X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

VISITA GUIADA DE LA EXPOSICIÓN 'TENDENCIA AL INFINITO'

El iceberg bajo la fotografía contemporánea: cómo buscar un tema, madurar la idea y recrear la escena

10/12/2019 - 

ALICANTE. Del mismo modo en que un disco musical no son solo sus canciones o una obra de teatro no es únicamente su representación, la fotografía no consiste, de manera exclusiva, en las imágenes capturadas. El resultado supone la punta del iceberg, que asoma y se mantiene en la superficie gracias a la masa de hielo oculta bajo el mar, traducida como el tiempo invertido en el proceso. "La fotografía contemporánea no trata de documentar un evento o un acontecimiento, sino que investiga sobre una temática y recrea una escena para elaborar un retrato visual", resume el proceso de trabajo Lucía Morate, fotógrafa y autora de Tendencia al infinito, la exposición que alberga Volta_gallery, la sala artística que ha impulsado el estudio de arquitectura alicantino Volta, quien ha iniciado "una apuesta para promover y ser un altavoz de propuestas expositivas artísticas en Alicante", según cuentan desde la propia institución.

Comisariada por el investigador, licenciado en Filosofía y doctor por la Universidad de Alicante Jorge Pulla, la muestra se inauguró el 8 de noviembre, aunque es un mes después cuando se ha organizado una visita guiada que capitaneará este viernes 13 de diciembre la propia artista. Una actividad cultural que mantiene una doble pretensión: "Para empezar, cubre una necesidad, porque el día de la inauguración asistió tanta gente que la mayoría no pudo ver bien las obras y hubo personas que mencionaron que vendrían otro día con más calma; pero también busco con este visita acercar mi modo de trabajo a cualquier persona interesada, debido a que dentro de la fotografía existen muchas áreas y muchas maneras de trabajar. Me parece interesante escuchar qué les provoca o qué entiende la gente sobre mi trabajo y, de este modo, poder aproximarles a él y a mi manera de entender la fotografía", cuenta las intenciones detrás de la iniciativa.

Tendencia al infinito es el título bajo el que se engloban cuatro series de fotografías tomadas en momentos diferentes y que tratan distintas temáticas, siendo estas la feminidad, la relación humana con el entorno animal, las relaciones personales y los cambios constantes. "La serie Donde el espejo no alcanza consiste en una reflexión sobre la feminidad, sobre los atributos y cualidades que se asocian a ella y las connotaciones que tiene de forma social, es decir, si está más o menos aceptada", profundiza. Esta reflexión surgió en su temprana etapa de mudarse a Madrid -ya que Morate es originaria de Valladolid-, "una sociedad que masculinizó mucho mi actitud, por lo que supuso una especie de reconciliación con mi propia feminidad", recuerda los orígenes de esta serie. Y desgrana que el modus operandi consistió en invitar a sus amigas a su casa para que se ducharan, "un momento íntimo en el que hablaba con ellas y las fotografiaba para trabajar cómo entendía yo la feminidad en ese momento".

La serie Plastificados rompe con esa temática íntima, con esa conversación con el yo en primera persona, para iniciar una reflexión sobre la manera en que el ser humano se relaciona con el entorno animal, "cómo los mira y el consumo hacia ellos", interpreta la fotógrafa. El vínculo entre seres humanos vuelve en Cactus en flor, "una especie de juegos, con fotos y animaciones, donde se realiza un ejercicio de confianza", menciona. "Hablo sobre las relaciones de personas, sobre cómo es confiar en ti, en los demás y en la vida. Como pregunta principal me cuestioné sobre cuál era la relación que tenía conmigo misma, lo que me llevó a pensar cuál mantenía con los demás para volver a mí otra vez".

Por su parte, la última serie, Panta Rei -la única todavía sin producir por tratarse del proyecto más reciente-, consiste en un análisis personal sobre "cómo todo lo que vivimos nos muta y nos va cambiando. También en ella llevo a cabo un paralelismo de cómo la naturaleza se transforma", muestra. En esencia, la exposición conecta cuatro trabajos diferentes -ya que cada uno incluye distintos "espacios, elementos, protagonistas, luz y preparación de escena"-, a través del "lazo que existe entre dos elementos. Es decir, qué pasa cuando el ser humano se relaciona con ciertos actores", aclara la artista el hilo conductor.

Las reflexiones que buscan transmitir las fotografías se originan a través de los interrogantes que se plantea Morate: "Trabajo con mis propios procesos, con lo que yo estoy viviendo, con lo que a mí me pasa y me preocupa. Utilizo la fotografía para hacerme preguntas, pero esto no quiere decir que los proyectos fotográficos me aporten las respuestas, ni mucho menos; normalmente, me dan más preguntas", garantiza. Es, por tanto, la fotografía una herramienta que permite a la autora de la exposición entenderse a sí misma, tratando su producto fotográfico como intimista, "sutil, silencioso, detallista y que trabaja mucho con lo sensorial", apunta.

La gestora de contenidos de Photoalicante, docente de talleres en Las Cigarreras y, en general, dinamizadora cultural, considera que "existe un buen diálogo entre la obra y la sala en que se expone, un espacio que supone un escaparate increíble para la ciudad", lo califica. Y añade que aunque lleva ya muchos años residiendo en Alicante, todavía no había expuesto en la capital de provincia: "Aquí me he dedicado a la docencia y a la gestión cultural, pero también necesitaba mostrar mi voz de autora, la cual tengo fuertemente desarrollada", destaca Morate.

Noticias relacionadas

next
x