X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

registro de alegaciones tras su aprobación inicial

La hora de las cuentas de Alicante: Guanyar, Compromís y colectivos vecinales plantean ajustes

3/04/2019 - 

ALICANTE. No está todo dicho sobre los presupuestos municipales de Alicante para el año en curso. Los grupos políticos de Guanyar y Compromís, algunos de los sindicatos con representación en el Ayuntamiento y varios colectivos sociales y vecinales pretenden tener la última palabra mediante la presentación de alegaciones. El plazo para hacerlo termina este miércoles, tras el acuerdo de aprobación inicial, alcanzado con los únicos votos a favor del equipo de Gobierno (ocho concejales) y del edil no adscrito, Fernando Sepulcre.

Hasta el momento no se ha dado a conocer el contenido de esas objeciones. Con todo, fuentes municipales consultadas por Alicante Plaza precisaron que tanto Guanyar como Compromís tratarán de defender las sugerencias que plantearon tanto durante la fase de contactos políticos entablados por el PP con el conjunto de la oposición, como en la fase de enmiendas, después de que la propuesta de planificación contable quedase aprobada en Junta de Gobierno.

En principio, es probable que la mayoría de esas alegaciones -si no todas- queden rechazadas tras su preceptivo estudio por parte de los técnicos de la Concejalía de Hacienda, en el caso de que no se ajusten a los supuestos tasados para que se tengan en cuenta. Con todo, su registro sí puede funcionar como otra muestra más de disconformidad política (y social, en el caso de los asociaciones vecinales) respecto a las cuentas defendidas por el PP al no destinar fondos para la ejecución de determinados proyectos o la puesta en marcha de medidas concretas.

En cualquier caso, el mero registro de esas alegaciones impide que el presupuesto entre en vigor de manera automática desde este mismo miércoles. Es más, fuerza al equipo de Gobierno a tener que resolverlas, primero, y a repetir la votación sobre el presupuesto en el pleno como condición indispensable para que quede aprobado de forma definitiva. Sin ese paso, su contenido no podrá ejecutarse y no tendrá eficacia. 

El trámite de votación de las alegaciones podría producirse en el pleno ordinario de abril, el próximo día 25, o convocarse una sesión específica de carácter extraordinario en fecha por determinar. En ese momento, para que el PP superase el trance, debería volver a reunir más votos a favor que en contra.     

Noticias relacionadas

next