X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proceso de subasta del centro comercial del puerto

Las incógnitas abiertas sobre el futuro de Panoramis: deuda, recursos y modelo de negocio

26/07/2018 - 

ALICANTE. La firma ante notario de la escritura de compraventa sobre Panoramis a favor de Medimotors Gestión, oficializada este martes, supone una de las últimas fases de la subasta convocada con motivo de la liquidación de su concesionaria actual (Marina de Poniente). Sin embargo, ese paso no acaba de despejar todas las incógnitas en las que se mueve el futuro del centro comercial del Puerto. 

Entre todas ellas, la principal tiene que ver con el traspaso oficial de la concesión. Hasta ahora, la explotación comercial del inmueble sigue estando en manos de Marina de Poniente: la sociedad creada en origen por Ortiz e Hijos y Grupo Subús (hoy Vectalia), junto a otros accionistas con una participación menor que fueron desvinculándose paulatinamente de la sociedad (la última en hacerlo fue, de hecho, Vectalia). Fuentes consultadas por Alicante Plaza precisaron que el consejo de administración de la Autoridad Portuaria podría acordar el cambio de gestor en favor de Medimotors en su próxima reunión, prevista para este viernes. 

Eso sí, todo depende de que se cumpla un requisito ineludible con antelación: que Medimotors deposite el importe de la deuda que Marina de Poniente mantiene con el Puerto en concepto de canon de explotación. En el momento en el que se convocó la subasta sobre la unidad de negocio de Panoramis, esa deuda ascendía a 1,1 millones. Ahora, según pudo concretar este diario, supera los 1,6 millones. Al registrar su oferta, Medimotors cumpió con uno de los requisitos de la subasta y aportó un certificado bancario por el que garantizaba la entrega de un aval por el canon adeudado al Puerto. Ahora bien, como consecuencia de la dilación que ha experimentado el proceso, esa suma ha aumentado en cerca de medio millón más al que la Autoridad Portuaria no está dispuesta a renunciar. De hecho, en su escrito en el que daba por válida la oferta de Medimotors, se detallaba de manera expresa que la empresa debía ampliar su aval para actualizar la deuda contraída respecto al canon.       


Como ha venido publicando este diario, la oferta presentada por Medimotors -la única que siguió interesada en la subasta- ascendía a 1,9 millones. Sea como fuere, hasta el mediodía del miércoles, la Autoridad Portuaria no había tenido constancia de que se hubiese producido el depósito del aval requerido. 

La segunda incógnita que todavía debe despejarse tiene que ver con los contratos de alquiler todavía vivos en el centro comercial. Como ya ha contado este diario, Medimotors dejó claro en su oferta que no asumía su continuidad. El Puerto también respondió, en su escrito de conformidad, que se desvinculaba de posibles reclamaciones de los arrendatarios. Y esa es la posibilidad que ahora quedaría abierta: los inquilinos del complejo podrían tratar de defender la validez y vigencia de sus contratos e iniciar acciones legales, bien contra Medimotors o bien contra el Puerto. En la actualidad, en Panoramis (que cuenta con 53 locales comerciales) siguen activos el multicines, un gimnasio y algunos locales de hostelería como el restaurante Foster's Hollywood o el café-pub La Ruta de la Seda.

La tercera cuestión por definir es cuál es el modelo de negocio que Medimotors pretende desarrollar en el complejo, cuando se convierta en su gestor de forma definitiva. La empresa representada por Juan Carlos Ramírez -expresidente del Hércules y socio del promotor Enrique Ortiz- ha ido anunciando distintos planteamientos: desde un mercado gastronómico hasta el desarrollo de locales de restauración. A esa cuestión se añade una nueva derivada que se resolverá a medio plazo: si ese modelo por el que se acabe apostando llega a ser rentable.

Y la cuarta gran incógnita es si Medimotors asume finalmente el expediente de ampliación del plazo concesional que había llegado a iniciar Marina de Poniente para seguir explotando el centro comercial por otros doce años adicionales. En este momento, la fecha de extinción de la concesión es el año 2028. Sin embargo, Marina de Poniente presentó en 2015 una solicitud para alargar ese plazo hasta 2040. La posibilidad de que se adopte ese acuerdo, reglada por Puertos del Estado, conlleva que el nuevo gestor debe asumir una inversión mínima para mejorar las condiciones del inmueble. Se trataría de cuestiones como la mejora de los accesos o de las condiciones de suministro energético, entre otras. Hasta el momento, se desconoce si Medimotors asumiría esa posibilidad de prórroga.  

Noticias relacionadas

next