X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los grandes grupos han presentado erte 

Las grandes apuestas de la hostelería de eventos, en 'stand by': entre el 'shock' y las fechas disponibles

25/03/2020 - 

ALICANTE. Los grandes grupos hosteleros de la provincia de Alicante dedicados a los eventos están en estos momentos como las competencias deportivas. No saben cuándo podrán reanudar su actividad; ni tampoco saben cuándo podrán rentabilizar sus grandes apuestas para esta temporada; están amortiguando la cascada de anulaciones de eventos, tanto de empresas, que están todos cancelados, como las bodas, que se reprograman en función de las fechas libres, todas ellas a partir del verano, y con una vela esperando a que no pase lo mismo con las comuniones. Como es lógico, todos han presentado Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) para sus plantillas fijas, que en temporada alta se pueden duplicar. 

Otros, como El Grupo Portal, ha tenido que aplazar la apertura de su nueva apuesta, el Manero de Madrid, prevista para finales de marzo. Actualmente, todo el personal del resto de establecimientos está sometido a un ERTE, a la espera de su aprobación, como en el resto del sector. Para el grupo ha supuesto un alivio, dentro del contexto de todo lo ocurrido, que la apertura del nuevo Manero no se haya materializado, porque, de haberlo hecho, hubiera disparado los gastos de funcionamiento sin poder rentabilizarlos. Así, que como un evento más, la nueva apertura se aplaza hasta que el Gobierno retire las condiciones del Estado del Alarma, que obligan a cerrar a bares y restaurantes, al menos, hasta el 11 de abril.


Uno de los gigantes de los eventos y el catering de la ciudad de Alicante, Grupo Juan XXIII, también gestiona imprevistos, como todo el sector. Actaulmente, tiene unos 200 operarios atrapados en el ERTE. Además de la gestión de varios espacios, como el restaurante donde están los salones, Torre de Reixes y 2&Tres Gastrobar (en El Corte Inglés),  el grupo también se ha visto afectado por el cierre de los colegios. En la actualidad, Juan XXIII prestaba servicio a unos 10 centros educativos de la ciudad de Alicante, lo que ocupaba a unas 70 personas.

Pero, como El Portal y el resto de grupos hosteleros, Juan XXIII también había hecho una apuesta para esta temporada, con motivo del 50 aniversario del grupo: la puesta de largo de Finca Santa Luzía, ubicada en el término de Sant Joan, que da relevo al viejo restaurante El Jabalí. Este nuevo emplazamiento, totalmente remozado, se ha convertido en un nuevo gastrobar para albergar eventos con capacidad para 200 personas. Y al igual que todo el sector, ahora sus gestores buscan fechas para reubicar los eventos previstos para abril.

También el Grupo El Poblet de Dénia está en la misma situación. Sus actuales 60 operarios, que trabajan en espacios de La Safor, la Marina Alta y la Marina Baixa, también se han visto afectados por un ERTE. Según explica Tomás Arribas, en estos momentos, "hay una especie de psicosis. La gente cancela por miedo, sin ver más allá. Cuando este se calme un poco, y espero que sea esta semana, sabremos cómo puede ser el futuro más inmediato. Esto pasará, esperemos que sea pronto". Arribas también había hecho, como el resto de grupos empresariales, apuestas para esta temporada. Incorporó a su catálogo de fincas dos emplazamientos nuevos y, de paso, ampliar su oferta territorial. Así, desde el pasado verano, El Poblet ofrece el Monasterio de Sant Jeroni, en Gandía, y Monte Molar, en Altea.

Más escepticismo hay en Berna Catering, de Villena, que presta servicio en varias comcarcas. Desde el Alto Vinalopó hasta la Marina Baixa pasando por L'Alacantí y L'Alcoià. Berna comenta que desde principio de marzo, cuando vieron las nuevas recomendaciones de Sanidad ante la alerta, ya comenzaron a vislumbrar las dificultades. "Muchos clientes ya nos llamaron y nosotros comenzamos a llamar para buscar soluciones; en seguida se anuló o aplazó todo". Por el momento, Berna Catering tiene cancelado o pospuesto todo lo programado en marzo y abril y augura que en breve pasará lo mismo con lo de mayo. "Afortunadamente, muchos de estos eventos eran aplazables, y eso hemos hecho", afirma. Berna, a diferencia de los grandes grupos, no tiene estructura de personal: contrata para la ocasión, razón por la que no recurrirá a un ERTE. Tampoco tenía ninguna apuesta nueva: seguía trabajando con los mismos espacios de siempre, con su base de operaciones en Caudete, donde gestiona un establecimiento con capacidad para 800 personas.

El grupo Alfonso Mira tiene su base de operaciones en Aspe, donde cuenta con un persona fijo de unas 20 personas, que en temporada alta puede alcanzar hasta los 70 operarios. Al ser un restaurante, que ofrece el servicio de catering, tiene actualmente sus instalaciones cerradas como todo el sector. El grupo es gestionado por los hermanos Alfonso y Teo, que es quien atiende a Alicante Plaza. "Todo está cancelado", comenta. ·Esto va a tener un efecto multiplicador en todo: los arrendamientos, proveedores, etc.". Y es que el grupo Mira trabaja con una decena de fincas -algunas coincidentes con el grupo Berna- para ofrecer sus servicios de catering.

Otros grupos que se ha visto afectado, por el volumen de trabajo de eventos que tienen, son Vectalia y Murri. El primero, con unos 20 de trabajadores fijos, despliega su actividad en sus instalaciones de El Maestral y en la finca Lo de Die, ambas en la partida Vistahermosa de Alicante, Casa Cesilia y Adaggio. Lo de Die ha sido la última incorporación, en 2017, donde el grupo puede ofrecer eventos con capacidad hasta 600 personas.

El grupo Murri también se ha erigido en los últimos años en un player del catering y de los eventos en la provincia de Alicante. Ha realizado dos importantes adquisiciones, como lo fue Isla Marina (bautizado ahora como Lamarr), en su momento, y recientemente, el antiguo hotel Finca Ronesa, en Tibi. Como comentan desde la empresa, todos los eventos para empresas han sido cancelados. Sus actuales restaurantes, el Terre y Abarrote, como todos, están sin actividad. Según los últimos datos desvelados por la empresa, Murri Catering supone en la actualidad casi el 50% de la facturación de Grupo Murri. Con más de 20.000 comensales anuales, el 60% de los servicios de Murri Catering se llevan a cabo en bodas y un 30% en eventos MICE.

Noticias relacionadas

next
x