X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

debate sobre el modelo comercial 

Alicante blinda la libre apertura en Maisonnave hasta 2019 pese al fallo a favor de los centros comerciales 

El alcalde ratifica que la Junta de Gobierno aprobará la libertad comercial sólo para El Corte Inglés al margen de la sentencia que reconoce el mismo régimen a Gran Vía, Plaza Mar y Puerta de Alicante, ya que el ayuntamiento la recurrirá hasta la última instancia posible y no será firme al menos hasta dentro de dos años y medio. La asesoría jurídica municipal ve poco probable que, antes, se conceda una ejecución provisional que obligue a crear otras tres ZGAT específicas para los tres complejos comerciales al existir intereses económicos en juego 

10/11/2016 - 

ALICANTE. El modelo de libertad horaria para el comercio ligado a los compromisos de contratación y conciliación por el que apostó el tripartito de Alicante desde junio de 2015 se mantendrá inalterable al menos hasta que expire el actual mandato, en 2019, mientras el ayuntamiento completa todo el proceso de recursos posibles contra la sentencia que reconoce el derecho a abrir los 365 días del año a los centros comerciales de Plaza Mar, Gran Vía y Puerta de Alicante

El alcalde y edil de Comercio, Gabriel Echávarri (PSOE), confirmó este miércoles que la próxima Junta de Gobierno ratificará la propuesta aprobada en el Consejo Local de Comercio el 25 de octubre para permitir la apertura en domingos y festivos sólo a los comercios del centro tradicional y las dos tiendas de El Corte Inglés de la avenida de Maisonnave -el único gran comercio que ha firmado ese doble requisito de contratación y conciliación-, al margen de esa sentencia. Como avanzó este diario, Echávarri anunció que el Ayuntamiento recurrirá ese fallo en el plazo de 15 días, ya que, tras la consulta elevada a los servicios jurídicos municipales, se habría constatado que existe base jurídica y argumental para defender la posición actual.

La firmeza de esa postura municipal descansa en una doble perspectiva sobre los tiempos y las formas por los que se rige la administración de Justicia. En primer lugar, los tiempos. Como señaló el primer edil en su comparecencia pública, con la cadena de recursos a la que se dará salida ahora, el final del litigio no llegará hasta dentro de dos años y medio o tres. Es decir, no habrá sentencia firme de obligado cumplimiento hasta que lleguen las próximas elecciones municipales, en 2019. 

Y en segundo lugar, las formas. ¿Pueden los centros comerciales solicitar ya la ejecución provisional de la sentencia para que se les permita abrir en domingo mientras se completa todo ese largo proceso de recursos? Sí. ¿Se les concederá? En principio, parece poco probable. Al menos, según fuentes del equipo de Gobierno consultadas por este diario, así lo habría puesto de manifiesto la asesoría jurídica municipal: en la jurisdicción contenciosa (como es el caso) raramente se permite que se lleve a la práctica una sentencia recurrida cuando existen intereses económicos en juego.

¿Qué pasaría si, contra pronóstico municipal, se concediese esa ejecución provisional? Echávarri explicó que entonces se iniciaría otro proceso de entre ocho o nueve meses para llevar una nueva propuesta de ZGAT al Consejo Local de Comercio en la que se crearían otras tres zonas con libertad horaria coincidentes con los tres centros comerciales a los que el Juzgado de lo Contencioso número 4 les ha reconocido ese derecho. O lo que es lo mismo, no habría libertad para abrir en festivo en toda la ciudad ni para otros centros comerciales, como el Parque Vistahermosa, ya que el reconocimiento de la sentencia se ciñe a los recurrentes.

El primer edil admitió que, aunque sea con una probabilidad mínima, la posibilidad de que se llegue a ese punto existe. Y dijo que, lamentablemente, en ese hipotético caso se volvería a generar "la situación de desigualdad que este equipo de Gobierno ha tratado de evitar". Explicó que la sentencia invalida el régimen de libertad horaria que aprobó el PP de Sonia Castedo en 2013, diseñado y creado, dijo, sólo para beneficio de El Corte Inglés, ya que excluía al resto de centros comerciales. Esa era, recalcó, la primera desigualdad de ese modelo en términos de condiciones de competencia. La segunda, que perjudicaba a los pequeños comercios frente a los grandes, con mayor capacidad para contratar y/o pagar a sus empleados por trabajar en festivos. Y la tercera, que generaba dos tipos diferentes de empleados en el sector, los pagados y los obligados a trabajar sin remuneración los festivos en los que se abriese.

En esta línea, recordó que el PP no dio respuesta a la reclamación de los centros comerciales para que se les aplicase las mismas condiciones que a El Corte Inglés y que traspasó la patata caliente al nuevo equipo de Gobierno, constituido por partidos progresistas "por voluntad popular". Según Echávarri, desde su toma de posesión se ha intentado negociar un nuevo modelo que apueste por la creación de empleo y por mejorar las condiciones de los trabajadores del sector "porque entendimos que eso era lo que habían expresado los ciudadanos en las elecciones: que se generase empleo y de calidad". De ahí el doble requisito de contratación y conciliación que, admitió, es fruto de una posición política y no un requisito establecido en la Ley de Horarios Comerciales. "Siempre he mantenido que era algo histórico porque desde el ayuntamiento intentamos mejorar las condiciones de trabajadores del sector privado", enfatizó. 

Detalló que en octubre de 2015, después de que los tres centros comerciales ya hubiesen presentado su recurso contra el rechazo del PP a su petición por silencio administrativo, el tripartito desestimó formalmente su solicitud y acordó el cierre de Maisonnave para abrir una negociación que permitiese un acuerdo encaminado a favorecer empleo y en las mejores condiciones. Sostuvo que El Corte Inglés logró una sentencia a su favor que reinstauró su régimen de libertad horaria al confirmarse un defecto formal en el acuerdo por el que se le retiraba (no se le había dado trámite de audiencia). Y reiteró que, pese a esa sentencia, logró sumar a los grandes almacenes y a los otros tres centros comerciales para plantear una propuesta que extendía la libertad horaria a todo el municipio, después de que los cuatro grandes operadores se comprometiesen a crear unos 650 puestos de trabajo. 

Echávarri anima al Consell del Botànic a recurrir la Ley de Comercio ante el Tribunal Constitucional por invadir competencias autonómicas sobre la regulación del comercio y del turismo

Fuentes municipales reconocieron que en ese acuerdo sólo El Corte Inglés incluía al 100% el requisito de la conciliación para su plantilla. Plaza Mar, Gran Vía y Puerta de Alicante sólo lo garantizaban para sus empleados propios (mantenimiento, limpieza y seguridad), pero no para los trabajadores de las cadenas de distribución que albergan, como Carrefour o Alcampo. Sea como fuere, esa propuesta quedó rechazada con los votos de PP, Guanyar y Compromís.

Más tarde, según Echávarri, se abrió un nuevo proceso de negociación con las mismas condiciones. Se contactó con la dirección nacional de esas cadenas de distribución para tratar de lograr su apoyo. Pero se siguió rechazando el requisito de la conciliación. Además, sostuvo que para entonces el juicio sobre el recurso de los centros comerciales ya estaba listo para sentencia. "Vieron que lo tenían bien encarrilado y perdimos nuestra posición de fuerza para negociar", explicó. "El PP y el señor Barcala [su portavoz municipal] pueden estar satisfechos", añadió.

Ahora, dijo, el tripartito mantiene su hoja de ruta sin temer posibles consecuencias legales por volver a excluir de la libertad horaria a esos tres centros comerciales que tienen reconocido su derecho a ella por sentencia judicial. Echávarri se justificó diciendo que ese fallo no es firme y, por tanto, todavía no tiene eficacia. Sí reconoció que los tres centros comerciales siguen teniendo a su alcance la posibilidad de reclamar una posible indemnización como reclamación de responsabilidad patrimonial, como apunta la sentencia tras descartar su concesión ahora por un defecto de procedimiento, pero sostuvo que esa vía para reclamar "existe aunque el ayuntamiento no recurra" contra ese fallo favorable a las tres grandes superficies. 

Y por último dejó abiertos dos posibles caminos de futuro. Primero señaló que el tripartito sigue abierto a negociar un posible acuerdo con los centros comerciales, pero siempre bajo los mismos requisitos. "No vamos a permitir que los operadores comerciales decidan la política comercial de Alicante en base a sus cuentas de resultados", recalcó. Y, después, "si está en plazo", invitó al Consell a plantear un recurso ante el Tribunal Constitucional frente a la Ley de Horarios Comerciales aprobada por el Gobierno central porque "es una ley que invade claramente competencias autonómicas en comercio y en turismo". "El anterior Consell, del PP, no la recurrió porque estaba a otras cosas como la Fórmula 1", apostilló.

Noticias relacionadas

next