Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la venta de acciones entre los socios desemboca en un pleito

La 'maldición' del Casino: el segundo intento de zona gourmet también acaba en juicio

28/08/2020 - 

ALICANTE. No hay manera. El segundo intento del Real Liceo Casino de Alicante de abrir de nuevo una zona de restauración, tras el fiasco del 'Casino Gourmet', ha terminado como el primero. No solo sucumbiendo a su falta de rentabilidad, sino como en el primer caso, en los juzgados. Si la aventura de Casino Gourmet desembocó en pleitos a tres bandas entre la institución, el promotor (Arcotech) y los inquilinos de las distintas barras, esta vez se trata de un desacuerdo interno entre los socios.

Tal como publicó Alicante Plaza, la firma hotelera del Grupo Vilaplana, con la que en su día los empresarios de Muro de Alcoy pujaron por el centro comercial Panoramis, se declaró en concurso de acreedores el pasado mes de julio. El grupo está formado por varias empresas más, entre ellas Explanada 16 Casino, creada en 2019 para asumir la gestión del área gastronómica del Real Liceo Casino de Alicante. Esta firma nació originalmente con tres socios, pero varios meses antes de la inauguración del restaurante, en enero, los otros dos accionistas decidieron abandonar el proyecto y vender su parte a Jorge Vilaplana.

Al parecer, los términos del acuerdo de compraventa no se han cumplido, puesto que como confirma a este periódico uno de los antiguos socios, Calixto Pérez, la operación está en estos momentos en los juzgados. Según explica el empresario, el Grupo Vilaplana no cumplió con los plazos establecidos para abonar el importe fijado por las acciones (debería haberlas pagado a finales del año pasado), de forma que tras varios requerimientos sin responder, los dos socios salientes acudieron a la vía judicial. El proceso, según explica Pérez, sigue su curso en estos momentos. 

Mientras, Jorge Vilaplana ha abandonado también su cargo como administrador de la empresa creada para el Casino, que puso en marcha en la zona de restauración el restaurante Xicranda. El segundo intento de poner en marcha una nueva oferta hostelera en el histórico edificio sigue así los pasos de la primera, de la que todavía colean algunos pleitos. Como ha contado este diario, varios inquilinos de las barras del antiguo 'Casino Gourmet' intentaron mantener sus contratos (que no eran con el Casino, sino con Arcotech) y seguir explotando sus negocios, por lo que los socios acudieron a los juzgados para desahuciarlos. 

Finalmente, Xicranda abrió sus puertas en septiembre de 2019 con algunos de esos desahucios aún pendientes, de forma que no pudo ocupar todo el espacio. Tras una fuerte inversión en una nueva cocina y en adaptar el Salón Imperio y la terraza del Casino, el segundo intento hostelero de la institución se ponía en marcha con un notable apoyo institucional el pasado otoño. No obstante, la propuesta nunca llegó a despegar y la pandemia del coronavirus daba la puntilla en marzo.

Noticias relacionadas

next
x