X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en maquinaria y mejora del proceso productivo

Rolser vuelve a rozar los 13 millones de facturación pero recorta el beneficio por las inversiones

28/12/2019 - 

ALICANTE.  La empresa de los carros de la compra más conocidos del mercado, Rolser, mantiene una senda estable en lo que al volumen de negocio se refiere. El pasado ejercicio, cuyas cuentas anuales acaba de depositar en el Registro Mercantil de Alicante, la empresa con sede en Pedreguer creció ligeramente (apenas un 0,6%) hasta rozar una vez más los 13 millones de euros de facturación, pero sin embargo el beneficio neto al final del año se redujo prácticamente la mitad respecto a 2017 a causa de las inversiones acometidas.

De esta forma, Rolser cerró 2018 con una facturación de 12,94 millones de euros, un volumen de negocio similar al de hace dos años (12,9 millones), lo que evidencia que la empresa ha entrado en velocidad de crucero. En cuanto al beneficio neto al cierre del año, se quedó en 260.000 euros, un 40% menos que en 2017, cuando las ganancias fueron de 455.000 euros. La razón hay que buscarla en el resultado de explotación, que se vio recortado aproximadamente a la mitad por el incremento en los gastos.

El informe de gestión de las cuentas señala que "durante el ejercicio 2018, la sociedad ha continuado mejorando la productividad y la calidad de sus artículos, invirtiendo en nueva maquinaria y mejorando su proceso productivo". De esta forma, en los dos últimos ejercicios la empresa ha invertido en estos menesteres más de un millón de euros, como indica el informe: "en 2018 y 2017 la sociedad ha adquirido activos fijos materiales por un total de 614.000 y 422.000 euros, respectivamente".

En cuanto a la fuente de ingresos, la venta de carritos de la compra sigue siendo la de mayor peso específico, a pesar de la progresiva diversificación de la empresa. De esta forma, el 85% de la facturación de Rolser en 2018 llegó a través de la venta de su producto estrella. Además, la empresa produce y vende escaleras domésticas e industriales y centros de planchado, y a través de una filial (Rolser Bags) fabrica y comercializa también bolsas. Por mercados, el 76% de las ventas se produjeron en España, y el resto en países de la Unión Europea y del resto del mundo (aproximadamente el 12% en cada mercado).

Juan Server muestra a Ximo Puig el nuevo envase diseñado junto a Masymas, la semana pasada. Foto: A. SORIA

La compañía alicantina, con más de medio siglo de historia, dispone de unas instalaciones de 21.000 metros cuadrados en la planta principal de producción, en la localidad de Pedreguer. Rolser tiene cuatro filiales (una de ellas en Estados Unidos, creada en 2012 como plataforma para entrar en el mercado norteamericano), aunque no consolidan sus resultados en la empresa matriz. Durante el pasado ejercicio, la empresa volvió a incrementar la plantilla hasta las 99 personas (más de una tercera parte, mujeres) y el gasto en personal creció hasta cerca de 3 millones de euros anuales.

El propietario de la empresa, Juan Server, que ha incorporado a la tercera generación a la dirección de la empresa (Mireia Server y su primo Vicent Server se convirtieron en directores generales en 2018), presentó hace unas semanas la última innovación de la firma, en colaboración con la cadena de supermercados Masymas, también de Pedreguer: un novedoso envase para los productos frescos del supermercado que reducirá el consumo de bolsas de plástico de un solo uso. La nueva bolsa se puede lavar, es transparente y se puede personalizar, y se inspira en la "típica coixinera de nuestros antepasados", según explicó Server durante una visita del presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Noticias relacionadas

next
x