Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el público alentó a los monarcas con banderas y aplausos

Los Reyes recorren un Benidorm histórico: playas medio vacías en julio

4/07/2020 - 

BENIDORM. "Va a ser un verano de poca chicha", decía el presidente de la asociación hotelera Hosbec, Toni Mayor, a no ser que haya "un milagro a finales de julio o agosto". Pero la situación que se dejó ver en la playa de Levante durante el recorrido de los Reyes en su visita a Benidorm da la sensación de estar a medio gas. Un paseo bajo el sol que se inició a la salida del hotel Belroy, en el que se celebró el encuentro con empresarios y sindicatos, donde les trasladaron sus preocupaciones.

El camino llegó hasta la playa y siguió por la avenida Doctor Orts Llorca para subirse al coche que le esperaba para seguir la visita en València. En torno a media hora de paseo que celebraron desde el sector por dar una imagen de normalidad para viajar.

Sin barreras de seguridad acotadas más allá de un muro invisible marcados por el equipo de Casa Real, los monarcas pudieron hacer su camino ante los vítores y vivas de la gente. Gritos de "¡Viva España!" o "¡Viva la Guardia Civil!" que acompañaron la visita, que iniciaron sin mascarilla, pero con distancia más que suficiente con el resto de personas. En primer lugar se acercaron a los informadores de playas de la concesionaria, donde se interesaron por el trabajo realizado.

En su recorrido, una espontánea quiso regalarles unas banderas que tuvo que entregar a los escoltas dirigida por Doña Letizia, no obstante, una niña se saltó el protocolo acercándose hasta ellos para darles uno de estos distintivos. Unos elementos que decoraron gran parte del paseo de 300 metros, incluso en los balcones de los edificios. 

Hay que tener en cuenta que la situación actual hacía que la visita fuera diferente, con una distancia que impidió que se acercaran a saludar (con contacto) a los numerosos vecinos y turistas que aguardaron durante horas la espera y que era una de las formas que tenían de acercarse al pueblo. 

A mitad de recorrido, se colocaron la mascarilla, para segundos después hacer el posado con las autoridades. Allí estaban el Ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que habían estado previamente en la reunión con empresarios y sindicatos. Además, estaban la delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero; la consellera de Administraciones Públicas y Justicia, Gabriela Bravo; el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, y el alcalde de Benidorm, Toni Pérez.

Durante el trayecto se pudo ver cómo el Rey indicaba a uno de los bañistas que no iban con la mascarilla. Las ganas de ver a los monarcas hizo que muchos de ellos no guardaran las medidas de distanciamiento físico para evitar contagios, al tiempo que olvidaban llevar las mascarillas. Es más, se podía ver cómo los informadores trataban de evitar las aglomeraciones, sin éxito.

"Sin azúcar"

Otra de las paradas del recorrido "real" fue en la heladería Sirvent, con gran tradición local. Doña Letizia explicó a Luis Alberto Sirvent, que le estaba atendiendo en ese momento, que no tomaban azúcar, por lo que se interesaron por este tipo de productos sin esta sustancia. De este modo, a pesar de que les querían dar a probar uno de los helados que más éxito tienen, el de leche merengada, solo el Rey se animó a probar el de turrón de Xixona sin azúcar. "Está buenísimo", dijo Felipe VI.


Finalmente, los Reyes se acercaron hasta los informadores que iniciaron su trabajo el pasado 1 de julio contratados por la Generalitat Valenciana. La consellera se dedicó a explicar a los monarcas la labor que desempeñarán en las playas de la Comunitat.

Al final del trayecto le esperaban con una pancarta de "Bienvenidos a Benidorm" unas mujeres que se mostraban encantadas con la visita a la ciudad. Es la primera que realiza Felipe VI ya como rey, ya que la última vez que asistió a un acto en la ciudad fue para la inauguración de Terra Mítica, que se remonta a julio del 2000. Doña Letizia era la segunda vez que pisaba la localidad, puesto que en junio de 2018 asistió a la celebración del Día Internacional de las Personas Sordociegas.

Además, la última vez que los reyes estuvieron en la provincia alicantina fue el 4 de octubre del pasado año en Orihuela, donde arroparon a los damnificados de la comarca de la Vega Baja afectados por las lluvias e inundaciones de la gota fría o DANA.


Noticias relacionadas

next
x