X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la licitación del puerto seco llegaría en primavera y la construcción de la vía en 2020

Ximo Puig se viste de Rey Mago en Orihuela: promete la CV-95 y la zona logística de San Isidro

10/01/2019 - 

ORIHUELA. El presidente del Consell, Ximo Puig, llegó ayer a Orihuela con varios anuncios que promete hacer efectivos en la Vega Baja. Además, de inaugurar el centro de salud del Rabaloche, que, desde ayer funciona con normalidad y sus usuarios dejan de utilizar los barracones que servían de instalaciones en los últimos diez años, también dejó nuevas promesas en la mesa. 

Puig señaló que en las próximas cuentas habrá espacio para "el desbloqueo de la CV-95" y, en declaraciones a la SER, anunció que, en efecto, la conexión entre Orihuela con la costa iniciará su construcción, por fases, en 2020 para una carretera de doble vía. El presidente también señaló que habrá financiación para la zona logística de San Isidro, un proyecto que tildó de prioritario y aportó que esperaba que, en unos meses, "haya buenas noticias" al respecto. De este modo, aseguró que esperan que pueda licitarse la obra del intercambiador de ferocarril de la Vega Baja, en San Isidro, esta primavera.

En cuanto al desbloqueo de la carretera, nexo entre Orihuela y la costa, en reuniones previas con Cámara Orihuela, la consellera de Obras Públicas, María José Salvador y el síndico de Podemos en Les Corts, Antonio Estañ, se comprometieron a incluir una partida exclusiva en el presupuesto de 2019 para poner en marcha el proyecto de la CV-95, la carretera para vertebrar la comarca de la Vega Baja. De hecho, el presidente del Consell ya adelantó esta intención en el debate de Política General. Ahora, se concreta la fecha de su construcción, al menos, su primera fase, para 2020. 

Ximo Puig, sin embargo, recordó que el Consell también ha de pagar 9 millones de euros por la deuda contraída por el anterior Gobierno, del PP, en esa obra fallida. En mayo de 2017, el TSJ condenó a la Generalitat Valenciana a pagar 9,5 millones de euros a la unión de empresas formada por Construcciones y Estudios, Luis Batalla, Rover Alcisa, y Torrescámara como indemnización, por rescindir en 2012, el contrato para construir la CV-95. La Generalitat Valenciana rescindió unilateralmente el contrato, adjudicado en 2007, después de que el expediente se aprobó en su momento sin declaración de impacto ambiental. 

Conexión a Europa

El coste aproximado del proyecto cuya licitación quiere estar lista esta primavera es 24,3 millones de euros. La zona logística de San Isidro plantea la construcción de un intercambiador carretera-ferrocarril en el sur de la Comunitat utilizando suelo industrial ya existente en los polígonos municipales con el fin de optimizar recursos. En 2016, este plan fue presentado por la UA en Orihuela todo ello en el marco de propuestas para el Corredor Mediterráneo.

Según esta obra, los camiones con mercancías de empresas del entorno de la Vega Baja podrían depositar sus productos en los trenes, gracias a grúas que trasladarían los contenedores, permitiendo que inmediatamente su traslado a Europa. Además los trenes del continente podrían parar en San Isidro para que, desde allí, los camiones de distribución trasladen al Sur de Alicante sus mercancías

El fin, económico e industrial, busca exceder los límites de la Vega Baja, conformando un mercado de todo el sur de la región. Las condiciones ambientales para que sea sostenible, la línea de ferrocarril para enganchar y cargar mercancías y la autovía y autopista cercana pusieron a San Isidro como lugar idóneo para el proyecto. En unos meses, el primer paso para la zona logística podría ser realidad. 

Desde el Consell apuntan que las nuevas infraestructuras, la CV-95 o la Zona de Actividades Logísticas de San Isidro estarán reflejadas en un plan de movilidad que es prioritario para la Conselleria, que incluirá la renovación del mapa concesional de autobuses y que conectará los 27 municipios con aeropuerto, universidades y hospitales. Según los plazos calculados por el gobierno autonómico, en 2022 o en 2023 podrían estar listas.

Noticias relacionadas

next
x