Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

32 insolvencias desde el desconfinamiento, el 40% de todo 2020

Los juzgados declaran un concurso cada dos días en Alicante... y la 'avalancha' llegará en septiembre

27/08/2020 - 

ALICANTE. La reanudación de la actividad en los juzgados de lo Mercantil tras el confinamiento se combinó con los problemas económicos de decenas de empresas como consecuencia de esta medida (muchas de ellas llegaban al estado de alarma con problemas previos que desembocaron en la insolvencia) para que, ya desde finales de mayo comenzasen a declararse concursos de acreedores. No obstante, todas las fuentes judiciales consultadas coinciden en que la "auténtica avalancha" llegará en septiembre.

Sea o no una avalancha lo que se ha vivido desde el 20 de mayo, lo cierto es que los juzgados de lo Mercantil de Alicante (dos con sede en la capital y un tercero en Elche) no han parado de abrir procedimientos de concurso de acreedores desde el desconfinamiento. Entre el 20 de mayo y el 31 de julio (durante agosto se ha mantenido una cierta actividad, pero no se han publicado declaraciones de concurso, que se acumularán en septiembre) se han abierto nada menos que 32 concursos de acreedores, o lo que es lo mismo, casi uno cada dos días.

Los 32 concursos abiertos en el citado periodo, según las publicaciones de edictos en el BOE consultadas por este diario, suponen más del 40% de todas las declaraciones de concurso (tanto voluntarios como necesarios) registradas en los juzgados alicantinos desde que comenzó el año. Es decir, en apenas dos meses se han declarado casi los mismos concursos que durante los cinco anteriores (incluso durante el confinamiento se publicó en el BOE la declaración de algunos concursos que había comenzado a tramitarse antes del estado de alarma). Durante este tiempo, también se han publicado los autos de conclusión de concursos iniciados con anterioridad.

Litigios, despidos, ERE...

Por tipología de empresa, entre las declaraciones de concurso de acreedores tras el desconfinamiento destacan empresas industriales, especialmente de calzado y textil, y también varios autónomos. También figuran empresas de transportes, de maquinaria auxiliar y de servicios a otros sectores, así como algunas constructoras. E, incluso, una comunidad de bienes. En este periodo, como adelantó Alicante Plaza el lunes, se ha declarado en concurso la empresa hotelera de Muro de Alcoy que hace dos años llegó a pujar por el centro comercial Panoramis, Vilaplana Pérez Hermanos.

Pese a todo, las fuentes consultadas insisten en que "lo peor está por llegar" y que la "auténtica avalancha" se producirá a partir de septiembre, cuando los juzgados retomen en unos días su actividad normal. En este sentido, desde un conocido despacho de abogados de la capital alicantina, especializado en empresas, indican que "la actividad en los juzgados de lo Mercantil va a aumentar de forma exponencial en las próximas semanas; no se trata solo de concursos de acreedores, van a llegar multitud de asuntos por despidos, ERTE y ERE, litigios entre mercantiles..."

Reunión telemática de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, durante el confinamiento. Foto: AP

Como ha venido contando este diario, los jueces de lo Mercantil de Alicante (hay tres juzgados, uno de ellos con sede en Elche) han adoptado diversas medidas para sobrellevar la avalancha de concursos que se esperaba y que, a juzgar por el ritmo de declaraciones, ya se está produciendo. Entre estas medidas destacan la suspensión de la celebración de vistas durante tres meses, para dedicar todos los recursos a tramitar las solicitudes, y la creación de un formulario tipo para que las empresas soliciten el concurso, con el fin de facilitar este trámite.

Este protocolo persigue poner orden en la temida avalancha, para priorizar los concursos de empresas (tanto previos al coronavirus como nuevos) en los que la concursada sea, a priori, viable. Esto es, se tramitarán antes los concursos de empresas que intenten sobrevivir que aquellas que pidan directamente la fase de liquidación (aunque con excepciones, por ejemplo si se presenta un plan de venta de la unidad productiva para mantener la actividad). También se considerarán urgentes los concursos que impliquen ERTE o ERE para los trabajadores, con el fin de resolver cuanto antes su situación, y los que afecten a personas físicas o autónomos, para facilitar que los concursados puedan acceder a la segunda oportunidad de manera rápida.

Noticias relacionadas

next
x