X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

resolución de la dirección general EN MANOS DE LA SECRETARÍA AUTONÓMICA

Comercio rechaza el recurso de Echávarri contra las aperturas en domingo por defectos formales

28/09/2017 - 

ALICANTE. Nueva fase y primeras decisiones en la disputa por los horarios comerciales que pueden acabar avivando las fricciones entre el Consell y el Ayuntamiento de Alicante a cuenta de las aperturas en domingo. Un informe elaborado por la Dirección General de Comercio, firmado por su titular, Natxo Costa (Compromís), propone la desestimación del recurso presentado por la Concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Alicante contra la regulación estacional de horarios comerciales decretada para la ciudad, el pasado 31 de julio. Dicho dictamen, que ahora queda en manos de la Secretaría Autonómica de Economía Sostenible, dirigida por Blanca Marín (PSOE), considera que la impugnación municipal no debe ser admitida por lo que considera errores formales (si se quiere, técnicos o de procedimiento), sin llegar a dirimir sobre el fondo del asunto.

En concreto, según pudo constatar Alicante Plaza, la dirección general estima que la concejalía (dirigida por la socialista Gloria Vara desde mayo, en sustitución del alcalde, Gabriel Echávarri) presentó un recurso de alzada contra el decreto autonómico (el que limita las aperturas del gran comercio a los domingos comprendidos entre el 15 de junio y el 15 de septiembre) cuando formalmente no puede hacerlo. En función de ese informe, ninguna administración está legalmente capacitada para presentar una impugnación de ese tipo (el citado recurso de alzada) frente a un acuerdo de otra administración, como dispone la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, según apunta la dirección general. 

En esta línea, su informe incide en que la concejalía sí puede plantear un requerimiento para expresar su desacuerdo frente al decreto y tratar de propiciar la corrección o retirada de esa regulación. Y, en su caso, puede acudir directamente a la jurisdicción contencioso-administrativa para que sea un tribunal -en este caso el TSJCV- el que decida sobre la validez de la disposición. Pero no plantear un recurso de alzada como el presentado. En resumidas cuentas, que en este caso, la Concejalía de Comercio habría seguido un cauce incorrecto para oponerse al decreto y conseguir que se mantuviese la libertad de apertura en domingo limitada al Centro tradicional (tras incorporar provisionalmente a los centros comerciales a los que una sentencia -recurrida en el TSJ- les reconoce el derecho a ese mismo régimen).

Además, el informe subraya lo que, a su juicio, constituye un segundo defecto formal relacionado con el objeto de impugnación. Según la dirección general, la concejalía dirigió su recurso contra la resolución por la que se abrió el periodo de exposición al público de esa nueva regulación horaria (fechada el 21 de agosto), y no contra el decreto por el que se acordó ese régimen (de 31 de julio). Es decir, que en sentido estricto la acción iniciada desde el Ayuntamiento no podía tener ningún efecto sobre el decreto que se supone que se pretendía recurrir.

La dirección general plantea que la impugnación se desestime, de modo que el gran comercio sólo pueda volver a abrir los domingos del próximo verano

Por todo ello, el dictamen plantea que la acción municipal se desestime. Y, en consecuencia, que no se acuerde la suspensión del modelo estacional que se había solicitado como medida cautelar. Es decir, que todo siga igual como hasta ahora, de modo que el gran comercio no pueda volver a abrir en domingo hasta el próximo verano, salvo que se alcance una regulación diferente para el conjunto de la Comunitat o que prosperen el resto de los recursos de alzada presentados contra el decreto de julio que, hasta ahora, sí podrían considerarse válidos.

Como avanzó este diario el pasado sábado, al margen del recurso presentado por la Concejalía de Comercio, a lo largo del último mes se han registrado al menos otras tres impugnaciones contra el decreto de la dirección general. Se trata de los presentados por El Corte Inglés, por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de la Distribución (Anged) y por los ya citados tres centros comerciales (Plaza Mar 2, Gran Vía y Puerta de Alicante) que lograron que una sentencia les reconociese su derecho a abrir en domingo (ser parte de una Zona de Gran Afluencia Turística).

La dirección general también deberá elevar un informe con una propuesta de resolución para cada uno de esos recursos. Y, en último término, será el órgano directamente superior -la Secretaría Automómica de la Conselleria de Economía- quien resuelva si los acepta o los rechaza. En el caso de que se rechacen, esos tres recurrentes también podrán acudir al TSJ en busca de la anulación del decreto.               

Noticias relacionadas

next