Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

proceso para cubrir la baja de una trabajadora interina 

Alicante tramita la contratación de un técnico en Cultura: el origen del último roce del bipartito

15/07/2020 - 

ALICANTE. El bipartito de Alicante (PP y Cs) trata de cerrar el círculo tras la controversia desatada por el contrato de asesoría externa concertado de manera directa (tras la evaluación de tres presupuestos) por la Concejalía de Cultura en junio. Se trata de un servicio adjudicado a un periodista, que ejerce su labor como profesional autónomo, con el que se pretendía potenciar la difusión de la programación cultural en medios especializados y reforzar su presencia en redes sociales, según concretó entonces el titular del departamento, Antonio Manresa (Cs). 

Cerca de un mes y medio después de que se cerrase ese contrato, los dos partidos aliados al frente de la gestión municipal aprobaron este martes, en Junta de Gobierno, el inicio del expediente para contratar a un técnico adscrito al servicio de Cultura que permita suplir la baja transitoria de una trabajadora interina registrada en ese mismo departamento en el inicio del mes de junio. Con esa decisión, se pretende cubrir la plaza vacante con la que se había asociado la polémica contratación del servicio de asesoría externa, después de que concurriesen cuatro circunstancias concretas. 

¿Cuáles? La primera, la coincidencia de fechas: el contrato externo se concertó en el inicio de junio, casi al mismo tiempo que se registró la baja de la trabajadora interina. La segunda, la similitud de funciones entre esa trabajadora y el periodista contratado de manera directa, aunque según recalcó Manresa, la labor de ninguno de ellos era la de emitir comunicados de prensa. La tercera, la remisión de un correo a un listado de distribución interna en el que esa trabajadora municipal informaba sobre su baja por maternidad y detallaba que sus funciones serían atendidas por ese profesional autónomo contratado de manera directa. Y la cuarta, las manifestaciones ofrecidas inicialmente por el alcalde, Luis Barcala (PP), respecto a la tramitación de ese contrato de asesoría. El primer edil llegó a apuntar que ese contrato debía contar con el informe de la Oficina Presupuestaria y del departamento de Intervención Municipal ante la posibilidad de que se tratase de una sustitución.

Esas manifestaciones llevaron a los grupos que ejercen funciones de oposición (PSPV-PSOE, Unides Podem, Compromís y también Vox) a solicitar explicaciones de Manresa al considerar que se había recurrido a una contrato menor (de adjudicación directa) para cubrir una baja temporal, cuando se trata de una circunstancia proscrita expresamente en la Ley de Contratación del Sector Público. Así, el PSPV-PSOE promovió la comparecencia de Manresa en el pleno ordinario de junio y Unides Podem propuso la creación de una comisión de investigación al respecto. 

El desenlace de esas dos iniciativas ya es conocido: Vox evitó que esa comisión se constituyese y Manresa negó cualquier atisbo de irregularidad en el contrato de asesoría externa, tras descartar que se hubiese tramitado para cubrir la baja de la trabajadora interina. De hecho, como informó Alicante Plaza, Cultura había solicitado a Recursos Humanos que iniciase los trámites para cubrir su vacante un día después de que la empleada registrase su baja.  


En su intervención, Manresa también apuntó que la propia trabajadora se había disculpado ante él por el envío de ese correo interno con explicaciones erróneas y eludió toda referencia a la difusión de ese mensaje al acogerse a su lealtad al pacto de gobierno, en una referencia velada a sus socios del PP. 

La polémica generada en torno a esa contrato de asesoría externa enrareció las relaciones entre PP y Cs hasta que, tras esa comparecencia de Manresa, se atajaron las discrepancias y se consideró que las desavenencias habían quedado resueltas. De hecho, la tramitación del acuerdo para la cobertura de la vacante vendría a avalar que el procedimiento seguido por la Concejalía de Cultura fue el correcto.

No obstante, los grupos de la oposición persisten en advertir sobre las anomalías de esa contratación. En concreto, el grupo municipal del PSPV-PSOE consideró, también este martes, que el acuerdo aprobado en Junta de Gobierno confirmaba "que se ha contratado 'a dedo' a un periodista para el área de Cultura saltándose la bolsa de empleo municipal". "Barcala quedó retratado al confirmar el 2 de junio que el periodista contratado 'a dedo' en el área de Cultura era para sustituir a la funcionaria que cogía una baja, lo que incluso motivó que el propio responsable de Cultura tuviera que desmentir al alcalde a través de las redes sociales, creando un cisma en el grupo de gobierno", apuntaron fuentes del PSPV-PSOE a través de un comunicado.

"Ahora, después de mes y medio, el señor Barcala trata de enmendar su error aprobando en Junta de Gobierno la contratación de una técnico para desempeñar las funciones que realizaba la funcionaria de baja, con lo que el alcalde se contradice y demuestra que la contratación del periodista fue realizada de forma irregular saltándose el procedimiento, como es atender a la bolsa de trabajo del Ayuntamiento", añade el comunicado.

En esta línea, el PSPV-PSOE recordó que "solicitó a Cultura toda la documentación que arrojara luz sobre este tema. A pesar de las explicaciones que se ofrecieron desde el equipo de Gobierno en el  último pleno ordinario, y viendo la forma de actuar anunciando hoy una contratación al mes y medio de producirse la baja, el PSOE sospecha, cada vez con más fuerza, que se ha intentado beneficiar a una persona ofreciéndole un puesto a la carta, saltándose todos los procedimientos que marca el Ayuntamiento".

Noticias relacionadas

next
x