La entrega de los nuevos camiones suele tardar 10 meses

La implantación completa de la nueva limpieza en Elche podría meterse en 2022 por la nueva flota: así será

13/01/2021 - 

ELCHE. Después del largo proceso para adjudicar el nuevo servicio de limpieza y recogida viaria de Elche, teniendo en cuenta la elaboración del pliego, la licitación y sus parálisis por las respectivas parálisis e impugnaciones, primero por colectivos ecologistas y empresas y después por una de las aspirantes en el concurso, todo está listo para la implantación del servicio. Empezará el 1 de mayo, aunque parcialmente, con el barrido diario y maquinaria auxiliar. La nueva flota con los grandes vehículos para la recogida de residuos llegará como mínimo a finales de año. E incluso por la situación de pandemia, podría no estar completa hasta 2022.

En ese sentido, en una de las últimas comparecencias sobre el pliego antes de la formalización del contrato, que tuvo lugar el 25 de diciembre, el edil de Limpieza Héctor Díez ya indicó que en principio los camiones y la maquinaria de mayor envergadura se empezaría a implantar después del verano. En el acto simbólico de la firma del contrato que tuvo lugar el martes, el alcalde explicó que la parte de recogida entrará en acción en el segundo semestre del primer año de contrato. Concretamente, Díez espera que los camiones de recogida, que son alrededor de 24, lleguen entre otoño e invierno.

El contexto de pandemia e industria europea pueden atrasar la llegada de la flota

Sin embargo, el hándicap para la entrada del servicio en su totalidad, ya que el 1 de mayo será tan solo parcial con la rama de limpieza a través del barrido diario y maquinaria auxiliar, es que la pandemia también puede retrasar los planes municipales. Normalmente los camiones suelen tardar una media de diez meses entre el encargo y la entrega a cargo de la adjudicataria, en este caso la 'UTE Elche' (Urbaser y FCC) hizo el pedido al formalizar el contrato, que fue el 24-25 de diciembre. Es un encargo internacional a fábricas de Europa, generalmente de Alemania, y según indican fuentes municipales, por la pandemia esta industria está ahora a medio gas. De ahí que probablemente los 24 camiones no estén todos a final de año. En cualquier caso, ha habido relativa suerte porque Barcelona ha renovado recientemente también su servicio de limpieza, y las fábricas europeas priorizan los pedidos superiores, que en este caso sería el de la capital catalana.

En cualquier caso, hasta que llegue el 1 de mayo, con una mayor frecuencia de barrido, habrá que seguir supliendo el lastre que supone una maquinaria desfasada con dos décadas de vida. Además de la renuncia a rebajar el canon por la amortización de la maquinaria de la actual contrata a cambio de invertirlo en dos nuevos camiones, probablemente se tendrán que adquirir otros dos, aunque será en formato de alquiler, de cara al servicio de verano. Serían camiones que aportará FCC, que ahora ya es adjudicataria. De esos 58.000 euros de la amortización de la contrata, además de pagar el alquiler de los camiones para apoyar el servicio, se utilizaron 12.000 euros para llevar los residuos industriales a Novelda y no al vertedero de Ferriol, ya sellado y con su fin de vida útil hace dos años. A este respeto, el actual servicio ya ha agotado las prórrogas permitidas, pero al tratarse de un servicio estratégico y obligatorio, hay respaldo jurídico para que se pueda seguir utilizando.

Una flota de menores emisiones

Respecto a esa nueva flota, el 70% de los 180 nuevos vehículos serán de etiqueta ECO: es decir, o eléctricos o de gas natural. Del total de los vehículos, el 45% serán de recogida y el 65% para limpieza (barredoras, baldeadoras, etc.). Paralelamente, se tiene que empezar a habilitar la gasinera, paso previo indispensable para poder utilizar los vehículos ECO que tendrán que ser recargados en esta. El plazo para la misma será de unos 4 o 5 meses. 

Contenedores más ligeros, con más capacidad y de material reciclado

Por otra parte, los nuevos contenedores empezarán a instalarse también desde el 1 de mayo. Primero será el turno de los metálicos en el Camp d'Elx, después los de las fracciones de envases y cartón. Y ligados a la implantación de los nuevos camiones estarán los contenedores de fracción orgánica, es decir, el conocido como quinto contenedor, que es una de las novedades de la contrata. Se estrenarán en el barrio de El Pla, en el que se implementará una ruta piloto que se extenderá después a zonas de grandes productores, como polígonos, supermercados o centros educativos. Pero será cuando estén ya todos los camiones, es decir a final de año o incluso 2022. 

En cuanto al diseño de los contenedores, que serán en total 5.400, se ampliará su capacidad, pasando de 2.400 a 3.000 litros, y estarán compuestos en un 77% de material reciclado. Además tendrán una tapa ultraligera para que se pueda abrir con facilidad, y su abertura estará a poco más de un metro de altura, de forma que sea accesible para toda la ciudadanía. Por último, el quinto contenedor, que se tendrá que haber implementado completamente a mitad de contrata, el quinto año, encarecerá el servicio 1,9 millones, llegando a rondar los 30 millones anuales. No obstante, en el margen de uno o dos años, el alcalde Carlos González se merca como reto que Elche sea una de las ciudades más limpias del país. El lema del nuevo servicio será 'Elx verda i neta'.

Noticias relacionadas

next
x