X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la lideresa valenciana dice que corresponde A LA CÚPULA REGIONAL

La dirección del PP 'flipa en colores' sobre el pulso de Isabel Bonig sobre la candidatura de Orihuela

25/01/2019 - 

ALICANTE. Sorpresa en el seno de la dirección nacional de PP por la reacción de la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ante la polémica generada en torno a la designación de Emilio Bascuñana como candidato a la Alcaldía de Orihuela. Aunque Bonig haya dicho una obviedad, los candidatos de las ciudades de más de 20.000 habitantes los nombra el PPCV, como dicen los estatutos, sus declaraciones no han caído bien y se entienden como un pulso en toda regla a la dirección de Pablo Casado. O un movimiento para ganar fuerza en un futura negociación: bien es verdad que la mayoría de los candidatos a las alcaldías están nombrados, pero hay (o habrá) otros campos abiertos en disputa, como la confección de las listas autonómicas o las listas locales.

La cuestión es que las palabras de Bonig no han gustado nada al entorno de Casado, quien ha dejado entrever a los dirigentes del PPCV, entre ellos, a Isabel Bonig, que el candidato de Orihuela debe ser el actual alcalde, Emilio Bascuñana. Sin embargo, la dirección local de Orihuela -que sigue sin proponer ningún nombre- y la dirección regional quieren a otro y otra aspirante: en su día aparecieron los nombres de José Vegara y Francisco Sáez. En la dirección provincial, sin embargo, son partidarios de lanzar el nombre elegido ya y si es Bascuñana, y tiene riesgo de ser imputado bien por el caso de su etapa como asesor de Sanidad bien por supuestas irregularidades en la gestión de los fondos del grupo municipal del PP -como se rumorea-, pues que la cuestión se decida cuanto antes. 

De momento, Génova no mueve ficha: esperará a ver cómo discurren los acontecimientos, al tiempo que sigue trasladando a Bascuñana que él será el candidato, pese a lo que diga o haga la dirección de Isabel Bonig. Génova puede imponer cualquier candidato: no es la primera vez que pasa ni la última con Orihuela. Y ese es el riesgo que corre Bonig y su número dos, la oriolana Eva Ortiz: quedar desautorizados ante la dirección de Madrid. Otra cosa, por el momento, descartable, es que se busque una tercera vía. Por ahora, malestar y sorpresa por las declaraciones de Bonig, que son una obviedad, pero son un mensaje a Madrid sobre quién manda en la Comunitat Valenciana.

Noticias relacionadas

next
x