonfish Capital Partners. Moonfish, como también ha contado este diario, es el partner en España de Acon Capital, y la firma a través de la cual el fondo norteamericano dirige sus inversiones en nuestro país. Germaine de Capuccini es, de hecho, la segunda inversión realizada por Acon y Moonfish en España de forma conjunta, ya que en 2017 adquirieron una participación mayoritaria en Contenur, una firma madrileña dedicada al diseño de contenedores y servicios para la recolección de residuos urbanos.

Junto a Lladó Bertrand, el fondo americano sitúa en el consejo a Stefan Alexander Lindeman, que también trabaja en Moonfish, y al ejecutivo barcelonés Javier Asarta, fundador de Altius Partners y especialista en la industria de productos de consumo y belleza, con la misión de aportar a la nueva dirección de al empresa su conocimiento especializado en productos de belleza y el canal profesional. Por parte de Torreal entran otros tres consejeros: Francisco Javier Parrizas, Pablo Puente, y la mercantil Nueva Compañía de Inversiones SA, la sociedad holding del imperio empresarial de la familia, presidida por el propio Juan Abelló. Además, se nombra a una secretaria y una vicesecretaria no consejeras, las abogadas madrileñas Lorena Vázquez y Lucía Espinós, del despacho Non Nominus Abogados, que ejercen funciones similares en una docena de empresas.

Como contó Alicante Plaza en marzo, el nuevo plan de negocio de la firma implementado por Acon y Torreal pasa por un ambicioso proceso de internacionalización que contempla la apertura de nuevas filiales en el extranjero y puntos de venta propios, para ampliar y reforzar así la estrategia de distribución en el canal profesional a través de acuerdos con centros de belleza, que seguirá siendo el core business de la compañía. La empresa quiere comenzar por Italia, donde sus ventas han crecido de forma notable en los últimos ejercicios hasta los 5 millones de euros del pasado 2018, y prepara la apertura de dos tiendas en Milán y Roma. Hasta ahora, su presencia en el país transalpino se limitaba a los citados acuerdos con centros de belleza, hoteles y SPA.

Al mismo tiempo, la empresa ya ha cerrado acuerdos de distribución con socios locales en Estados Unidos, de donde es originario uno de los nuevos propietarios, y China, para ganar en cuota de mercado. El objetivo último es llegar a abrir sus propias filiales en estos dos mercados, que se consideran estratégicos. Germaine de Capuccini cerró el ejercicio 2018 con una facturación de 35 millones de euros, según las cifras facilitadas por la compañía al portal especializado Fashion Network, lo que supone un 9% más que el año anterior (32 millones).

Noticias relacionadas

next
x