X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

destinó 455.000 euros a reservas y aprobó un dividendo a cuenta de 177.000

Rolser mantiene su facturación en 12,8 millones pero dobla beneficio al ajustar el gasto

4/12/2018 - 

ALICANTE. La empresa de los carros de la compra más famosos del mercado, Rolser, mantuvo en 2017 el volumen de negocio que había alcanzado un año antes, pero sin embargo logró incrementar de forma notable el beneficio al ajustar los gastos de explotación. Según las cuentas anuales de la firma de Pedreguer, depositadas en el Registro Mercantil, la empresa de la familia Server cerró el pasado ejercicio con una facturación de 12,86 millones, prácticamente la misma que en 2016, cuando las ventas alcanzaron los 12,9 millones.

La reducción en los gastos de explotación (aprovisionamientos, servicios exteriores...), pese a que se incrementó ligeramente el capítulo de Personal, consiguió sin embargo que con el mismo volumen de ventas que un año antes la empresa lograse un beneficio muy superior. Así, Rolser se anotó unas ganancias netas de 455.000 euros al cierre del año, cuando en 2016 el resultado había sido de 215.000 euros. Según la memoria, la firma destinó el beneficio íntegro a reforzar las reservas, si bien en diciembre su consejo aprobó repartir un dividendo de 177.000 euros con cargo a esas mismas reservas, que se distribuyó antes de acabar el año.

Según el desglose de ventas, el principal negocio de la firma siguen siendo los carritos de la compra, que además vieron cómo aumentaba su peso específico en la cifra de negocio. Así, el producto estrella de Rolser aportó 11 millones de euros de facturación (10,8 millones un año antes), mientras que las escaleras para el hogar dejaron 1,27 millones (1,35 millones en 2016). Los centros de planchado, su tercer producto, facturaron 521.000 euros (625.000 hace un año). En cuanto a los mercados donde trabaja, el nacional sigue siendo a mucha distancia el principal: el 74% del volumen de negocio de Rolser está en España, con 9,63 millones de ingresos (9,72 un año antes). Por otra parte, las ventas crecieron fuera de la Unión Europea hasta casi 1,2 millones (1 millón en 2016).

Hace menos de un mes, la empresa que preside Juan Server recibió el premio Alfil en la categoría de Marketing y Comunicación que entrega la asociación empresarial Terciario Avanzado. El director comercial de la empresa, Iván Server, fue el encargado de recoger el galardón de manos de los periodistas miembros del jurado. En 2017, la compañía ya fue reconocida con el premio de la Cámara de Comercio de Alicante a la exportación, que en esa ocasión recogió su hoy directora general, Mireia Server, creadora del departamento de exportación en 2000.

Tercera generación

El pasado verano, la empresa de Pedreguer integró definitivamente a la tercera generación familiar en la cúpula directiva. La citada Mireia Server y su primo Vicent Server se convirtieron en directores generales con funciones compartidas, con Juan Server como consejero delegado pero delegando la ejecución en esta doble dirección. Con independencia de que en el futuro las competencias de cada una de estas direcciones queden más definidas por el día a día de la empresa, Mireia Server se ocupa desde entonces de las áreas comercial, marketing, financiera y relaciones institucionales; mientras Vicent Server se responsabiliza de las áreas de producción y tecnología, patrimonio e inversiones y recursos humanos.

La compañía alicantina, con más de medio siglo de historia, dispone de unas instalaciones de 21.000 metros cuadrados en la planta principal de producción, en la localidad de Pedreguer. Rolser tiene cuatro filiales (una de ellas en Estados Unidos, creada en 2012 como plataforma para entrar en el mercado norteamericano), aunque no consolidan sus resultados en la empresa matriz. Durante el pasado ejercicio, la empresa mantuvo la plantilla en una media de 97 contratos, muy cerca del centenar, tras el crecimiento de los últimos años.

Al margen de la actividad empresarial, la familia propietaria de la mercantil puso en marcha hace 23 años la Fundación Rolser-Server i Pérez, dedicada a canalizar y potenciar la cultura del municipio alicantino y la comarca de la Marina Alta. El pasado mes de marzo, la fundación de los Server fue distinguida con la medalla del Consell Valencià de Cultura por su importante papel en el patrocinio y el mecenazgo.

Noticias relacionadas

next