Hoy es 19 de julio

i-musi es una herramienta que permite el aprender música a través de las nuevas tecnologías

La enseñanza musical se digitaliza con una plataforma 'made in Comunitat Valenciana'

Foto: KIKE TABERNER
7/10/2023 - 

VALÈNCIA. La digitalización ha entrado de lleno en el sector educativo. Pizarras digitales en las aulas, ordenadores para hacer más sencillo conocer algunas materias y recursos interactivos para aprender de forma autónoma desde casa son algunas de las herramientas que ya se han democratizado en las aulas. Pero, desde hace seis años, AD Libitum, una empresa valenciana especializada en la educación y producción musical lleva desarrollando I-Musi, una herramienta digital con la que poder aprender música desde las nociones más básicas hasta las más complejas con una metodología innovadora adaptada a las necesidades de cada alumno. 

Esta plataforma conecta profesores, alumnos y familias en un mismo entorno educativo. Esto permite que los estudiantes puedan adquirir conocimientos en el aula con el profesor mediante el apoyo de la tecnología y que cuando practiquen desde casa sigan teniendo, con I-musi, una especie de profesor virtual. Por ello, el aprendizaje autónomo está mucho más guiado que antaño y se hace más fácil para el alumno, en especial durante los primeros años de iniciación musical, cuando practicar desde casa puede ser una tarea más compleja. 

Un profesor utiliza la plataforma en el aula. Foto: KIKE TABERNER

Los creadores de la metodología I-Musi, Lluís Muñoz y Pedro Reig explican que esta metodología empezó a comercializarse hace seis años como un método "progresivo, dinámico, lúdico y adaptado a las nuevas tecnologías", pero cuya idea se remonta mucho más atrás, puesto que hace más de dos décadas que este grupo de apasionados por la música trabajan por modernizar los métodos de aprendizaje musical, al considerar que los tradicionales "estaban muy arcaicos". 

No obstante, ambos consideran que es muy importante no apostarlo todo a la tecnología y le dan mucha importancia al aprendizaje de forma física y real dentro del aula. Por ello, definen I-Musi como un "método vivencial pero que contiene una plataforma interactiva que funciona como tener un profesor en casa que guía al alumno y permite un aprendizaje mucho más consciente". "La plataforma es de refuerzo, pero la vivencia es muy importante", remarca Muñoz. 

Los alumnos aprenden con I-Musi las primeras nociones de lenguaje musical. Foto: KIKE TABERNER

"La herramienta ayuda al estudio mediante tres niveles de dificultad en el que la presencia del profesor va desapareciendo progresivamente. Con ello, pretendemos que el profesor esté a su lado y poco a poco vaya surgiendo un trabajo más autónomo", señala Lluís Muñoz. A lo que Reig añade: "Este método ayuda a que los niños que practican saquen lo mejor de ellos mismos en materia musical. Antes sobresalían los alumnos que tenían mayor dotación musical innata. Pero, con I-Musi conseguimos niños con capacidades bajas o normales consigan grandes resultados con la práctica". 

"Antes los niños iban a clase dos días a la semana y luego en casa no sabían como practicar. Con una herramienta de estas características sí saben como hacerlo, por lo que no se quedan tan estancados como con un método tradicional", apunta Reig, que asegura que aunque los alumnos "sean nenes con pocas capacidades, la plataforma ayuda a practicar desde cada todo aquello que antes era imposible de hacer de forma autónoma". 

El contenido es el mismo, cambia la forma de aprenderlo 

El contenido que se trata en los cursos ofrecidos mediante esta plataforma es el establecido en el currículo para poder acceder a estudios de grado profesional, es decir, los conceptos estudiados son mismos que los impartido en cualquier escuela de música tradicional, lo que cambia es la forma de aprenderlos. No obstante, desde AD Libitum señalan que con esta herramienta sí se observa que los alumnos aprenden mejor y con mayor rapidez: "En los dictados, antes solo podían hacer un dictado por clase, es decir, unos 36 anuales, mientras que con I-Musi están haciendo alrededor de 300 dictados al año". 

Foto: KIKE TABERNER

"Todo ello nos ha llevado beneficios emocionales y académicos. Los alumnos aprenden más y lo hacen de mejor forma, más contentos y motivados que con una metodología tradicional", señala Reig, que destaca con orgullo que la red de escuelas AD Libitum, es decir, las escuelas gestionadas directamente por ellos, cuentan con una tasa del 100% de aprobados en las pruebas de acceso a la formación profesional musical.

El profesor guía el trabajo fuera del aula

A pesar de tener un herramienta digital con la que poder poner a prueba y practicar los conocimientos adquiridos, trabajar de forma libre desde cada puede ser algo complejo. Es por ello que el profesor se encarga de encargar a los alumnos cuáles son los ejercicios que debe hacer desde casa. "Se trata de una plataforma dirigida, que te va guiando en el estudio, lo que nos permitió obtener en 2018 un reconocimiento del Ministerio de Cultura", apunta el creador de I-Musi, Lluís Muñoz. 

La pantalla se convierte en una ayuda más para fomentar la participación de los alumnos en el aula. Foto: KIKE TABERNER

Sobre la recepción por parte del sector docente, Reig y Muñoz aseguran que en los cursos de formación y los claustros la frase más repetida es: "Ojalá lo hubiéramos hecho antes". Especialmente entre los profesores de mayor edad. "Los niños siempre tienen la misma edad y los profesores cada día son más mayores y puede producirse una desconexión generacional entre ellos, pero esta herramienta les permite poder acercar esas distancias de nuevo, lo que es una gran ventaja para ambos", considera Pedro Reig. 

Exámenes desde casa y control parental

I-Musi cuenta con una serie de herramientas que permiten guiar, valorar y controlar el trabajo desde casa. Los creadores de la plataforma explican que existe un control parental para que las familias conozcan en todo momento el progreso del aprendizaje de sus hijos. Además, se pueden hacer exámenes o ejercicios desde casa que son enviados al profesor mediante la misma plataforma para que sean evaluados. La mayoría de estos trabajos se recogen mediante un formato de audio con el micrófono del dispositivo del alumno y el profesor los escucha y envía una retroacción que puede ser consultada por los padres. De esta forma, profesorado, alumnos y familias están en constante contacto.  

En constante evolución y "más barata incluso que la educación tradicional"

Aunque se utiliza desde hace seis años, I-Musi se plantea como una plataforma en constante evolución que permite adaptar el aprendizaje musical a las necesidades del momento: "La experiencia del usuario nos ayuda mucho a ver cuál puede ser la dirección de los avances de la plataforma. La parte digital avanza año tras año y permite ir creando una plataforma cada vez más compleja", señala Muñoz. 

Foto: KIKE TABERNER

Sobre cuánto cuesta aprender con una metodología de estas características, el creador de I-Musi apunta a que no se creó como un proyecto empresarial sino como una herramienta con la que mejorar el aprendizaje de los alumnos. "Nuestra filosofía es la de sea algo accesible para todo el mundo. En la actualidad es gratuita la implantación en los centros educativos y para los alumnos es incluso más económico que las metodologías antiguas". La licencia anual es de 33 euros anuales, algo menos de tres euros mensuales, lo que desde la compañía consideran una cuantía que permite "a todo el mundo" utilizar esta herramienta. 

AD Libitum, mucho más que I-musi

Gestión escuelas de música, contratación musical, gestión de agrupaciones musicales, colonias y cursos musicales de verano son algunas de las materias que más destacan desde la compañía. A estas se añaden los cursos de formación del profesorado para las escuelas de música avalados por el Ministerio y la Conselleria de Educación. Se trata de una materia en la que tanto Muñoz como Reig ponen especial énfasis puesto que aseguran que "solo existen dos centros en la Comunitat Valenciana que han conseguido la certificación de los cursos por parte de la Conselleria de Educación". 

Los creadores de la metodología I-Musi explican que uno de los proyectos más importantes para AD Libitum son las escuelas integradas en los centros educativos. Por ejemplo, la sede de la compañía en València se encuentra dentro del Colegio Gran Asociación, lo que permite integrar la enseñanza musical en los colegios. De hecho, este fue el motivo por el que nació I-musi, por la necesidad de tener una metodología propia que permitiera poder gestionar la enseñanza musical en las escuelas. 

Los creadores de I-Musi posan junto con el director del Colegio Gran Asociación, Pedro Ramírez. Foto: KIKE TABERNER

"Tener una escuela de música nos ha permitido abrir nuevos horizontes y tener una visión distinta de lo que es la educación para nosotros. La educación musical estructura el cerebro del niño de forma que tiene otra manera de valorar la música, no solo como una disciplina sino también como un arte. Todo ello hace que nuestros alumnos tengan un plus sobre alumnos de otros centros", apunta el director del Colegio Gran Asociación de València, Pedro Ramírez, donde se utiliza la metodología I-Musi en aulas completamente digitalizadas. 

Orquesta Sinfónica Caixa Ontinyent

A los proyectos educativos y formativos se le suma también la gestión de la Orquesta Sinfónica Caixa Ontinyent, un proyecto "formativo" que está formado por alumnos de formación profesional y postgrado. Esta agrupación musical, explican desde la compañía "cuenta con una programación, de cuatro conciertos anuales, con directores y solistas de reconocido prestigio nacional e internacional". Además, todo el dinero recibido, tanto de los abonados como de los patrocinadores, se revierte en la formación de los estudiantes de música.

Noticias relacionadas

next
x