elabora otro informe justificando el valor del inmueble

Icomos 'desbarata' los planes con el Mercado de Elche: pide más catas y protegerlo; el Ejecutivo, receptivo

26/11/2021 - 

ELCHE. El equipo de gobierno anunció o esperaba tener en marcha, al menos en licitación, el concurso de ideas en el primer trimestre de este 2021. Sin embargo, a falta de amoldar el encaje junto a la Conselleria de Cultura cómo tenía que ser ese concurso público —al que varios colectivos preguntaban si se podía plantear sin concretar mucho más—, la licitación se ha ido retrasando sin noticias. Hasta ahora, que el Ayuntamiento ha hecho público que Icomos, el organismo asesor de Unesco, ha vuelto a irrumpir en escena, esta vez con viejo inmueble del Mercado Central. Insta a la conselleria de Cultura, competente en materia de patrimonio, y al Consistorio, a proteger el edificio y a realizar excavaciones arqueológicas pendientes antes de tomar una decisión.

Contratiempo para el concurso

Una situación que supone un contratiempo para los planes del bipartito de PSOE y Compromís de lanzar el concurso, y a la vez desbarata en cierta forma sus planes, porque aunque no se conocen los detalles del concurso de ideas, este se planteaba de una forma abierta por lo declarado por lo Ejecutivo, tanto como si el edificio se debía derribar, como si no. Es decir, la idea de protegerlo no se había planteado previamente porque ya suponía de facto limitar las opciones de un 'concurso abierto'. No hay que olvidar tampoco que el alcalde ya se apoyó en un informe del servicio territorial de Patrimonio para echar balones fuera sobre la protección, incidiendo en que el edificio carecía de elementos para conservarlo, o que Compromís declinó firmar un manifiesto de varios colectivos sobre la conservación del inmueble.

Con esas, esta semana el Ayuntamiento recibía un informe de Icomos, que meses atrás ha estado entrevistándose con varios arquitectos del departamento de Urbanismo, y que apoyándose en informes técnicos del exjefe de Patrimonio Artístico autonómico, las guías patrimoniales y arquitectónicas de Gaspar Jaén e informes municipales, ha instado a las administraciones a la protección del edificio y su inclusión en el catálogo de protecciones. Algo que según el comunicado enviado este jueves por el consistorio, parece acatar al señalar que trabaja conjuntamente con la Conselleria "para definir el nivel de protección del viejo inmueble del Mercado Central y su adhesión al Catálogo de Bienes Protegidos y rehabilitación". Hasta ahora, el bipartito ha asumido todos los planteamientos del organismo con el Mercado, ya que ha sido la clave de que se haya atrevido a dar el paso de rescindir el contrato por la advertencia de afección al Misteri.

Icomos pide estudio sobre los elementos del mercado y acelerar la protección

El organismo asesor de la Unesco pide a ambas administraciones que realicen un estudio pormenorizado del actual edificio en el que se consideren, "además de los aspectos de relieve destacados en el presente informe y que muestran que el inmueble reúne múltiples valores patrimoniales para su consideración, protección, conservación, restauración y rehabilitación para su uso, la impronta y huella que el mismo ha dejado en la población de la ciudad de Elche", precisamente para establecer el grado de protección. 

En segundo lugar, les pide que en base a esos resultados, aceleren la redacción del nuevo catálogo de protecciones, en trámite municipal aún incipiente, "y en el mismo establezcan el grado de protección del edificio o de los elementos de éste y ello dado el avanzado grado de deterioro del edificio del Mercat Central ya que cada año que transcurre la degradación del mismo avanza en relación geométrica y no aritmética". Señalan que de no elaborar su ficha e incluirlo en el mencionado instrumento, puede devenir en "una ruina irrecuperable provocando un daño irreparable".

Excavar antes de decidir

Asimismo, otro de los contratiempos para sacar adelante ese concurso es que Icomos señala que resulta preceptiva una excavación antes de tomar cualquier decisión sobre cómo restaurar, recuperar o intervenir en el propio inmueble. Ello en pos de parte de los restos de los Baños Árabes que quedan aún por salir a la luz, restos arqueológicos de la ciudad islámica y medieval bajo el subsuelo del propio mercado —el último informe conocido hablaba de un muro grueso que intuía un gran edificio—. Estos supeditan otros elementos de valor a juicio del organismo, como ahora los valores arquitectónicos compositivos, tipológicos, funcionales (retícula de la estructura, las cerchas metálicas, el volumen prismático, el espacio interior definido por la sección, ciertos elementos materiales de acabado...), así como el valor de uso del propio inmueble a nivel cultural.

En ese sentido, apunta a que el inmueble es testigo fiel del reflejo de la cultura desarrollista del régimen franquista; "manifiesta en la concepción central y unitaria del inmueble y de las técnicas empleadas en su construcción que evidencian el despegue de la industria española en esos años". También que es portador de valores urbanísticos —no exentos de contradicciones al haber interrumpido la perspectiva de la torre y puerta del Consell desde el carrer Major de la Vila— y que es heredero de la decimonónica de los mercados ‘de hierro’. En su escrito apela a borradores de proyectos abiertos como el elaborado hace años del arquitecto municipal con la integración de los restos, ejemplificando también mercados como El Born de Barcelona.

Apela al valor cultural del inmueble y elementos arquitectónicos

En definitiva, aboga por la protección del inmueble, apoyándose en que no se ha tenido consciencia de la arquitectura moderna de mediados del siglo XX hasta hace algunas décadas, y recuerda que en los últimos 25 años el Ayuntamiento ha intentado construir un nuevo inmueble que sustituyera el actual, y que desde 2013 se han ido conociendo nuevos informes en pos de la protección. Por contra, en 2018 el servicio territorial de Cultura y Patrimonio señalaba que el actual inmueble, reforma del anterior, más pequeño, estaba fuera de escala y rompía los volúmenes en el entorno de la Vila Murada. Icomos lo califica de "enumeración de desaciertos de escala urbanística", y recuerda que está pendiente también el nuevo Plan Especial de Protección de la Vila Murada, en la que está el mercado.

Eso sí, recomienda un estudio en detalle "por parte de los especialistas que conforman o conformarán el equipo que está redactando el nuevo Catálogo de Bienes, para que sean ellos quienes sospesen su inclusión a tenor de todos y cada uno de los elementos de interés señalados", lo que podría alargar aún más la situación del mercado en un sentido u otro, dado el carácter casi embrionario aún del nuevo catálogo, que se va a externalizar. Para finalizar el informe, Icomos apunta a que "si el entorno urbano se abandona a su suerte ante la inacción municipal y se renuncia recuperar el edificio con adecuado uso para los residentes se estará abocando a una mayor gentrificación del centro histórico de Elche".

Noticias relacionadas

next
x