X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

alegaciones al ministerio de transición ecológica

Los ecologistas critican la segunda pista de El Altet: innecesaria e incompatible con el medio ambiente

6/05/2019 - 

ELCHE. Tras darse a conocer hace unos días las afecciones que tiene la futurible construcción de una segunda pista en el Aeropuerto Alicante - Elche, desde la Colla Ecologista d'Alacant Ecologistas en Acción enviaron sus alegaciones al Subdirector General de Evaluación Ambiental en el pasado mes de abril. Después de la exposición pública del impacto ambiental de esta intervención, desde el colectivo ecologista indican que las afecciones van mucho más allá de la incompatibilidad con el desarrollo urbanístico de Torrellano o la propia afección al Saladar de Aguamarga. Señalan diferentes casos por los que esta pista choca contra varios ejes medioambientales, como la lucha contra el cambio climático, la protección dela fauna, o, en otro orden de asuntos, no está justificada su construcción.

Señalan que no es necesaria y que se estudie otra alternativa si no

Como era esperable, pidieron que se desestime la construcción de la segunda pista del aeropuerto al ocupar 32 hectómetros cuadrados del Saladar de Aguamarga por los impactos que tiene esta obra, pidiendo que se estudien alternativas en el caso de que esta segunda pista sea necesaria. No obstante, consideran que no es necesaria. Para defenderlo, indican que la demanda creciente no está justificada y que no hay fuentes documentadas que lo atestigüen, y que su principal público, el británico, está en descenso. A su juicio, es insuficiente el argumento del aumento de pasajeros. En el Plan Borrador hablan de estimaciones para 2028 de algo más de 14 millones, una cantidad ligeramente superior a la de 2018. Las 96940 operaciones previstas son muy cercanas a las 96734 registradas en 2018. No obstante, AENA estima que con la segunda pista, para 2035 el Aeropuerto de Alicante-Elche pueda mover sin problemas más de 100.000 vuelos anuales con 17 millones de pasajeros.

Poniéndose también en la perspectiva de Aena, recuerdan que la aprobación del Plan Director en 2001 preveía el uso de hasta 40 operaciones a la hora hasta 2015, y ha seguido siendo así, por lo que entienden que la demanda estaría completa y que la tiene la capacidad suficiente para lo que se quiere". Por otra parte, a nivel técnico, piden que se estudie una alternativa de 2500 metros, porque la de 3000 es incompatible por las servidumbres aeronáuticas, la cercanía a IFA y la rotonda Torrellano. Sin embargo, la opción preferida por el Ministerio es la de una pista de 2700 metros, que en cualquier caso, como también señalaran los técnicos de Elche, la servidumbre aérea proyectada constriñe el desarrollo de los edificios de los sectores TO-3ya en proceso de reparcelación, como contó este medio— y TO-4 de la pedanía ilicitana. Los ecologistas apuntan que deerminados aterrizajes y despegues de cabecera serían inviables. 

Riesgos por el cambio climático

Además, como ecologistas, en lo que refiere a la afección medioambiental, en primer lugar critican que este Plan Director es de hace un par de años y contempla datos medioambientales no actuales, cosa que recuerdan ya pasó con el Plan Director de 2009, en el que se advertía que también se apoyaba en documentos ambientales desfasados. Después hacen énfasis en el previsible impacto del cambio climático: subida del nivel del mar y avance de este en la línea litoral. "Debería estudiarse el riesgo de inundaciones costeras en los terrenos que se pretenden ocupar con la segunda pista. Parte de los terrenos que se pretenden ocupar en Aguamarga están por debajo del nivel del mar y ya se han registrado inundaciones de esteros o charcas salineras". 

Como ya advirtió el informe ilicitano, la pista tendrá afecciones sobre la fauna de aves acuáticas del saladar. Las 30 hectáreas que ocupará, un 15% del saladar, implicará la fragmentación del hábitat. A ese respecto, el colectivo advierte que la fragmentación de hábitats está "expresamente prohibida por Ley 33/2015 que modifica la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad". Esta normativa contempla que las "zonas húmedas deberán ser preservadas de actividades susceptibles de provocar recesión o degradación", por lo que entienden que las instituciones públicas deben prevenirlo. Según Ecologistas en Acción, tendrá un "impacto crítico", ya que cuanto más pequeños sean esos fragmentos, "habrá mayor vulnerabilidad para las especies —más frecuentes en bordes que en exterior—, con su consecuente mayor probabilidad de extinción". 

Impacto sobre la línea de Cercanías Murcia - Alicante

Para intentar dar mayor empaque a sus alegaciones, salen también de su ámbito medioambiental para entrar en cuestiones técnicas de otro tipo. Apuntan que Aena no ha hecho referencia a la afección sobre la Nacional-332, que la orientación Este-Oeste de esta pista supone peligrosos vientos —por eso también plantean la posibilidad de interseccionar las dos pistas, como en Barcelona El Prat— y que hay impacto sobre el canal de riego de El Progreso, y que cortaría el recorrido de la línea Adif de Cercanías Murcia - Alicante, e incluso que hay afecciones incompatibles con el proyecto del AVE. Así pues, todo un cúmulo de contrapartes que han recopilado para intentar que al menos se plantee otra alternativa, ya que el plan además se solapa con otros autonómicos: rompería la conectividad ecológica del Pativel —y ocuparía suelos que con este serán no urbanizables—, tiene un riesgo de inundación de nivel 4 según el Patricova —y señalan que no se menciona—, y aseveran que es incompatible con lo acordado en cuanto a emisiones de gases según el Convenio París 2015.

Noticias relacionadas

next
x