X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

las 50 mayores empresas del calzado tienen poca rentabilidad operativa

Tempe factura el 20% de todo el sector, pero su rentabilidad ha caído a la mitad desde 2015

22/09/2019 - 

ALICANTE. El sector del calzado, cuya mayor concentración de empresas se da en la provincia de Alicante (especialmente en Elche), empieza a mostrar señales de debilidad tras unos años de reinvención y crecimiento. Si bien en general las empresas del sector siguen siendo rentables, el margen operativo empieza a acortarse y cada vez hay menos capacidad de reacción ante una contingencia que obligue a inversiones extra.

Esta es una de las principales conclusiones del informe 'El calzado a través de las 50+1 empresas más representativas', elaborado por la consultora Omega Financial y presentado este sábado con motivo de la feria del calzado en Madrid. El informe, al que ha tenido acceso Alicante Plaza, analiza las principales magnitudes de las cincuenta empresas más representativas del sector (30 de ellas, de Alicante) y el caso particular de Tempe.

La firma zapatera del grupo Inditex, domiciliada en La Coruña pero con su principal centro de producción en Elche Parque Empresarial, factura casi el 20% de todo el sector, con lo que distorsiona las conclusiones del estudio y por ello sus autores lo han analizado al margen del resto de firmas (entre las que figuran Pikolinos, Gioseppo, Garvalin o Xti). A pesar de las cifras que maneja el gigante del calzado, los autores del estudio también señalan una llamativa caída de la rentabilidad operativa de la firma en los dos últimos años (entre 2015 y 2017). Del 39,86% que arrojaba en 2015 al 18,23% del pasado ejercicio.

El documento destaca en sus conclusiones que "el modelo de negocio abierto al exterior es una de las principales fortalezas del sector, pero aumenta la exposición a riesgos derivados de la incertidumbre geopolítica y a la creciente volatilidad de las divisas y materias primas". Asimismo, advierte de que "la gran atomización del sector y la falta de escala de la mayoría de las empresas, unido a la baja rentabilidad operativa, limita la capacidad de afrontar las inversiones necesarias en tecnología y logística que reclaman los modelos de negocio actuales".

Estas serían las dos principales debilidades del sector en estos momentos, según Omega Financial, pero también una "estructura operativa inflexible", que "condiciona la capacidad de generar márgenes suficientes para afrontar las turbulencias y cambios del mercado actual". Asimismo, la "deficiente estructura de capital compromete la rentabilidad de los accionistas y la posibilidad de estos de absorber y gestionar adecuadamente situaciones adversas".

En términos generales, la rentabilidad del capital invertido de las 50 empresas más importantes del calzado se situó por debajo del 8% durante los años 2016-2017, "a pesar de haber realizado una adecuada gestión del capital circulante y de haber tenido menores necesidades de inversión". El sector se caracteriza por estar muy atomizado. Está compuesto por algo más de 3.500 empresas que dan empleo a cerca de 45.000 personas. Con una facturación que ronda los 6.500 millones de euros anuales, destina el 40% de sus ventas al mercado exterior e importa por un valor cercano a los 3.000 millones de euros.


Noticias relacionadas

next
x