X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

para ganar capacidad logística y de producción

Otra empresa que se 'fuga' de la Marina Alta: Paco Martínez sigue a Ale-Hop y se muda a València

11/03/2020 - 

ALICANTE/PEDREGUER. La asociación de empresarios de la Marina Alta, el Cedma, pedía recientemente al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, apoyo para industrializar la comarca con "suelos industriales y polígonos competitivos". Y el tiempo ha tardado poco en darle la razón a la reivindicación. Otro de los buques insignia de la Marina Alta, la firma de complementos Paco Martínez, ha decidido mudarse y trasladar sus instalaciones principales desde Pedreguer a la localidad valenciana de Albuixech para poder crecer.

Según ha podido saber Alicante Plaza, Paco Martínez pondrá en marcha su nueva sede central en el Polígono del Mediterráneo de la citada localidad valenciana (donde está Vossloh), a 9 kilómetros de València y con acceso directo por la V-21, a partir del próximo 17 de marzo. Se trata de un centro logístico de 4.000 metros cuadrados con tres muelles de carga y descarga, y unas oficinas de 1.000 metros cuadrados repartidos en tres plantas, con estudio fotográfico, área de desarrollo de producto y tienda piloto.

Hasta la fecha, la sede central de Paco Martínez estaba en la avenida Jaume I de la localidad alicantina de Pedreguer, desde donde ha operado desde que nació hace más de medio siglo, en 1958. Según ha podido saber este periódico, la empresa ha ofrecido a la plantilla de Pedreguer trasladarse al nuevo centro en Albuixech, pero muchos de los empleados han rechazado la movilidad. En cualquier caso, la actual tienda de la firma en la carretera de Pedreguer seguirá funcionando como hasta ahora. La enseña de Pedreguer, especializada en bolsos, maletas y marroquinería, explota una red de más de 100 tiendas en toda España y Portugal y factura 40 millones de euros al año.

Flagship de Paco Martínez en la calle Mayor de Madrid. Foto: PACO MARTÍNEZ

El camino que ahora emprende Paco Martínez ya lo han hecho antes otras empresas de renombre de la Marina Alta, como la archiconocida Ale-Hop. Como contó este periódico en octubre, la marca de la vaca (120 millones de facturación en 2018), nacida en Ondara, tiene desde hace un año y medio su principal plataforma logística en la provincia de València, en la localidad de Bellreguard. En este centro, de 20.000 metros cuadrados (frente a los 6.000 metros de Ondara o los 4.500 de Pedreguer) y en el que la empresa invirtió casi 10 millones, Ale-Hop ha instalado sus oficinas principales tras construir un anexo de 6.000 metros.

En este sentido, el presidente de Cedma, Benito Mestre, lamenta en declaraciones a Alicante Plaza que "es una realidad lamentable que estamos sufriendo una fuga de inversión en nuestra comarca, debido a la carencia de suelo industrial, de polígonos competitivos adaptados al siglo XXI", y considera que "con independencia de que los suelos industriales que existen se pueden mejorar con subvenciones de la Generalitat, sí que cabe la posibilidad mediante instrumentos urbanísticos de generar nuevos suelos industriales", algo de lo que están hablando con el director general de Urbanismo.

Polígonos mancomunados y agilizar trámites

La patronal de la Marina Alta ha puesto sobre la mesa, además, la posibilidad de crear polígonos industriales mancomunados, con independencia del término municipal donde se establezca. "Planteamos dos grandes núcleos o zonas donde se podría desarrollar alguna zona industrial: el triángulo Ondara-Pedreguer-El Verger y Dénia; y el núcleo de Bensisa-Teulada", indica. "Creo que los ayuntamientos son receptivos a los que hemos comentado, la problemática surge porque el urbanismo desgraciadamente es muy lento", señala Mestre. Eso sí, "Conselleria es consciente y quiere dar prioridad al urbanismo industrial, buscar fórmulas jurídicas que permitan mayor rapidez". 

En este sentido, casos como los de Ale-Hop o Paco Martínez demuestran que "una empresa que está establecida y necesita de una ampliación no puede esperar seis años, hay empresas en nuestra comarca, que necesitan crecer y se encuentran con muchísimas dificultades". La consecuencia inmediata y negativa de esta problemática es que "lógicamente cuando se trasladen a otra ubicación no van a emplear a gente de nuestra comarca, luego podemos hablar de impuestos, y de la generación de riqueza que después repercuta en la sociedad de nuestra la comarca".

Noticias relacionadas

next
x