Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Oftalvist pone en marcha un protocolo de prevención de covid-19

Suspender tratamientos oftalmológicos urgentes podría suponer una pérdida irreversible de la visión

29/04/2020 - 

ALICANTE. Los expertos de la Unidad de Retina, Mácula y Glaucoma del grupo oftalmológico Oftalvist, presente en once provincias españolas, advierten del riesgo de abandonar por el confinamiento tratamientos oculares urgentes que requieren cierta continuidad y control. Según señala el doctor Roberto Gallego, de la clínica Oftalvist, “las distintas sociedades oftalmológicas nacionales e internacionales insisten en la necesidad de tratar de inmediato a todos los pacientes en los casos urgentes que precisen cirugía, como los traumatismos oculares graves, desprendimiento de retina, infecciones oculares graves, o el glaucoma severo”

El grupo Oftalvist ha mantenido servicios mínimos para atender pacientes con sintomatología de carácter urgente de forma presencial durante toda la crisis sanitaria, siguiendo un protocolo de prevención alineado con las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Unas medidas que tienen como objetivo garantizar la salud y protección de los pacientes y profesionales frente al coronavirus. “Nuestra prioridad es la salud de nuestros pacientes”, comenta el doctor Gallego. “Hemos adecuado las salas de espera y los horarios de consulta reduciendo al mínimo el tiempo que los pacientes permanecen en el centro sanitario. El personal de los centros está provisto de los equipos de protección necesarios y la desinfección de los aparatos de pruebas diagnósticas se realiza siempre antes y después de cada utilización”.

Es necesario continuar los tratamientos

Los pacientes con enfermedades crónicas de la mácula deben acudir a consulta para recibir sus inyecciones intravítreas. Según la doctora Beatriz Gonzalo, los pacientes con degeneración macular asociada a la edad, retinopatía diabética, trombosis venosas o miopía magna deben seguir acudiendo a sus centros oftalmológicos, donde les tratarán de acuerdo a los protocolos establecidos y con todas las garantías de seguridad. En el caso de los pacientes con degeneración macular (DMAE), suspender las inyecciones intravítreas programadas pueden condicionar una pérdida severa e irrecuperable de visión. Esta pérdida visual no podría recuperarse por completo posteriormente”, añade la doctora Gonzalo.

Los pacientes con retinopatía diabética, edema macular diabético, edema macular por trombosis venosas de la retina, o pacientes con degeneración macular miópica también necesitan continuar su tratamiento intravítreo programado para evitar una importante limitación de la vista. Del mismo modo, la doctora Marta Ibarz, de la Unidad de Glaucoma de Oftalvist, explica que “los pacientes con glaucoma deben continuar con sus colirios de forma habitual, solicitando la renovación de sus recetas médicas si fuera necesario”

La importancia de la detección precoz


 Este tipo de patologías que requieren un importante control y seguimiento, ya que la retina y el nervio óptico son estructuras que al lesionarse pueden dejar secuelas permanentes y muy graves. Por ello, es importante llevar a cabo exploraciones oftalmológicas y pruebas diagnósticas con cierta regularidad para vigilar y controlar los cambios y poder iniciar el tratamiento el momento adecuado. Según la doctora Gonzalo, “si esperamos a que el paciente presente síntomas de la enfermedad como pérdida de visión, o sensación de ver torcido (metamorfopsia), el daño puede ser ya importante”. 

En el caso de las enfermedades de la retina, “el retraso en el tratamiento produce daño irreparable en los tejidos. Aunque se retome el seguimiento más adelante, las secuelas podrían ser permanentes con pérdida de agudeza visual, generalmente de la visión central”. Algo parecido ocurre a los pacientes con glaucoma. Si se suspende el tratamiento, puede producirse una subida de presión intraocular que de no ser detectada por el especialista puede desencadenar pérdida de campo visual de forma definitiva.

Noticias relacionadas

next
x