X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

desconfían del compromiso de ajustes formulado por el bipartito

La oposición exige poder negociar las medidas contra la crisis para apoyar las cuentas de Alicante

24/03/2020 - 

ALICANTE. La hoja de ruta definitiva puesta en marcha por el bipartito de Alicante (PP y Cs) con el fin de aprobar su propuesta de presupuesto municipal para 2020 continúa sin satisfacer a los cuatro grupos que ejercen funciones de oposición: PSPV-PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox. Sus respectivos portavoces señalaron que ya venían sosteniendo que esa propuesta de planificación económica no era de su agrado antes del estallido de la crisis sanitaria, de modo que insistieron en que continúa sin serlo ahora en tanto que el escenario social y económico de la ciudad ha cambiado por el impacto del coronavirus. Y, por ahora, según sostienen, las cuentas trazadas por el PP y Cs no dan respuesta a esa situación.

Así, en primer lugar, los cuatro partidos coincidieron en tildar de "precipitada" la forma en la que se había comunicado la decisión de mantener la propuesta presupuestaria, a solo 48 horas de que se celebre la comisión de Hacienda en la que se debe dirimir sus enmiendas. Máxime cuando el bipartito es consciente de que para que su proyecto presupuestario pueda entrar en vigor necesita del apoyo o la abstención de al menos otro grupo político, al encontrarse en situación de minoría (PP y Cs suman 14 concejales en una corporación de 29 ediles). Pero, además, exigieron un compromiso firme por parte del equipo de Gobierno en el que se concrete con garantías que, esta vez, sí se va a negociar las modificaciones de crédito anunciadas por el alcalde, Luis Barcala (PP), para incorporar líneas de ayuda a colectivos vulnerables y medidas de apoyo al tejido productivo de la ciudad que permitan lanzar la recuperación económica en cuanto se supere la actual crisis sanitaria.

El propio primer edil les trasladó esa promesa en la Junta de Portavoces celebrada a las 14:00 horas del lunes. En ella, les expuso que un informe elaborado por los técnicos de la Oficina Presupuestaria (uno de los departamentos de la Concejalía de Hacienda) recomendaba mantener la tramitación de las cuentas en curso al concluir que se trata del mecanismo más ágil para responder frente a esas nuevas necesidades a través de modificaciones de crédito, en lugar de persistir con la prórroga del presupuesto de 2019 o la posibilidad de elaborar unas nuevas cuentas desde cero, como el propio bipartito había sopesado hasta ahora.

Además, en ese informe se alertaba de la pérdida de las inversiones previstas por valor de 17,6 millones (entre ellas, los proyectos incluidos en la Edusi de Las Cigarreras); de la renuncia a incorporar una mayor previsión de ingresos (hasta 5,6 millones más respecto a 2019) y de la imposibilidad de incorporar las mejoras previstas en la prestación de varios servicios municipales, como la nueva contrata de mantenimiento de zonas verdes o en la de limpieza viaria y recogida de residuos (a través de un modificado del contrato por 2,1 millones para incluir tareas hasta ahora no cubiertas).

Con todo, los argumentos de ese informe no terminan de convencer a nadie, a menos que se acompañen de otros gestos fiables. Así, el portavoz municipal del PSPV-PSOE, Paco Sanguino, apuntó que su grupo mantiene la propuesta formulada hace dos semanas. "Si existe una garantía de que se proponen unos presupuestos de emergencia social para 2020, no nos opondríamos; pero como eso se debe demostrar mediante modificaciones de crédito a posteriori, necesitamos esas garantías por parte del bipartito antes de que se celebre el pleno", apuntó. En esta línea, insistió en que debe existir "una negociación previa" a la celebración del pleno, fijado para el próximo lunes día 30 de manera telemática.

Hacienda rechaza por criterios técnicos más del 50% de las enmiendas de Unides Podem y validan cerca del 60% de las formuladas por Compromís, aunque está por ver cuáles quedan aprobadas en comisión el próximo miércoles

Su homólogo de Unides Podem, Xavi López, incidió en "las formas atropelladas" en las que se había comunicado la decisión de convocar la comisión de Hacienda (que se celebrará de manera presencial en el salón de plenos, con la mínima participación de técnicos y políticos posibles para guardar distancias en prevención de contagios). En esta línea, también consideró necesario que se acredite la apertura de un proceso de negociación en busca de la unidad para acordar ese paquete de modificaciones de crédito con las que se pretende incorporar ayudas a colectivos especialmente vulnerables y el impulso de iniciativas que permitan el reflote económico. Por lo pronto, añadió que en la actitud del alcalde y del equipo de Gobierno sigue sin existir esa voluntad de negociación. "No hay acercamiento ni intento de buscar una unidad política por su parte, así que nosotros nos mantenemos en nuestra posición y pensamos que sigue siendo necesario un presupuesto nuevo", añadió.

El líder de Compromís, Natxo Bellido, también recalcó que el presupuesto pergeñado por el bipartito no es el presupuesto pretendido por su formación, aunque reconoció que "es cierto que el escenario ha cambiado y que el informe que nos han presentado asegura que aprobar el presupuesto actual es la forma más rápida de darle respuesta a esta nueva situación". En cualquier caso, insistió en que para que Compromís muestre su apoyo a las cuentas "debe plasmarse de algún modo, puede que como un anexo o declaración institucional, que se va a negociar esas modificaciones de crédito posteriores para dar cabida a medidas de inclusión social y a propuestas para propiciar la reactivación económica". "Estamos ante una situación excepcional y eso lo valorará la asamblea", apuntó. No obstante, añadió que "cabe la posibilidad de que Compromís vote distinto en la aprobación inicial del presupuesto y en la aprobación final, tras el mes de exposición al público, en función de si se cumple o no ese compromiso de negociación sobre las modificaciones de crédito", apostilló.

Por su parte, el portavoz de Vox, Mario Ortolá, manifestó que su formación "siempre ha sido partidario de que Alicante tenga un nuevo presupuesto" y consideró positivo que se pueda incorporar los fondos habilitados por el Gobierno y la Generalitat en forma de ayudas frente a los efectos de la crisis sanitaria, pero recalcó que su posición de voto seguirá dependiendo "de las enmiendas que se incorporen; vamos a pelear por ellas", añadió.

En principio, el informe técnico de resolución de las enmiendas presentadas por la oposición penaliza fundamentalmente a Unides Podem, en la medida en que se rechaza más del 50% de sus propuestas de corrección que no se ajustarían a los criterios requeridos para que pudiesen considerarse válidas. También se descarta cerca de un 40% de los movimientos de partidas propuestos por el PSPV-PSOE en 19 enmiendas sobre otros tantos órganos concretos. Y lo mismo sucedería con un porcentaje similar por lo que respecta a las enmiendas registradas por Vox. A Compromís se le aceptarían desde el punto de vista técnico en torno al 60% de sus propuestas. No obstante, está por ver cuántas de todas las que han pasado la criba de los funcionarios de Hacienda llegan a quedar aprobadas por los grupos políticos en la comisión de este miércoles.

Noticias relacionadas

next
x