X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista a la alcaldesa de xixona 

Isabel López: "Las empresas de Xixona aprendieron de la crisis de los 90, y ahora han logrado crecer"

9/12/2018 - 

XIXONA. El municipio de Xixona, la cuna del turrón, vive estos días uno de sus acontecimientos más populares, la Fira de Nadal, que en su primera jornada ha reunido a más de 28.000 personas. Su alcaldesa, Isabel López Galera, del PSPV-PSOE, aprovecha estos días para hacer balance de la gestión económica al frente del ayuntamiento que gobierna con mayoría absoluta. En la actualidad, Xixona presenta buenos indicadores económicos: con un paro registrado del 10% y una diversificación de la industria: ya no sólo el turrón y el helado centran su actividad económica. En los últimos años, ha incorporado nuevas industrias, como la apuesta por Sanchis Mira (Antiu Xixona) por una planta de producción de chocolate, que además es el proveedor de Mercadona, o la futura instalación de una planta de energía fotovoltaica, que supondrá una inversión de 40 millones de euros.

-¿Cómo se encuentra el municipio de Xixona en estos momentos y su economía?

-Hay que poner en valor el esfuerzo que han hecho las empresas del turrón, y del sector agroalimentario, en los años más difíciles. En la anterior crisis, en los años 90, hubo un momento muy crítico, con el cierre de alguna empresa importante o la venta de El Almendro, a manos de Delaviuda. De esa experiencia, las empresas del turrón tomaron buena nota y les ha cogido esta última crisis capitalizadas. Ha sido complicado, algunas empresas lo han pasado mal, incluso han cerrado, otras, sin embargo, han conseguido crecer. El ejemplo es el grupo Sanchis Mira, con el acuerdo que tenían con Mercadona, han logrado, crear, de la nada, una empresa para producir todo el chocolate que se vende en esa cadena de supermercados. Como se dice, la crisis es un tiempo de oportunidad, y las empresas de Xixona han conseguido hacerlo realidad. Y han aguantado el tipo muy bien. Y con el esfuerzo de todos los trabajadores.

"Como se dice, la crisis es un tiempo de oportunidad, y las empresas de Xixona han conseguido hacerlo realidad"

-¿Sanchis Mira es la principal empresa de Xixona?

-Es una de las más importante. Junto con El Lobo y Picó, que serán las más grandes.

-Dispone el municipio de suelo industrial suficiente para una inversión como la que ha hecho Sanchis Mira para su planta de producción de chocolate?

-Xixona tiene suelo suficiente. Como el de Sanchis Mira, hay otros ejemplos, es el caso de la empresa Comprasol, en el polígono Espartal III, que desarrolla el Ivace: ha construido una nave nueva en plena crisis y está poniendo en marcha nuevas líneas de producción. También está Arte Xixona, una imprenta, que ha comprado unas instalaciones viejas y las ha condicionado y ha crecido en posibilidades. En las antiguas instalaciones de Arte Xixona se ha instalado otra empresa, procedente de Alicante, dedicada a la exportación de las bolsas de té con un tecnología puntera. Hay mucho movimiento, como se puede ver.

Hay suelo disponible en polígonos, en las varias fases del Espartal II y II y también hay naves para comprar y alquilar. Tenemos superficie industrial en suelo clasificado, pero que está sin desarrollar. En enero, me veré con el director general del Sepes, Alejandro Soler, para trasladarle la situación del suelo de Xixona. Sabemos que hay interés en empresas que buscan ubicaciones y necesitan grandes superficies. Hay empresas que requieren suelo a medida y para ello, también estamos preparados.

"Hay empresas que requieren suelo a medida y para ello, también estamos preparados"

-Además de todo este movimiento, hay una empresa de energía fotovoltaica que va a instalarse en Xixona...

-Sí, se trata de la empresa ExHelio. Su proyecto se está desarrollando y en breve, comenzará la obra. Ya han conseguido la Declaración de Interés Comunitario, que es necesaria para instalaciones en suelo rústico; también necesitan una Declaración de Impacto Ambiental y finalmente Industria les concede la autorización administrativa. Esto implica, tener que lograr informes positivos de 8 departamentos y tres consellerias diferentes. Xixona les ofrece una subestación eléctrica, a la que tienen que conectarse, y van a realizar una inversión de 40 millones de euros. Me consta que tanto Ximo Puig como Blanca Marín (secretaria autonómica de Economía) están encima del proyecto para que se apruebe con la mayor fluidez posible porque son proyectos con mucha burocracia. La idea es que un trámite que tarda años se finalice en meses. Y de esta manera, puedan empezar la obra. 

-Es decir, que sí se está diversifican la industria en Xixona...

-Sí. Xixona es un núcleo estratégico de la industria agroalimentaria. A su alrededor, tenemos empresas potentes que dan servicio al agroalimentario. Son empresas de envases, plásticos, imprenta, que dan servicio tanto al turrón como al helado. El caso más paradigmático es la empresa Dipse, que ha visto en Xixona capacidad para crecer y ofrecer servicios, y por su buena ubicación hacia las grandes ciudades.

-Ahora que habla de buenas comunicaciones, Xixona tiene un problema con la carretera de acceso, la CV-800. ¿Para cuándo su ampliación?

-Es una reivindicación histórica. Hasta ahora, los gobiernos del PP le han dado la espalda a invertir en esa vía. Ahora, se ha incluido en los presupuestos de la Generalitat una actuación importante. En dirección hacia Alcoy se va a construir una rotonda para el acceso a Torremanzanas, y además un mirador para poner el valor en paisaje. En dirección hacia Alicante, el proyecto está redactado y está en la Conselleria de Medio Ambiente para el estudio de impacto ambiental. Su coste será de unos 2,5 millones de euros y el proyecto contempla un 2+1; es decir, habrá dos carriles para facilitar los adelantamientos. También se está estudiando el acceso a los polígonos para mejorar la seguridad y evitar accidentes.

-Los residuos sólidos también generaron mucha polémica en el pasado. ¿Se ha solventado esto?

-Si, soy la presidenta del consorcio de residuos. Nos estamos esforzando mucho para darle normalidad y sentido común al asunto. También para seguir las normativas y las directivas europeas para normalizar el funcionamiento de la planta. 

La preocupación es desde el primer día, pero no podemos deshacer lo que se ha hecho con anterioridad. Pero tampoco podemos avanzar en tres años y medio porque los consorcios de residuos fueron lo último que se constituyó. Uno de los objetivo principales era poner en marcha un proyecto de gestión, el documento que marca cómo funciona la gestión de los residuos. Eso no existía. De hecho, la planta funcionaba sin un marco jurídico ni contraactual que uniera la relación entre el ayuntamiento, el consorcio y la planta. 

-Creo que recordar que se encontraron con una planta recién privatizada...

-Sí, la planta se privatizó antes de las elecciones de 215, y eso ha complicado mucho las cosas. Finalmente, conseguimos licitar un contrato de servicios, con una serie de condicionantes y unos precios. Sólo se presentó la empresa Cespa (Ferrovial), la actual gestora, pero ahora lo hace mejorando las condiciones durante dos años. Ahora, hay un mayor control sobre la empresa, no sólo  desde Xixona, sino de todo el consorcio, de los 37 municipios que lo conforman. Es una pena que este control no se hiciera desde el principio, con total transparencia. El problema de los residuos es de todos, alcaldes y vecinos.

"Es una pena que este control sobre la plata de residuos no se hiciera desde el principio, con total transparencia"

Ahora hay incentivos: quién más recicla menos paga; no toda la basura se contabiliza por igual, va separada, la orgánica y los restos de poda pagan menos.

Paralelamente, estamos trabajando en el proyecto de gestión de todas las instalaciones de consorcio. Se le ha adjudicado el estudio a la empresa Bielca. Una vez esté redactado y presentado, se sacará a licitación el proyecto de gestión, que incluye la planta Piedra Negra, la red de ecoparques y posibles plantas de transferencias. El modelo viene marcado por la Generalitat Valenciana, y esa es la normativa que estamos aplicando y desarrollando.

Noticias relacionadas

next