Hoy es 20 de abril y se habla de alicante urbanismo coronavirus SANIDAD vacuna covid-19

ahora optan a un premio COMO MEJOR DISEÑO INDUSTRIAL por Una corona de plantas vivas 

Limbo, de Alcoy, es una de las principales proveedoras de bolsas sanitarias para fallecidos por la covid-19

30/10/2020 - 

ALICANTE. Una empresa de Alcoy, Limbo, recientemente se convirtió en una de las principales proveedoras a nivel nacional de las bolsas sanitarias herméticas biodegradables necesarias para el manejo de fallecidos por la covid-19. Un elemento que ha pasado a ser, tristemente, absolutamente necesario en un momento de pandemia que exige un tratamiento respetuoso, eficaz y seguro de las víctimas. Limbo es una empresa alicantina creada en 2006 dedicada al desarrollo de productos innovadores que ya tiene en el mercado conceptos consolidados como urnas ecológicas y bolsas de traslado.

Según cuenta a Alicante Plaza el director general adjunto de Limbo, Luis Nouel Trenard, el proceso por el que llegaron a ser casi el único proveedor de estas bolsas sanitarias herméticas y biodegradables al inicio del Estado de Alarma tiene su explicación en el bagaje de la firma. Tradicionalmente, uno de los productos que ya desarrollaban desde Limbo eran las bolsas sanitarias biodegradables para el traslado de personas difuntas a otras provincias o incluso a otros países. No obstante, cuando empezó a expandirse el coronavirus a nivel mundial y se convirtió en pandemia, desde la compañía en Alcoy empezaron a trabajar en otro tipo de bolsas sanitarias pensadas en las necesidades que traía la covid-19. "Vimos que eran necesarias un tipo de bolsas sanitarias que, además de biodegradables, tenían que ser herméticas, para garantizar la salud de los sanitarios, que no permitiera la salida del virus". 

Así, mantiene el director general adjunto de Limbo, ya existían otro tipo de sudarios pero ninguno de ellos conjugaban ser, a la vez, herméticos y biodegradables. Cuando el Gobierno declaró en marzo el Estado de Alarma, pidieron exactamente el tipo de bolsas sanitarias que Limbo acababa de desarrollar en base a su experiencia en el sector. Por este motivo, en un momento de necesidad apremiante, se convirtieron en casi el único proveedor de este tipo de sudario en España en los momentos más duros de la primera ola de la pandemia

"El reto para la empresa fue la reconversión y la adaptación de nuestros procesos productivos, sobre todo en la demanda en la primera ola". No existía otro producto similar en el mercado en un momento muy necesario. La legislación obligó a hospitales y funerarias a usar ese tipo de bolsas sanitarias con las víctimas de la covid-19

Así, desde la empresa alcoyana concentraron energías y tuvieron que reforzar su producción apoyándose en varios talleres de la Comunitat Valenciana. "En los primeros momentos fue muy complicado ponerse al día", afirma. Ahora, tras meses desde la primera ola y en una segunda ola de covid-19, aseguran que la producción continúa en marcha, pero ya se ha normalizado. 

"Hay que entender que los primeros pasos en marzo fueron muy difíciles. Nuestra capacidad de producción estaba pensada para un momento de prepandemia, no realizábamos un gran volumen de bolsas sanitarias. Desde marzo pasamos a tener demanda de mucha cantidad desde toda España. Atendíamos también las peticiones desde el Palacio de Hielo de Madrid o del mismo tipo de espacios habilitados en Barcelona". Además, señala que "no nos gusta alardear de ello, porque no es agradable, pero logramos pasar esa primera ola y asegurar un servicio que era necesario". Tuvieron que asegurar esta demanda en tan solo dos semanas y su producción se multiplicó por 10 en muy poco tiempo. 

Ahora, ya existen otras empresas que producen también bolsas sanitarias herméticas y biodegradables pensadas para personas fallecidas por covid-19. Por eso, la empresa sigue produciendo pero con tiempo para reponer su stock. "Se nota que hay de nuevo un tirón y demanda de estas bolsas en la segunda ola".

Experiencia e innovación para el sector

El recorrido de esta empresa viene marcado por un amplio bagaje en innovación. Según explica su director general adjunto, Luis Nouel Trenard, desde hace tiempo trabajaban el desarrollo de productos, dentro del sector funerario, enfocados en I+D. "El funerario es un mercado muy conservador, pero tratamos de llevar el negocio en la misma dirección a la que se encamina la sociedad". Y la sociedad demanda, desde hace tiempo, más respeto al medio ambiente. Por este motivo, muchos de los productos de esta empresa tienen un sello sostenible. 


En su haber ofrecen desde urnas biodegradables, pasando por bolsas sanitarias para traslados "con una aportación ecológica muy importante". Y es que, según explica Trenard, normalmente, para los traslados de personas fallecidas de una provincia a otra, o incluso a otros países se solía usar un féretro de zinc. El uso de este material imposibilitaba la incineración y una huella de residuos importante. Desde Limbo desarrollaron esta bolsa para el transporte de difuntos, biodegradable, que mantiene las condiciones de presiones y hermeticidad adecuadas "para que el final del camino sea respetuoso y, además, exista la posibilidad de incinerar si se desea". Estas son las bolsas que sirvieron de base para desarrollar las necesarias para el transporte de víctimas por covid-19.

Candidatos a un premio de innovación

El sector funerario no suele ser una referencia en cuanto a la innovación y el desarrollo de nuevos diseños, pero este no es el caso de la empresa alcoyana Limbo. Recientemente, su corona de plantas vivas "The Green Memory", forma parte de la Selección Delta 2020 de la Asociación ADI-FAD, un selecto grupo de productos que representan al mejor diseño industrial de España y compiten por el premio Delta de Oro.

Este innovador producto consiste en un conjunto de macetas con flores vivas que armadas en forma de aro, sustituyen a la tradicional corona de flores de la industria funeraria. Este producto ofrece la posibilidad de estar presente en el servicio funerario como una corona más, pero al final se reparten las plantas entre los familiares como un obsequio recordatorio.

Así, esta corona "The Green Memory" reduce los desechos que generan las coronas tradicionales, y permite a los familiares conservar y cuidar las flores que formaron parte del servicio funerario. Este producto ya se ofrece como parte del servicio en tanatorios de Alicante y otras provincias.

Además, la empresa funeraria puede reutilizar los soportes en las que van las flores. Las macetas que forman estas coronas dan la sensación de formar una corona tradicional. Al final de la ceremonia se puede entregar a familiares y allegados de la persona fallecida como un recuerdo. Asimismo, se eliminan los residuos que dejan las coronas tradicionales con flores muertas. "También ofrece un aporte emocional". 

Los premios Delta se otorgan por la Asociación de Diseño Industrial ADI-FAD bienalmente en reconocimiento a la tarea de los diseñadores industriales y las empresas productoras. Durante años ha significado para el sector el índice de referencia, y una valiosa plataforma de promoción y reconocimiento público. El veredicto definitivo de dará a conocer el 24 de noviembre dentro de la Barcelona Design Week.

El recorrido de la firma

La compañía Limbo, según explica su director general adjunto, Luis Nouel Trenard, nació en 2006 en Alcoy con personas vinculadas al mundo funerario que querían ir más allá de lo que se considera el negocio tradicional. "Tenían en mente productos innovadores", explica Trenard. Desde entonces, innovar ha sido firma de la casa y crean productos de I+D que entran se quedan o salen de su cartera de servicios, según el éxito o la evolución del momento. En estos momentos son diez las personas en plantilla que forman la empresa. En Alcoy tienen la fábrica que se dedica al desarrollo de urnas biodegradables y en Alicante realizan el desarrollo e innovación. Además tienen un representante a nivel internacional. Sobre todo mantienen la filosofía de innovación dentro del mundo de la funeraria. Por motivos excepcionales han tenido que hacer frente a una triste necesidad durante la pandemia. Una situación difícil, que debía afrontarse, y que la experiencia de la compañía ha ayudado a superar. 

Noticias relacionadas

next
x